REGIONAL

Programa de verano para chicos humildes del conurbano

Más de 500 niños pertenecientes a 12 instituciones barriales de Esteban Echeverría, Lanús, Lomas de Zamora y Almirante Brown, asistieron a la Universidad Nacional de Lanús durante todo enero a realizar jornadas gratuitas de deportes y actividades culturales.
miércoles, 28 de enero de 2015 · 14:16

Durante todo el mes de enero, más de 500 chicos en edad escolar, pertenecientes a instituciones que trabajan en zonas carenciadas del conurbano bonaerense, asistieron a talleres y actividades realizadas en las inmediaciones de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa).

Controlados por profesionales de la salud y de educación, los chicos realizaron actividades de recreación, deportivas y culturales; también recibieron almuerzo y merienda, atendiendo sus necesidades más inmediatas.

El espacio fue abierto no sólo a los más pequeños, sino que los adolescentes también pudieron participar en talleres de oficios como fue el caso de armado y desarmado de PC, carpintería, etc.; uno de los proyectos más interesantes fue la construcción de rockolas musicales para cada una de las instituciones que participaron.

El programa llamado "Los derechos de los niños no se toman vacaciones”, comenzó el 6 de enero y, desde el año 2000, brinda asistencia a chicos que concurren a diario a comedores escolares y comunitarios en zonas carenciadas. El objetivo principal es posibilitar el acceso a actividades culturales y deportivas a los chicos de escasos recursos en el marco de la Convención Internacional de los Derechos del Niño.

Las actividades que se brindaron durante esta decimoquinta edición fueron: talleres de ajedrez, teatro, juegos, informática, artesanías, danza, artes plásticas y percusión. También realizaron talleres armados de acuerdo a las edades e intereses propios de cada chico. En cuanto a lo deportivo, los profesores de educación física les enseñaron nociones de fútbol, básquet, softball, hándbol y vóley.

"Los elegimos porque, por lo general, varios de ellos son deportes a los que estos chicos no tienen acceso. Queremos que conozcan cosas que tienen limitadas por su estado económico y social”, explicó Julián Loiseau, uno de los coordinadores del programa.

Por otro lado, los más grandes pudieron asistir a un taller de fotografía y a talleres de iniciación en oficios: mecánica general y utilización de máquinas industriales de carpintería, además del armado de PC y carpintería.

Los referentes institucionales también tuvieron su espacio de capacitación con talleres de arte y bijouterie y manualidades. Además, realizaron actividades extras como ciclos de cine y vida en la naturaleza, un taller donde se enseñan actividades relacionadas con el campamento intentando concientizar sobre el cuidado y preservación de la naturaleza.

Para asegurar la asistencia de todos los chicos, el transporte también estuvo a cargo de la UNLa, donde los profesores pasaron a buscar a los chicos por las sedes de las instituciones barriales. También se encargaron de hacer controles de salud a todos los chicos, los cuales estuvieron a cargo de enfermeras y pediatras del Proyecto Tatú. Entre otros controles, se les realizó un chequeo de peso, altura, signos vitales y temperatura corporal.

"Este programa se fundamenta en el compromiso de la Universidad de Lanús de generar estrategias de vinculación con la comunidad, a fin de favorecer la inclusión social de sectores desfavorecidos, no solamente en términos económicos sino sociales y simbólicos que operan en la naturalización de ciertas representaciones. Esto implica concebir la pobreza como un fenómeno múltiple y complejo imposible de abordar exclusivamente en términos de recursos materiales”, explicaron los coordinadores.A modo de cierre, el 30 de enero recibirán un espectáculo protagonizado por los Reyes Magos y recibirán regalos para sus hogares, donados por la Asociación de Trabajadores de la UNLa (ATUNLa), el gremio docente de la Universidad (ADUNLa), el aporte de trabajadores y particulares.

Comentarios