Policiales

Rodrigo Ozcariz estuvo casi un mes desaparecido y ya volvió con su madre

El joven que padece retraso madurativo y discapacidad mental, habría permanecido en un centro de rehabilitación donde lo obligaron a trabajar además de haberlo maltratado. La madre explicó que el menor se encuentra en mal estado debido a los daños que sufrió.
jueves, 05 de marzo de 2015 · 15:37

Rodrigo Ozcariz desapareció de su casa en El Zaizar, el 6 de febrero de este año. Desde ese momento, su familia lo buscó de forma incansable: realizó las denuncias pertinentes, lo buscó en varias localidades y distribuyó su fotografía. La pista principal indicaba que el joven estaba en los trenes porque en otras ocasiones que huyó, estuvo allí, y varios testigos declararon haberlo visto en los transportes públicos. Finalmente, su mamá, Patricia Ozcariz, lo encontró en un supuesto centro de rehabilitación ubicado en Longchamps. La madre declaró que su hijo estaba en muy malas condiciones y que recibió malos tratos por parte de los propietarios del lugar donde vivía.

Ese día Rodrigo pidió permiso para visitar a su tío, quien vive a dos cuadras de su casa. Pero, nunca llegó a la casa de su familiar y pasó un mes hasta que se reencontraron. Tras su desaparición, sus conocidos hicieron la denuncia en la Comisaría de Nuestras Malvinas y repartieron folletos con la esperanza de que si alguien lo veía, pudiera alertar a la policía. El caso era demasiado urgente ya que la víctima padece retraso madurativo y discapacidad mental de manera que requiere tomar remedios todos los días para estar estable.

No fue la primera vez que el joven desapareció. En otras oportunidades, se ausentó de su casa y fue a pasear por los trenes. Por eso, la búsqueda se focalizó en el transporte público. Allí, varios testigos aseguraron que lo vieron pero ninguna de las declaraciones fue suficientemente concreta para dar con el paradero del joven.

Más tarde, Rodrigo ingresó en el registro de Missing Children por lo que la difusión alcanzó dimensiones más grandes. Desde la entidad, llamaron a Patricia para decirle que Rodrigo había aparecido y le informaron que un hombre indicó que estaba con ellos, en un centro de rehabilitación, ubicado en la calle Mariano Acosta, en Longchamps. Patricia avisó a la D.D.I y el personal de seguridad la acompañó hasta el lugar de los hechos.

Al llegar, se encontraron con una casa antigua de características humildes. En la entrada había un cartel que decía Centro de rehabilitación para adictos. Rencuentro con Dios. "A penas me vió, Rodrigo salió como podía, porque no se podía mantener en pie, me abrazó y se puso a llorar”, explicó Patricia con respecto al día en que se reencontró con su hijo.

"Yo me enteré el día 2 porque me mandan un mensaje de Missing Children avisándome que había un supuesto hombre que los llamó y les avisó que lo había encontrado a Rodrigo en la estación de Temperley, todo sucio, todo croto y se lo llevó con él para cuidarlo”, expresó la madre de la víctima. El sujeto encargado de alertar a la asociación que busca chicos perdidos, fue quien le abrió la puerta a la policía pero su versión de los hechos, según Patricia, se contradice.

"´Rodrigo en un momento se fue pero después volvió solo, debe ser que yo lo trato bien`, me dijo, pero al rato él mismo se contradecía porque decía que Rodrigo se había ido y que él lo fue a buscar de vuelta a la estación de Temperley”, agregó Patricia.

Además, explicó que la policía le pidió los datos personales al sospechoso pero este no sólo se negó sino que además los agredió: "Primero le dio los datos y al ratito la mira y le dice: `por qué te tengo que dar yo los datos a vos´, le rompió todos los papeles, le quiso pegar al oficial. Nos echó, nos insultó, nos dijo de todo”. Ante esta situación, Patricia fue traslada junto a su hijo a la D.D.I.

En la institución, un policía médico revisó a Rodrigo. El especialista determinó que el joven fue manoseado pero no fue abusado y sufrió otros tipos de violencia ya que lo obligaban a dormir en el piso y lo alimentaban mal. "Está re flaquito, tenía las manitos y los pies torcidos. Estuvo un mes sin su medicación, tomó alcohol y no se sabe qué más le dieron porque dice que fumo, pero para mí no es cigarrillo común”, relató Patricia Ozacriz.

"Yo ayer lo llevé al Santamarina, le hicieron un control en la guardia para ver cómo está físicamente y está bien. Ahora va a hablar con un psiquiatra porque estuvo mucho tiempo sin medicación y si ingirió alguna bebida, alguna droga, eso le puede afectar el sistema de él”, dijo y añadió que se encuentra en mal estado porque "él lo único que quiere es dormir y comer, no tiene fuerza en el cuerpo, su cuerpo está débil, cansado”. Las noches tampoco son fáciles para el joven, quien "no duerme, grita y da manotazos como si se estuviera defendiendo de algo”, aseguró la madre.

La causa está a disposición de la Fiscalía Nº4 de Lomas de Zamora. Los investigadores deberán determinar qué sanción corresponde para las personas que habrían retenido a Rodrigo Ozcariz durante todo este tiempo.

 

 

 

 

 

 

Comentarios