BÁSQUET

De la cabeza a los pies

Con la incorporación de Marcelo Majstrovic como entrenador de la primera, en el CAMGhay muchas expectativas de cara al 2015.
sábado, 07 de marzo de 2015 · 15:00

Inteligencia. Disciplina. Trabajo. Así se podría caracterizar el clima que se respira en la práctica de cada divisional. Los motivos son varios desde el trabajo realizado por la Comisión Directiva que gestionó la vuelta de Marcelo Majstrovic, las incorporaciones que llegan para reforzar el equipo, la conformación de categorías juveniles que llegan con la calidad deportiva que se intenta alcanzar.

Con el fuerte componente emocional que implica su regreso, Majstrovic considera una "asignatura pendiente a nivel personal” lograr muchos éxitos deportivos para el club que le dio la oportunidad de dirigir en primera a los 23 años. Muchos de los miembros que hoy son parte de la comisión directiva fueron sus primeros dirigidos.

"Me encanta como entrena este grupo, son muy serios, disciplinados, atentos, organizados, todo es muy positivo. Hay mucha gente inteligente y esto es muy importante: trasladar la inteligencia al deporte” sostuvo el flamante técnico.

Al primer equipo se suman las incorporaciones de Ezequiel Pereyra y Alfonso García, dos jugadores que aportarán experiencia a un grupo da gran calidad.

El 2014 fue un año complicado porque el grupo sufrió muchas lesiones, con la consecuencia de una racha de partidos de no poder ganar. Con los refuerzos hay muchos jugadores para elegir en cada posición, algo muy importante a la hora de definir un equipo de primera y disputar un lugar entre candidatos como Racing, Defensores de Banfield y Gimnasia y Esgrima de Lomas, entre otros.

En lo que respecta a las categorías infantiles y juveniles, las competencias arrancan el 14 de marzo, el panorama es muy alentador porque de la mano de los cambios en la primera muchos jugadores vinieron a probar suerte, sobre todo en las juveniles y cadetes que aspiran a lograr un lugar en primera.

En las categorías infantiles, el trabajo se realiza desde la formación en la escuelita de minibásquet y básquet, con el objetivo de que el club cuente con sus propios jugadores. "Lo fundamental además de aprender a jugar al básquet es que aprendan a ser buenas personas” afirma Jonathan Gómez, entrenador de infantiles y juveniles. "El ambiente del básquet es particular donde lo importante es que un chico sienta las ganas de ir a practicar. Que no lo sufra, porque si se los exige pierde parte de su niñez”

 

Comentarios