ECHEVERRÍA - SOCIEDAD

“Generar infancias dignas para llegar a la adultez con oportunidades”

Éste es el lema de Sonrisas, una organización sin fines de lucro que ayuda a los chicos del Barrio El Lago y El pantano en todos los ámbitos de sus vidas. De cara a navidad están haciendo una convocatoria de padrinos para juntar los regalos solicitados por los chicos en sus cartas a Papá Noel.
viernes, 12 de diciembre de 2014 · 08:10

onRisas surgió como propuesta de un grupo de amigos que trabajaban en el country "Mi Refugio” hace 10 años y no para de crecer. Martín Ferreira se ofreció un día a realizar una actividad en un comedor y desde allí no paró.

"Cuando termino esa experiencia me quede con la necesidad, las ganas y el deseo de hacer algo y seguir contribuyendo y ayudando a la gente del merendero. Hablé con un par de referentes de ahí y les dije que quería seguir ayudando. Empecé a ir con un grupo de amigos, una vez por mes a la mañana al merendero de Las Flores y a la tarde seguíamos trabajando en Mi Refugio”, comentó acerca de los inicios del proyecto.

El merendero Las Flores les quedó chico y decidieron abrir un poco la estructura del taller para poder sumar más voluntarios y más chicos a los que ayudar. "Le pusimos un nombre a través de un concurso de una organización internacional que fomenta proyectos sociales. Había un concurso para ver jóvenes que estaban haciendo alguna actividad social y les daban una ayuda para una compra puntual que algo que quede para la organización. Nosotros necesitábamos unos parlantes para la plaza, nos presentamos, nos dieron un formulario donde había que poner nombre, misión, función, puntos estratégicos, como nos veíamos en 5 años… un montón de cosas que, si bien las habíamos charlado, nunca las debatíamos formalmente. Ahí, en 2007 le pusimos el nombre SonRisas y planteamos un montón de cosas que nos ayudaron. Compramos los parlantes con la plata del concurso y ahí empezó a encausarse un poco más profesionalmente todo esto”, explicó Martín.

Fue pasando el tiempo y las ansias de ayudar no cesaron. Armaron un "jugoteca” y fueron llevando los talleres a diversos lugares. "Uno de ellos fue una iglesia en el barrio de Los Pantanos, en 9 de Julio y Esteban Gómez, cerca de la escuela 46. Vimos que había una necesidad más grande que en otros barrios a los que íbamos y decidimos quedarnos ahí, hacer base y dar una mano en todo lo que podemos a esta población y así empezamos a trabajar fijo en este lugar”, remarca Ferreira.

"Después seguimos creciendo y registramos la Asociación Civil. Nos fuimos organizando, sumando gente, sumando voluntarios, colaboradores, haciendo participe a la comunidad, articulando con la escuela, con el estado, con las familias de los chicos, ya que fuimos dándonos cuenta de que teníamos que trabajar en conjunto con todos los actores sociales de la infancia de los chicos y se dio la posibilidad de crear un espacio propio”, añadió.

Ya con un edificio e instalaciones específicas, SonRisas pasó de trabajar con los chicos 4 horas semanales a 7 horas diarias de lunes a sábados. En su sede, ubicada en Luis de Sarro 1226, brindan 20 horas de apoyo escolar para todas las edades y talleres a 500 chicos que pasan semanalmente por allí.

Baile, música, karate, natación, arte, reciclaje y armado de colectores solares son algunos de los talleres permanentes. Uno de los más importantes para la comunidad es "Sonriseritos”, "un taller que prepara a los chicos apara poder empezar primer grado. Son chicos en las exclusiones más grandes, de mayor vulnerabilidad que no consiguen vacante en los jardines del municipio porque hay pocos lugares para los chicos que hay. Lo que nosotros hacemos es prepararlos para que empiecen primer grado con estímulos, sabiendo las letras, los colores, algunas cosas que se aprenden en el jardín y son específicas del trabajo, un programa armado por profesionales. Dos veces semanales 3 horas por vez que sirve para preparar a los chicos de 5 años”, explicó Martín.

También hay un taller para los más grandes llamado "Mejor no hablar de ciertas cosas”, que prepara a los chicos en la primera adolescencia y se charla sobre diversas temáticas como prevención de enfermedades sexuales, embarazo prematuro, de drogadicción, etc. Para seguir con la tradición de Sonrisas, los jóvenes de 16 a 18 años pueden formarse en el curso de Líderes y, al finalizar, hacerse cargo de los talleres que se brindan en la institución.

"SonRisas trabaja con tres pilares, la articulación con la escuela, familia y Estado sin responder a partidos políticos ni a empresas. Creemos en que el actor estado es necesario para generar infancias dignas para que lleguen a la adultez con oportunidades, así que coordinamos con ellos sin recibir subsidios ni nada. El municipio de Echeverría nos dio un subsidio de 8500 pesos para poder conectar las cloacas, y nos apoya con los predios municipales cuando se lo pedimos, nos ayudó con la gestión de la 501 para poder llevar a los chicos al Club Atlético para que puedan hacer natación, dispositivos de salud, castración de mascotas, dispositivos del DNI… Todas las articulaciones necesarias para los vecinos las hacemos trabajando con el municipio, provincia y nación”, destacó Martín.

La organización, que crece a diario, trabaja codo a codo con más de 180 familias, con las instituciones educativas, el Estado y toda la comunidad para poder darles una vida digna a los más pequeños de los barrios carenciados.

Comentarios