ECHEVERRÍA -SALUD

Acupuntura, made in China

Tres mil años antes de Cristo, desde el gigante oriental comenzó a extenderse por el mundo, este tratamiento que hoy goza de inmensa confianza y difusión.
viernes, 30 de octubre de 2015 · 15:51

Hace cinco mil años en China comenzó a utilizarse la acupuntura como tratamiento médico. La ciencia que consiste en aplicar agujas en determinados puntos del cuerpo humano para aliviar dolores o sanar enfermedades, fue ganando prestigio, profesionalismo y no tardó en llegar a esta parte del mundo. Hoy, son millones los pacientes que acuden a este método alternativo para aliviar toda clase de afecciones, prevenir malestares e incluso para calmar las ansiedades.

Guillermo Tellechea es profesor de educación física, licenciado en kinesiología y especialista en medicina china. Las técnicas alternativas le ayudaron a sanar su propia afección y, desde ahí, comenzó a especializarse en el tema. Su experiencia fue útil para ayudar a otros que, como él, se enfrentaban a dolores que no tenían respuesta entre los médicos tradicionales. "Yo sufría de hernias de disco, me dolía mucho la espalda, y luego me agarró una lumbalgia terrible que me dejó como cuarenta días en cama. Me hice acupuntura y en tres sesiones, me alivié. Entonces decidí estudiarlo para ayudar a mis pacientes”. Los logros no sólo quedan demostrados en su propia historia. Cuando empezó a utilizarla, descubrió diferencias con respecto a los tratamientos a los que estaba acostumbrado aplicar. "Yo trabajé mucho tiempo sin hacer acupuntura y con la implementación de esta técnica veo que da más resultados”, comenta.

La acupuntura tiene principios filosóficos y está relacionada con la energía. Guillermo explica: "Las agujitas se ponen en los meridianos. Hay doce meridianos principales y ocho maravillosos. Cuando la gente está bien de salud, la energía recorre por los doce meridianos principales y el excedente de energía buena se guarda en los ocho meridianos maravillosos. Entonces, cuando por ejemplo hay un paciente con cáncer, se tocan los puntos de los meridianos maravillosos que es donde el organismo hizo reservorio de energía buena”.

El especialista en el tema aclara que estudiar acupuntura es muy difícil ya que hay ciertas diferencias con aquellos conocimientos que los occidentales tenemos incorporados. "Cada meridiano tiene nombres de órganos que conocemos acá en occidente pero la función no es la misma. Por ejemplo, si vas a tratarte una artrosis de rodilla, la medicina china trabaja sobre el vaso que tiene el nombre del órgano pero no es donde está el órgano sino el meridiano”. Además, el cuerpo se divide entre el yin y el yang. Un problema de espalda es una afección yang, uno en la parte delantera es yin.

Las formas de aplicar acupuntura varían ya que cada especialista tiene estudios diferentes. "Cada acupuntor tiene una forma de abordar, te pueden ver diez distintos, pincharte de distintas maneras y cada uno está bien porque tienen distinta formación y además hay micro sistemas como los de la oreja donde se representa todo el cuerpo. También, por ejemplo, hay otra técnica que es pinchar todos puntos de la espalda, cerca de la columna, entonces cualquier enfermedad te la tratan tocando eso”.

Guillermo explica que él se especializa en neurología pero trata distintos problemas ya que la acupuntura se puede utilizar para afecciones de todo tipo, relacionadas con la cadera, rodilla, artrosis, artritis, asma, problemas de visión, urológicos, de funciones sexuales, para dejar de fumar, obesidad, ansiedad, insomnio, entre otros. Además, es muy común en personas que tienen cáncer para reducir los dolores de la quimioterapia.

No sólo recurre a la acupuntura sino que él también está especializado en otras alternativas de la medicina china como la electroacupuntuntura y el biomagnetismo. Para la primera, hace acupuntura y luego, una vez que están insertadas las agujas, se coloca electricidad por medio de un aparato chino que tiene corrientes distintas. En el otro caso, se colocan imanes en determinadas partes del cuerpo, rojos y negros, equilibran las cargas electroquímicas de la célula.

La medicina china, explica el especialista, es muy buena para los problemas neurológicos. Así, cuenta la historia de un paciente suyo que tiene cuarenta y cinco años, quien fue sometido a una operación de médula ósea y quedó cuadripléjico. Comenzó con las sesiones de acupuntura y, a partir de eso, pudo superar su propia situación. Hoy camina y se moviliza aunque con ciertas dificultades.

Por último, explica que si bien la medicina china ganó popularidad en los últimos años, algunas personas aún presentan sienten cierto rechazo. El experto se refiere a estos prejuicios y los refuta para demostrar su invalidez. "Hay algunos miedos infundados. Por un lado, la gente no está acostumbrada a que la pinchen sino a solucionar sus problemas con medicamentos. Piensan que les va a doler pero en la mayoría de los casos ni lo sienten. De todas maneras, en las primeras sesiones yo utilizo las agujas para la oreja que son más chiquitas y, a medida que pasa el tiempo, las cambio por las comunes”. Otra de las cuestiones que generan pudor entre las personas es la higiene de las agujas ya que muchos creen que se pueden usar en varios pacientes pero esto no pasa jamás. "Cuando voy a la casa del paciente, agarro unas agujas nuevas, las abro delante de él y las uso. Cuando me voy, las dejo en su casa de manera que no las puedo volver a usar para otra persona”, concluye Guillermo Tellechea.

 

 

 

Comentarios