ECHEVERRÍA SOCIEDAD

Una empresa de crema y chocolate

MC Cream fabrica y distribuye helados a varios puntos de la Provincia de Buenos Aires. La familia Altieri emprendió este sueño hace sesenta y cinco años, y trabaja a diario para verlo crecer.
lunes, 21 de diciembre de 2015 · 10:08
 Mc Cream es una empresa familiar dedicada a la producción, distribución y venta exclusiva de cremas heladas. Está presente en el mercado desde 1986 fabricando productos de primera calidad mediante la utilización de las mejores materias primas y el control adecuado en cada paso de los procesos productivos. De esta manera se ubica entre las fábricas de cremas heladas más importantes a nivel nacional. 

La fábrica está ubicada en Esteban Echeverría, Provincia de Buenos Aires. La misma cuenta con una moderna planta industrial con tecnología de última generación, garantizando un proceso correcto de pasteurización, fabricación, envasado y distribución de distintos puntos de la provincia de Buenos Aires, como  Bahía Blanca, Mar del Plata, Entre Ríos, Rosario, Quilmes, Berazategui, Varela, zona oeste.

La empresa desarrolla una gran variedad de productos para abastecer al mercado mayorista y minorista con las siguientes líneas de productos: consumo masivo, familiar, gastronómica, sabores y diet. También posee un local donde se atiende directamente a los clientes en forma personalizada ofreciendo más de treinta y seis productos en cremas y tortas heladas.

Mediante el compromiso y el esfuerzo diario, Mc Cream tiene la misión de ofrecer un producto y un servicio de calidad que satisfaga las más altas exigencias de los clientes: "Yo empece en la calle Arana 141, en Monte Grande.  Con el paso de los años, el espacio físico se fue tornando cada vez más chico y luego de algunas gestiones en el año 2009 compramos donde nos encontramos actualmente. Después me jubilé y tomaron la conducción mi familia, mis hijas, pero yo sigo colaborando” comenta Domingo Altieri, fundador y asesor de la empresa.

Desde hace sesenta y cinco, Mc Cream nació, creció, se desarrolló y se mudó a un espacio acorde a sus nuevas necesidades de expansión siempre dentro de Monte Grande. "Empecé revendiendo helados, con una marca nacional y después con otra firma y de a poquito decidimos comenzar a fabricar nuestro propio producto, ahí notamos que el negocio servía y en ese momento, tomamos la decisión de dar inicio a la fabricación de helados. Con la ayuda de un crédito de Banco Provincia durante el gobierno de Raúl Alfonsín, pudimos expandirnos y desarrollarnos con mejores maquinarias, pero siempre creciendo en Arana 141”. 

Sin embargo, de la mano del continuo crecimiento de Mc Cream, la primera fábrica no podía acompañar la expansión, había problemas de estacionamiento, perjudicaba la entrada y salida de camiones. Fue un momento en que se produjo el crecimiento de Monte Grande, cuando la empresa había comenzado a funcionar había cien mil habitantes en el distrito en comparación con los 400 mil de hoy.  "Entonces conseguí un predio dentro de Monte Grande porque toda la vida fui de acá y no me animaba a ir a otro lugar. Una vez instalados seguimos invirtiendo, creciendo, la única dificultad que tenemos hace varios años es la luz. No podemos desarrollarnos más por la luz. Hicimos varios movimientos para no achicarnos tanto y de esa manera tratamos de seguir trabajando”. 

"Ésta es una empresa familiar, de lucha, de esfuerzo entre mis hijas, mi señora, todos trabajamos dentro de la fábrica y después fuimos creciendo. Gracias a tener parientes en Italia, tuve la posibilidad de viajar. Eso, el hecho de viajar, me abrió los ojos. La primera vez que viajé, en el año 83, lo primero que quise es conocer las fábricas de helados.  En el 85 compré algunas máquinas para fabricar helado y en el año 88 ya tenia algunas maquinas, en el 86 hicimos la S.R.L. y ahí comenzamos a fabricar helados”.

Esperando que en algún momento mejore este tema de la luz para poder seguir creciendo, la empresa cuenta con 37 empleados, de los cuales catorce son de planta permanente y veintitrés temporarios. Otro factor que cobra importancia en cuanto al personal es la proximidad: "si tuviera que ir a un parque industrial tendría que llevar a la gente en un micro y lo cierto es que cuesta preparar a la gente”. 

Domingo afirma que "Nosotros trajimos la primer máquina robotizada del país, cuando contamos con esa máquina estuvimos 24 horas trabajando, la verdad es que nos fue muy bien”. A la hora de mirar sobre el camino andando también se toma un momento para reflexionar "Yo no apunté al crecimiento rápido, fui muy cuidadoso en no meterme, pero ahora pienso en que si yo hubiese invertido, hubiese sido diez veces más grande, porque había mercado que permitía expandirse”.

Comentarios