Echeverría

Marta Zenobio: una vida dedicada a dar vida

Es vecina de Luis Guillón, donde también desarrolló su carrera profesional. El martes pasado cumplió 75 años y sus pacientes realizaron una reunión para homenajearla.
viernes, 30 de enero de 2015 · 17:29

Uno de los momentos más importantes para una mujer es ese en el que trae un hijo al mundo. Es algo inolvidable pero no es tarea fácil y por eso se requiere la presencia de un médico, quien con sus cuidados y consejos se asegura de que el bebito nazca sano al igual que su mamá. De eso se trata ser un buen profesional, aunque algunos aportan algo más, como sucede con Marta Zenobio, quien no sólo se desarrolló como obstetra sino que forjó un vínculo con la comunidad echeverriana. A tal punto que el martes pasado cumplió 75 años y los vecinos organizaron una celebración para agasajarla.

"Martita”, como la llaman sus conocidos vivió toda su vida en Luis Guillón. En esa localidad se casó, formó una familia y comenzó su carrera. Mientras la mayoría de las mujeres de su época abandonaron los estudios a temprana edad para ser ama de casa, ella fue una de las pocas visionarias que decidieron profesionalizarse. En ese aspecto, tampoco eligió el camino fácil, ya que se distinguió en una de las ciencias más difíciles y que mayor estudio requieren porque de ella depende la vida de las personas: la medicina.

Desde que se recibió hasta la actualidad, Marta recorrió un largo recorrido, como persona y como profesional. Tiene un curriculum extenso y formó parte del cuerpo laboral de diversas instituciones locales, que cuentan con un gran reconocimiento. Es así que se destacó en dos entidades públicas: el Hospital Municipal "Sofía Terrero de Santamarina” y en el Hospital "San José”. Gracias a su labor recibió una gran cantidad de premios y distinciones.

Durante todos esos años, desarrolló muy bien su trabajo. Pero Marta obtuvo algo más: el reconocimiento de la gente que pasó por su consultorio, que se atendió con ella y se encontró con alguien más que una simple profesional. Marta brindó y recibió cariño. Por eso, cuando la edad la obligó a jubilarse, sus pacientes manifestaron que aún requerían de su atención y juntaron firmas para que continúe trabajando. De esta forma, hoy es una de las obstetras de la Unidad Sanitaria N°4.

"Sencillez y humildad”, esas son dos de las características que "Martita” menciona para describirse. Es que, en este tiempo, a pesar de haber recibido premios y de su carrera, ella se presenta como una obstetra abocada a su comunidad, que nunca deja a nadie sin su consulta médica. "Desde los cuatro puntos cardinales de zonas cercanas y lejanas, vienen a hacerse atender, no importa la espera”, agrega para remarcar la confianza que le tienen sus pacientes, quienes mayormente llegan por el "boca en boca”. Una médica de renombre no necesita promoción.

"Mujer, abuela, consejera, amiga de las embarazadas”, explica que esas cuatro palabras son las que la definen porque vinculan las pasiones de su vida: el amor a su profesión, a la gente que se atendió con ella y a su familia. Aunque, en algún punto, todo se mezcla. Los pacientes de "Martita” también son sus familiares. Sienten un gran afecto por ella, sentimiento que sobresalió durante la jornada del miércoles pasado.

El martes pasado Marta Zenobio cumplió 75 años. Para la ocasión, sus conocidos organizaron una importante fiesta de cumpleaños. Al día siguiente, el miércoles a las 10 hs, todos concurrieron al punto de encuentro para homenajearla, en la Unidad Sanitaria Nº4, en la calle San Pedrito de Monte Grande. "Cosecharás lo que siembres”, expresó con respecto al caluroso abrazo que recibió por parte de la gente.

En el encuentro estuvieron presentes pacientes actuales y antiguos al igual que distintas autoridades allegadas como la Directora a cargo del área del Materno Infantil y en representación de la Secretaria de Salud: Laura Amarilla. Entre todos, le obsequiaron una lapicera. Además, sus expacientes le regalaron los souvenirs como recordatorio del encuentro.

Comentarios