ESTEBAN ECHEVERRÍA

Monte Grande casi le arruina la fiesta a Burzaco

En el estadio de Burzaco Futbol Club, el club le brindó un emocionado homenaje no solo a un campeón olímpico sino también a unos de los pocos jugadores en actividad de la llamada Generación Dorada.
jueves, 16 de junio de 2016 · 15:24

Gabriel Fernández, quién volvió a su club de origen como jugador antes de su retiro , juntos a sus hermanos que venían de jugar el Torneo Federal, la tercera categoría del básquetbol argentino, fue recibido en un estadio colmado por espectadores que estaban realmente ansiosos por volver a ver a uno de sus ídolos en acción.

Por el lado de Monte Grande, la condición de visitante no le pesó en el inicio del juego ya que los jugadores dirigidos por el entrenador Marcelo Majstrovic entendieron a la perfección el planteo táctico que planteó para enfrentar a Burzaco. Un excelente juego de ataque y una defensa intensa por parte de todo el plantel, que supo ser solidario a la hora de llevar a cabo su juego interno. Esto obligó al equipo local a cometer muchas pérdidas de pelota, incluso a Gabriel Fernández.
El primer tiempo terminó mejor para los locales quienes sólo llevaban un punto arriba de Monte Grande. Sobre el cierre de la primera parte y con el tiempo casi terminado Monte Grande acierta en un triple a la carrera para cerrar parcialmente el tanteador con la diferencia mínima.
El segundo tiempo empezó con todo a favor a los visitantes. Con un parcial de 10-1, el técnico de Burzaco volvió a incluir nuevamente a los hermanos Fernández en el desarrollo del juego. Monte Grande se mantuvo de igual a igual a lo largo de todo el juego en el complemento, siempre manteniendo la diferencia de +8 con muy juego colectivo y tomando la mejor decisión a la hora del lanzamiento.

Faltando solo cuatro minutos, Monte Grande siempre arriba a lo largo del complementario, de repente sintió los nervios de ser visitantes, un clima tenso por el resultado adverso y el día del ídolo local se le cerró el aro y empezaron a jugar los nervios a causa de ser un plantel joven. Los locales se acercaron a través de lanzamientos de tres puntos y juego internos por intermedio de los Fernández y Sosa, un veterano con mucha trayectoria, hasta que quedaron a tres puntos arriba. A seis segundos para el final, Nicolás Amaya, tira un triple pero la pelota entro y salió.

Era un partido importante pensando en lo que se viene. Burzaco quedó con un partido perdido y siete ganados mientras que Monte Grande quedó con tres perdidos y seis ganados, con la necesidad de ganar los próximos tres partidos para clasificar entre los dos equipos que pasarán a la ronda siguiente.

 

Comentarios