Echeverría- Sociedad

Suicidios: ¿Una tasa que crece?

Con tan sólo siete días de diferencia, tres personas se quitaron la vida en Monte Grande. Las cifras altas también son preocupantes en el resto del mundo ya que cada año se suicida un millón de personas.
martes, 28 de octubre de 2014 · 00:00

En el transcurso de siete días, tres personas decidieron terminar con sus vidas arrojándose en las vías del ferrocarril que circula por Monte Grande. Este es un problema que ocurre en todo el mundo y cada vez capta mayores interrogantes debido a la cantidad de individuos que escogieron suicidarse. A medida que transcurre el tiempo, se acrecientan las víctimas de estos trastornos mentales ¿Por qué alguien decide tomar esta clase de decisión? ¿Hay forma de prevenir estas cuestiones? ¿Cómo se ayuda a alguien que está estresado e intenta quitarse la vida? Una especialista en el ámbito de la psicología, Yanina Popik, emitió su opinión al respecto.

El pasado 21 de octubre, una mujer perdió su vida luego de ser arroyada por el tren Roca, a la altura de General Paz. A las 24 hs, otra mujer falleció en el cruce con Dorrego. A los cuatro días, un hombre se tiró en la estación ferroviaria. De esta forma, son tres las personas que fallecieron en tan sólo una semana y de la misma manera.

Las cifras en Esteban Echeverría se hacen eco del resto del mundo ya que en todos los países se perciben este tipo de incidentes. Por ello, se acrecientan las advertencias al respecto. La Organización Mundial de la Salud emitió un informe que establece que "el suicidio figura entre las 20 causas de defunción más importantes a todas las edades a nivel mundial. Cada año se suicida casi un millón de personas”. La corporación establece que más de 800.000 personas mueren cada año luego de quitarse la vida.

Los principales factores de riesgo, que llevan a las personas a realizar este tipo de acciones, son: "Las enfermedades mentales, principalmente la depresión y los trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, la violencia, las sensaciones de pérdida y diversos entornos culturales y sociales”.

La licenciada Yanina Popik explicó que se trata que este tipo de decisiones devienen de una serie de "patologías, problemas cotidianos y conflictos no tratados”, entre otras razones. Son cuestiones que dependen de cada persona, es decir que "es imposible encontrar una regla única para entender el por qué”.

Por lo general, un paciente que efectúa esta acción, lo hace luego de haber meditado esta tarea y de planearla con determinación. "No es para nada espontáneo”. Es por eso que "presenta ciertas características o señales” que indican que algo no está bien y debería recibir un tratamiento psicológico o psiquiátrico.

Más allá de las distintas ayudas medicinales que se le pueda brindar, influye también el medio en que se encuentra, la gente con la que se rodea y los distintos contextos en que desarrolla su vida. "El entorno ayuda mucho”, comentó la especialista en el tema para subrayar esa idea. No obstante, las personas que están deprimidas no sólo deben ser sometidas a una terapia sino también convivir con gente y factores saludables.

A ello se suma la importancia de una sociedad en la que no existan los prejuicios. "No alcanza con que las personas que sufren distintas depresiones encuentren ayuda. Deben saber que esta clase de padecimientos no son algo extraño para no sentirse cohibidos a la hora de comenzar un tratamiento”.

Comentarios

Otras Noticias