TENIS

Llega una raqueta nueva

Mateo Nicolás Martínez vive en Luis Guillón, a los cinco años nació su carrera en el tenis de la mano de su papá y entrenador. Sus puntos fuertes son el saque, el revés y su juego mejora notablemente en dobles.
viernes, 18 de septiembre de 2015 · 10:48

En el 2012, el "Tala” tuvo la oportunidad de entrenar con el español Rafael Nadal en Roland Garros. Admite que si su papá no hubiera sido profesor, hubiese jugado al fútbol, su otra pasión.

¿Cómo fue tu inicio deportivo?

-A los cinco comencé a jugar en el Club Atlético Monte Grande. Mi papá era profesor de Tenis del Atlético en ese momento, hasta los trece jugaba al fútbol, hacia natación, además de jugar al tenis. Pero luego con el colegio se fue complicando y me decidí por jugar al tenis. Con los torneos y la motivación de que te va yendo bien, que te gusta, te entusiasma seguir y ahora es lo que me apasiona. A los trece años comencé a participar en torneos, hasta que entré en el ranking nacional.

¿Cómo fueron tus primeros pasos?

-Después a los catorce ya estaba uno de la Argentina y empecé a competir en febrero, y durante ese año que yo tenía catorce, entre a competir en la categoría sub 14. Desde los quince, dieciséis, y hasta los 18 estuve siendo uno de la argentina. Y después a los 16 años estuve dos de Sudamérica en el ranking de la Confederación Sudamericana de Tenis. A los 18 estuve siete del mundo en el ranking internacional. En el ranking internacional de la Asociación de Tenis Profesional, estoy 480.

¿Qué aspectos destacás de este deporte en donde uno mismo es el equipo?

-El equipo se basa también en el entrenador, el preparador físico, pero uno mismo es quien entra en la cancha y estás sólo en ese momento, fuera del partido tenés a todos pero dentro de la cancha es totalmente solitario. El deporte conlleva dejar el colegio, la familia, estar mucho tiempo solo en los viajes, a veces hay posibilidades de viajar con entrenador, pero hubo momentos en que tuve que hacerlo sólo y eso te lleva a madurar un poco más rápido. Dejar todas esas cosas, ahora que estoy un poco más, trato de compartir con mis amigos y familia. En su momento no lo estaba.

¿Cuáles son las experiencias que viviste?

-Lo más grande que viví es la posibilidad de jugar con profesionales de alto nivel, cuando fui a jugar estos torneos de 18, se juegan también los Grand Slam pero Juniors. Fui a Roland Garros y el día anterior de la semifinal de los profesionales arreglé un entrenamiento con Nadal y antes de jugar con David Ferrer compartí una entrada en calor antes de jugar. Entrenamos un poco. Para mí fue lo más grande que tuve, fue una emoción muy grande. Este año estuve entrenando una semana con Bautista Agut que es un español que ahora está 16 del mundo, y perdió hace poco la final con Djokovic. Él me hablaba y me contaba todas sus experiencias de jugador y hay una buena relación. También entrené con Mónaco, con Berlocq, con Diego Schwartzman.

Comentarios