SOCIEDAD

La histórica propiedad “La María Lola” será comprada por el Municipio

Se trata de la histórica casa donde vivió el ilustre vecino Luciano Valette. Será adquirida por el ejecutivo municipal para instalar el Honorable Concejo Deliberante. En la sesión donde se aprobó la compra destacaron que se trabajará para catalogarla como monumento histórico del partido.
viernes, 20 de febrero de 2015 · 08:50

Con mucha alegría, ilusión y felicitaciones mutuas entre concejales, miembros del Poder Ejecutivo local y vecinos, se aprobó en una sesión extraordinaria la compra de la que fuere en su momento el domicilio del ilustre vecino Luciano Valette.

"La María Lola”, como fue llamada esta casa ubicada en Sarmiento entre Independencia y San Martín, será utilizada para instalar el Concejo Deliberante que actualmente funciona en la calle Vicente López.

Dentro de las cláusulas aprobadas por unanimidad de los concejales del cuerpo deliberativo se incorporó una resolución para, una vez finalizada la compra, proceder a declarar este edificio como patrimonio histórico de la localidad, así como fue hecho con la puerta histórica y otras construcciones del casco histórico de Monte Grande.

Este logro no fue sólo parte de la gestión de concejales y del poder ejecutivo, quienes lo hicieron posible, sino también de la lucha y perseverancia de muchos vecinos. La institución "Preservando el Patrimonio Echeverriano” fue una de las que se sumó hace años a esta causa, en boga de la conservación de esta y otras propiedades históricas de la localidad.

"Luciano Honorato Valette nació en Canelones, Uruguay, un 29 de agosto de 1880. En 1991 se radica en el pueblo de Monte Grande desarrollando actividades culturales, cívicas y desplegando sus ideas progresistas. En 1913 fue nombrado Defensor de menores del partido naciente (Esteban Echeverría). Fue comisionado municipal en 1930, fundador de la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia y miembro de la Comisión Directiva de la Sala de Primeros Auxilios San José”, recalcaban los miembros de dicha organización en una carta a la presidente del Concejo Deliberante, Analía Pérez, donde solicitaban la conservación del lugar.

Este ilustre vecino también se destacó por su aporte a la ciencia. "En 1904 integró la comitiva que viajó a las islas Orcadas donde estableció un observatorio meteorológico. El 22 de febrero de dicho año, flameo la bandera argentina en el lugar. Con esta comitiva se estableció la primera oficina de correos en dichas islas y la primera correspondencia que partió de allí fue una tarjeta postal enviada por Don Luciano Valette a su prometida Lola Bosch, Finalmente el matrimonio se instaló en nuestro distrito en la propiedad que aún existe "La María Lola”, Sarmiento 213 Monte Grande, y el motivo de nuestro pedido”, recordaban en una carta firmada por Luis Weigandt, secretario de la entidad y Miriam Orlando, presidente de la misma.

"La María Lola” forma parte del preciado casco histórico de la ciudad fundacional de Monte Grande, por lo que es esencial su conservación como fue en otro momento la adquisición de la "Puerta histórica” o la "Primera Municipalidad”, que fue restaurada en su exterior y remodelada en su interior, y donde hoy en día funciona Desarrollo Social.

Forman parte también de los edificios históricos la Parroquia Inmaculada Concepción, la Escuela Nº1 Domingo Faustino Sarmiento, la Comisaría 1º de Esteban Echeverría y la Casa de la Cultura San José, todas ellas cercanas a la Plaza Mitre.

Otros edificios remarcables de la época fundacional de la ciudad, a pesar de no haber pertenecido al ámbito público, son las que fueron en una época residencia de ilustres echeverrianos. Es el caso de "Villa Antonieta”, que fue la quinta del Ingeniero Perrone; "La Casa de Don Luis Guillón”; la casa de "Los Cuatro Caminos”; "La Isolina”, antiguo hogar de Don Herminio Constanzó; y la Farmacia "Roza”, la primera del pueblo allá por 1906, entre otras.

"Esperamos tengan en cuenta la importancia para nuestro distrito, que esta propiedad no sea un nuevo negocio inmobiliario. Esta comisión pretende que se preserve la fachada de la misma, no importan las modificaciones en su interior ya que es imposible obligar a alguien a vivir como en 1900, pero la fachada es algo que creemos que no cambia la vida de una familia, por el contrario, vivir en una casa histórica es motivo de orgullo”, culminan desde Preservando el Patrimonio Echeverriano respecto a "La María Lola”, suerte que desean para todos los demás edificios antes nombrados.

Comentarios