ESTEBAN ECHEVERRÍA

Pedro Campomar: El vecino que cumplió nueve décadas

El historiador de la ciudad festejó junto a familiares y amigos sus 90 años el pasado 18 de enero en “La Quintana”. El lugar elegido albergó un clima de felicidad y alegría propicio para una celebración de tamaña magnitud.
jueves, 22 de enero de 2015 · 16:44
Corría el 1925 cuando un 18 de enero, Pedro Rubén Campomar Rotger nació en Buenos Aires. Al tiempo vino a vivir a Monte Grande debido a que tanto su padre como su abuelo residían en esta ciudad.

Inicio sus estudios en el colegio Euskal Echea de la localidad vecina de Lavallol. A lo largo de su vida fue corresponsal de La Prensa, mientras que también se dedicó a escribir en una revista sobre las máquinas de escribir.
Con el correr de los años, su amor por una tierra que hizo propia comenzó a acrecentarse, de manera que empezó su curiosidad por conocer y entender los orígenes de la misma. En consecuencia, mucho tiempo de su vida fue dedicado a recabar información que tiempo más tarde explayó en los cuarenta libros que escribió. En la actualidad, los mismos pueden encontrarse en la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia.

Campomar, "El Gran Entusiasta”, festejó el pasado 18 de enero su natalicio número 90 en compañía de familiares, amigos y vecinos que decidieron reunirse para celebrar en compañía del agasajado.

La reunión llevada a cabo en la Confitería "La Quintana” fue idea de su amiga Isabel Rubio Gil quien de acuerdo a sus propias palabras, "eligió ese lugar porque fue en esas paredes donde el propio Pedro Campomar había expuesto sus obras”.

El inicio de la reunión de celebración se dio a las 17 horas y fue extendida hasta las 20. La elección de ese horario tampoco se dio de forma azarosa, sino que también se debe a las preferencias del cumpleañero. "Siempre le gustó tomar el té de las cinco con una gotita de leche fría”, expresó Isabel. Además, como en todo cumpleaños los invitados pudieron disfrutar de la tradicional torta y un posterior brindis cargado de buenos deseos.

La apertura estuvo a cargo de un show que brindaron Liliana –Profesora de Bombos Uranos- y Martín. Ella estuvo a cargo de la caja peruana y el bombo, mientras que él deslumbró a todos mediante un estupendo zapateo. Al mismo tiempo que durante la reunión fueron exhibidos varios libros dedicados.

De esta manera, el historiador festejó junto a 70 personas. Entre ellos estuvieron presentes sus familiares, amigos y vecinos. De la misma manera que dijeron presente varias personalidades del distrito. Todos, ocasionalmente tuvieron la oportunidad de expresar mediante poesías o sus propias palabras emotivos mensajes que conmovieron a todos, y desencadenaron la emoción de Campomar en una tarde que seguramente quedará grabada en su memoria y lo más profundo de su corazón.


Comentarios

Otras Noticias