ECHEVERRÍA SOCIEDAD

Pura Química

Establecida en 1969, es una empresa química de especialidades, que usando tecnología bajo licencias internacionales y propias, desarrolla productos y servicios dedicados a la industria automotriz, metalúrgica, siderúrgica y petrolera.
jueves, 05 de noviembre de 2015 · 15:08
En 1970, los hermanos Domingo y Cayetano Gatto y Alberto Modzelevsky fundan Química True Sacif. Ellos marcaron el desarrollo de una empresa productora de aceites lubricantes para procesos industriales, torneado, fresado, anticorrosivos para estampados, tratamientos térmicos, desengrasantes y fosfatizantes. Estos últimos son productos que se utilizan en la industria metalúrgica para limpiar superficies metálicas que posteriormente se pintan.
La planta, en sus inicios, constaba de 300 metros cuadrados sobre un terreno de 10 mil, un laboratorio, una oficina, un vestuario y un comedor para diez personas, mientras que las oficinas comerciales se encontraban en el centro de Buenos Aires. 
"Este era un lugar accesible para gente que sin mucho dinero quería iniciar una actividad. Cuando nosotros iniciamos esto, esta calle que se llama hoy Pedro Dreyer, era una calle de tierras, le decían La Colorada, porque estábamos rodeados de hornos de ladrillos, cuyos restos servían para rellenar las calles después de cada lluvia”, rememora Domingo Gatto, presidente de la empresa.
En 1974, True logra el primer gran acontecimiento técnico y comercial, al convertirse en el proveedor de la empresa General Motors de productos fosfatizados de las carrocerías en sus dos líneas de pintura ubicadas en Barracas. Al año siguiente, se produce el primer Contrato de Transferencia de Tecnología con AMCHEM Products de Estados Unidos, para la producción de desengrasantes y fosfatizantes. Mediante este contrato, los primeros transfieren la tecnología de determinados productos y True lo procesa, llegando a abastecer estos productos al 70 por ciento de las automotrices del país, que lo empleaban en sus líneas de prepintura y a más del 40 por ciento de la industria de electrodomésticos. 
Ese mismo año, la empresa obtiene un crédito del Banco Nacional de Desarrollo que permite la primera ampliación de la planta industrial, pasando de 300 a 2.700 metros cuadrados, donde se construyó un depósito de materias primas y  otro de material terminado. "Cuando empezamos éramos cinco personas las que trabajamos, con el correr del tiempo, desarrollamos otros rubros, como líquidos de frenos y anticongelantes, todos con tecnología propia”, comenta Gatto.
En 1977, se pone en marcha un nuevo laboratorio equipado y acorde al nuevo crecimiento, se inicia la operación de llenado de envases menores de líquido de frenos, las unidades iniciales fueron Motorcraft, marca de Ford en el mercado de reposición. De a poco, comenzaron a proveer líquidos de frenos y anticongelantes  para equipo original a Chrysler, Volkswagen y Sevel. 
La empresa, consciente del cuidado responsable del medio ambiente, construye en 1979, su planta de tratamiento de efluentes, para procesar 30 mil litros de agua industrial por turno. "Ninguno de estos productos que fabricamos agrede el medio ambiente ni hace ruidos. Tenemos algunas falencias, pero las estamos corrigiendo y hace quince días Acumar nos calificó como empresa no contaminante a pesar de ser una industria química”. 
En 1980, True inicia el desarrollo de productos utilizados en la Industria Petrolera y construye la planta de síntesis química para producir inhibidores de corrosión usados en pozos de petróleo. Un año después, comienza la construcción del edificio de 270 metros cuadrados destinado a oficinas y después de obtener cinco líneas de teléfono, centralizaron la totalidad de la actividad en Monte Grande. 
Un acuerdo con Chemfil Corp., comprada luego por PPG Industries, convierte a la empresa en 1983, en su licenciado para elaborar sus productos para tratamiento de superficies metálicas en Argentina durante 25 años. 
En el año 87, True  compra a Tensa, una empresa líder en sistemas de frenos,  la planta de San Isidro, donde se traslada el envasado de líquidos de frenos, anticongelantes, lavaparabrisas y lubricantes automotrices para terceras marcas. 

"En una época, éramos fuertes proveedores de la industria electrodoméstica, pero en el 90 con la llegada de productos importados el auge disminuyó, era otra tecnología superadora y con costos que permitían competir con lo nacional a tal punto que fueron desapareciendo. Entre los clientes que tuvimos hay que destacar a Siam, hacia productos para el hogar, tenia fabricas de motonetas y de autos e incluso surtidores para estaciones de servicio, empresas de insumos como pistones. Nosotros tuvimos la suerte de formar parte de un momento importante del país, que fue entre el 70 y el 85”. 

En 1993, True inició el desarrollo de anticongelantes con nueva tecnología en base a ácidos orgánicos. En 1998, la empresa certifica ISO 9002 (hoy 9001) y son reconocidos como Q1 por Ford Motors Siderar. Un año después, invitados por General Motors, y asociados a una empresa brasilera establecen Química True Do Brasil. Y Siderar otorga nuevamente el diploma de Calidfad Certificada. 
En el año 2000, acuerdan con Chevron la fabricación de aceites automotrices. Un año después, la empresa certifica ISO/TS 16949 y en 2002, obtienen la certificación de IRAM para envasar líquidos de frenos. 
En el año 2005, se inicia la construcción del nuevo edificio con un laboratorio renovado y equipado y oficinas comerciales. Toyota Mercosur y Toyota Argentina le otorga los certificados a la excelencia en calidad y en logística.  
En 2010, la empresa firma el Contrato de Alianza Tecnológica con Petrofer GmbH de Alemania, líder mundial en lubricantes industriales. A la vez que se construye un nuevo depósito para expedición. En el año en que Química True celebra su 40 aniversario, Ford Argentina los premia nuevamente con su Q1 y son designados como Miembro Activo del comité D-15 Coolants de ASTM Internacional. Es la única empresa sudamericana que participa en el Instituto de Estandarización de Sistemas y Normas de Estados Unidos, en el área anticongelante. 
En 2013, la empresa obtiene la certificación ISO 14001:2004, en el que ratifica su compromiso con el medio ambiente. Comienzan las obras para edificar 2.300 metros cuadrados en el predio sobre la calle Evita, destinados a Logística y Envasado de Anticongelantes, Líquidos de frenos y otros fluidos automotrices. Ese mismo año, Nemak Internacional, los reconoce como el proveedor del año para materiales indirectos, entre sus más de 7000 proveedores a nivel mundial. 
Este año, comenzó a operar el área de logística desde las nuevas instalaciones, con 1000 metros cuadrados de superficie y más de 1000 posiciones para almacenamiento. Firman un acuerdo con Calvary Industries de Estados Unidos, para la producción local de productos con nanotecnología para procesos de tratamiento de superficies metálicas previo a la pintura. 
"Somos el mayor fabricante de anticongelantes del país y tenemos una participación en el mercado que supera el 50 por ciento, tanto en la industria como en el mercado de reposición. El anticongelante también lo utilizan en 8 o 9 aeropuertos del sur del país, que en la época de invierno lo ponen sobre la pista, esto es con tecnología propia”.
Todas las menciones y reconocimientos que Química True recibió durante sus primeros 45 años de existencia, son motivo de orgullo para quienes forman parte de la empresa y recuerdan constantemente el modesto origen de la misma. "Venimos de familias trabajadoras. Dos de los iniciadores éramos técnicos químicos, y fue una decisión que tuvo que ver con una iniciativa de independizarse y hacer algo por nuestra propia cuenta. Es una empresa familiar, muy sólida con gente trabajadora, tenemos una muy buena estructura, sumamente capaz para sostener la empresa, no hacemos cosas muy sofisticadas. Hemos crecido en 45 años, somos líderes porque hemos trabajado bien” define Domingo Gatto. 





Comentarios

Otras Noticias