ECHEVERRIA DEPORTES

Y un día serán ballet

La danza es un arte universal, en el que aquellos que la eligen como filosofía de vida se animan y aprender desde otro lugar, que sirve como punto de partida en la formación de cada niño. La profesora Mariana Bartalotta y una tarea que adorna el presente pensando en el futuro.
sábado, 04 de julio de 2015 · 00:00

La música invade el ambiente, llegando a cada rinconcito del lugar y de los corazones de las veinte nenas –cuyas edades comprenden entre los seis y nueve años-, que componen el grupo de danza clásica de Club Atlético Monte Grande. A cargo de esta clase de Danza Clásica, además de Danza Jazz y Danza Árabe, la profesora Mariana Bartalotta, les marca las primeras reglas de un arte sin distinción de edades, ni sexo, y considera que "la edad apropiada para que un niño se inicie en las danzas es alrededor de los cuatro años”.

Entre los motivos que impulsan a los padres a llevar a sus hijos son varios, desde el interés espontaneo de los propios hijos que piden hacer danzas, motivados por el conocimiento que a temprana edad poseen sobre la actividad, porque deben realizar alguna actividad física por prescripción médica, como parte de una terapia que lo ayude a socializar, o incluso porque alguna danza pueda estar de moda. "Por lo general, el perfil de alumno que está en esta clase, le gusta bailar. Yo siempre les digo a los padres que no los obliguen a venir si no quieren. Tienen que estar acá porque quieren estar acá. Y de a poco los papás van entendiendo cuál es la esencia y la mecánica de esta actividad”

El grupo de nenas más pequeñas -menores de siete años-, incorporan las distintas posiciones, mediante un vocabulario acorde a la edad, esto es algo que en la siguiente etapa cambia radicalmente. "Considero que ésta es una de las edades más hermosas para trabajar, la mente incorpora mucho más rápidamente, les nombro el paso una vez y después si yo no sé los nombro, lo nombran ellas. Tienen esta sed de saber cada vez más. No sólo es la continúa repetición, las nenas aprenden mucho y rápido. Admiro la honestidad que tienen en todos los aspectos, porque dicen lo que sienten. Cuando las veo siento que renace ese niño interior que todos llevamos dentro”.

En medio de una sociedad en constante evolución, las danzas ya no son una disciplina que sólo se limite al género femenino. Al respecto, la profesora Bartalotta sostiene que "La danza es un ámbito para todos las edades sin importar el sexo, debido a que hay menor prejuicio. Por ejemplo, recuerdo el caso de un alumno que tenía cuatro años, y venía porque quería practicar danzas árabes”.


 

Comentarios

Otras Noticias