ECHEVERRIA SOCIEDAD

No es un problema menor

¿Qué pasa cuando un menor es detenido? ¿Cómo funciona el sistema penal en esos casos? Ocho de cada diez de ellos tienen entre dieciocho y veinte años. Un testimonio que ejemplifica la problemática.
domingo, 24 de mayo de 2015 · 19:33

El 10 de diciembre de 2015 la Declaración Universal de Derechos Humanos cumplirá 75 años, bajo el concepto más amplio de libertad transmite la idea de que el desarrollo, la seguridad y los derechos humanos se apoyan mutuamente en los principios del Estado de derecho. Esta Declaración aún continúa teniendo la misma fuerza y exigencia que en 1948 para todos los ciudadanos del mundo, sin distinción de su edad.

La Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) define como "niño” a toda persona menor de 18 años de edad, y compromete a los Estados Partes a promover el dictado de leyes y procedimientos especiales para los niños de quienes se alegue que han infringido las leyes. Queda configurado de este modo un límite decisivo para regular dos sistemas penales netamente diferenciados: el Sistema Penal para Adolescentes –destinado a los adolescentes infractores o presuntos infractores-, y el Sistema Penal General –establecido para los infractores mayores de 18 –.

La situación de los adolescentes en el sistema penal comprende una problemática que atañe y aqueja no solo a la sociedad en su conjunto sino que desde la esfera gubernamental se promulgó la Ley 26.061 que modifica sustancialmente el Régimen Penal de la Minoridad (Decreto Ley Nº 22.278) por un sistema de Responsabilidad Penal Juvenil en el cual el encierro sea el último de los recursos. La Ley Nº 26.061, promulgada el 21 de octubre del 2005 se inscribe en la doctrina de la protección integral de la niñez y la adolescencia. La nueva normativa dispone la creación de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) como órgano dependiente del Ministerio de Desarrollo Social. En el año 2005 el Consejo Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia tenía bajo su órbita siete centros de privación de libertad para adolescentes –los Institutos de Menores denominados: Centro de Admisión (CAD), San Martín, Manuel Rocca, Belgrano, el Instituto Agote, Casa Joven e Inchausti–, siete Residencias de Convivencia e Integración Comunitaria –centros de restricción de la libertad pero de puertas abiertas–, y el Programa de Libertad Asistida. De estos siete Institutos sólo dos están destinados a albergar mujeres y los cinco restantes son para varones. Entre estos últimos la mayoría tiene como objetivo alojar adolescentes que superan los 16 años de edad, sólo el Instituto San Martín puede recibir niños y adolescentes menores de 16 años. En el caso de los Institutos para mujeres, los dos están habilitados para recibirlas entre sus 14 y 21 años.

La mayoría de los países de la región tienen en funcionamiento distintos sistemas de responsabilidad penal juvenil, que inician desde los 12 años y cuyas medidas punitivas aspiran a la resocialización de los jóvenes y a un contenido socio-educativo. Como característica general, comparten la privación de libertad únicamente como último recurso con un promedio de reclusión de 3 a 5 años. Argentina es el único país con menores condenados a cadena perpetua y tiene cuatro sanciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por no respetar los principios internacionales.

El recorrido que básicamente hace una persona menor de edad al momento de su detención por la comisión de un hecho ilícito es el siguiente: se lo detiene durante un par de horas en cualquier comisaría y luego es enviado a alguna institución – según cada provincia – donde se realiza un diagnóstico para ver en el caso de que el menor siga internado, a cuál de los institutos se lo puede derivar. Estas casas de admisión funcionan porque su razón de ser es poder encuadrarlos de manera más precisa.

La primera responsabilidad como sociedad y como Estado es poder detectar que hay chicos en situación de total vulnerabilidad desde antes de los 16 años que es cuando los marca si cometen un delito y los estigmatiza absolutamente. Los chicos que son institucionalizados a los 15 o 16 años generalmente son chicos pobres en situación de calle desde su primera infancia y a quienes el Estado no supo darles una respuesta a esa situación hasta que el chico ingresó en el sistema penal, que es por excelencia el brazo punitivo que debería utilizarse en situaciones extremas.

Con la muerte de Diego Borjas, el adolescente que falleció trágicamente por las quemaduras que sufrió al prender fuego un colchón en una celda de aislamientoen el Instituto de Menores "Luis Agote” el 2 de diciembre de 2014, se reabrió el debate de si es necesario tener una ley penal juvenil que legitime los derechos de los menores cuando ya se convirtieron en delincuentes.

La última vez que se trató el tema de la responsabilidad penal juvenil fue con la media sanción del Senado en el año 2009, votada por la mayoría de los partidos políticos. En Diputados se trató pero no llegó al recinto por la falta de acuerdo en las comisiones. El problema central en la Cámara Baja radicó en la edad. Este proyecto establecía que serian punibles las personas mayores de 14 años que hubieran cometido un delito con una pena mínima de tres años y los mayores de 16 cuando sea un delito con un mínimo de dos años. En todos los casos se los deberá juzgar en un sistema especializado en menores y no se le podrán aplicar las mismas penas que a los mayores.

"SI TE DETIENEN" es un folleto escrito creado por la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires en el cual se informa del procedimiento que debe resultar de una posible detención:

SI SOS MENOR DE 18 AÑOS Y TE LLEVAN DETENIDO, debes tener en cuenta que:

- Al entrar en la comisaría, el policía debe avisar inmediatamente al juez de menores, al fiscal, al defensor y a tu padre, madre o tutor.

- No pueden encerrarte en un calabozo.

- No pueden tenerte en un lugar en el que haya detenidos que sean mayores de edad.

- No pueden esposarte.

- No pueden quitarte el cinturón o los cordones.

- No pueden tomarte las huellas digitales.

- Tenés derecho a saber qué juez y qué defensor se ocupan de tu caso.

- Cualquier irregularidad cometida por la policía durante tu detención puede ser denunciada por tus padres en la fiscalía de turno.

- Es importante que un padre o tutor se presente cuanto antes en la comisaría.

- Recordá que aunque siempre es recomendable salir a la calle con documentos, los menores de 18 años no pueden ser detenidos por averiguación de identidad.

NO IMPORTA DONDE NO IMPORTA ESTO PASA

"Me allanan mi casa un 25 de mayo, fue eso de las cinco de la mañana recuerdo escucho ruidos y creí que me estaban robando. Primero me invadió un miedo tremendo. Por temor a que le hagan daño a mi familia salgo de mi cuarto y dos personas me apuntaban con escopetas indicándome que me tirara al piso y me esposan. Luego en el comedor y veo que todos están uniformados y mi familia, los hombres mayores de edad, esposados. Somos nueves integrantes en mi familia junto con mi mamá y mi padrastro.

En el comedor me hacen ponerme boca abajo y me preguntan mi nombre. Se lo digo y por una radio indican que es positivo el allanamiento. Pasan a decirme cual es el motivo detención: robo en poblado y en banda agravado por el uso de armas de fuego.

Era increíble lo que me decían, yo laburaba 8 horas y luego de ahí me iba a la facultad, había conseguido el segundo mejor promedio en el secundario. No cabía en mi cabeza en que perfil de ladrón encajaba yo pero luego lo comprendí me juzgaron por mi condición de pobre, vieron mi casa precaria, mi cantidad de hermanos y dijeron éste puede ser.

Pasan a requisar mi casa para buscar los elementos sustraídos a la persona afectada por el robo, como no tengo mucha información sobre detenciones creí que me llevaban y al otro día salía no llegaba a ver la gravedad del hecho.

Un policía en todo momento diciéndome que sabían quién era yo que le diga dónde están las cosas. No encontraron nada, así que nos llevaron a la comisaría a mí y a mi hermano para averiguación de antecedentes. En el viaje recuerdo que pasamos por la facultad en la cual estudio, le digo a unos de los policías: ayer me saqué un nueve y creía que eso lo era todo. ¿Acaso el fiscal sabe que me puede hacer perder mi carrera? A lo que responde: el fiscal no va querer equivocarse tenés para rato no te preocupes por tu carrera.

En el destacamento me toman datos y huellas dactilares. Nos tiran a mí y a mi hermano a un pasillo que se encontraba uniendo a dos pabellones y un patio que contenía detenidos.

Al otro día nos llevan al juzgado que se encontraba de feria por ser fin de semana, es el peor de los lugares que conocí en mi vida te tienen desde que sale el sol hasta tarde sin comida ni agua, estamos junto a otros presos de otros lugares todos juntos en una jaula como las leoneras. Nos llevan a hablar con defensores que no eran nuestros y nos aconsejan no declarar por lo que la causa se retrasa aún más. Tampoco estaba el fiscal que me señala como partícipe del hecho. Además nos dicen que van a pedir, no me acuerdo el nombre pero era que esperemos el proceso pero fuera de la cárcel, creo que es excarcelación.

Después viene la parte más difícil para mí porque pasan días sin respuestas de nadie en donde me comunicaba con mi familia a través de esquelas. Comienzo a pensar que la libertad del hombre es una mentira que otros pueden decidirla en un abrir y cerrar de ojos. Que uno está desnudo frente al mundo. Pasa una semana sin respuestas, el viernes es día de visita, sólo un familiar directo puede visitarme así que viene mi mamá. Me cuenta que a la persona que le robaron ingresándole a la casa es un vecino nuestro, era un compañero de fútbol mío, jugaba para uno de los equipos en el torneo que juego los domingos. Primero se enfureció mi familia creyendo que lo habían hecho a propósito, luego vieron que no era así, que no estaban al tanto de lo que ocurría, la familia de mi ex pareja los conocía y les explicó todo. Allí vieron que había un error.

El lunes, después de una semana, nos vuelven a llevar al juzgado, esta vez nos llevan con nuestro defensor quien nos pone al tanto de todo. Me dice que la única prueba por la que yo estaba detenido era un apodo "chiquito” que habían dados los damnificados. En la denuncia los damnificados habían dado dos nombres y un apodo, ninguno de los dos nombres era el mío ni el apodo. Me dice que en el barrio hacen una investigación buscando a un tal chiquito y terminan dando conmigo. El día del hecho yo había ido a la facultad, ya que estaba en el curso de ingreso. El robo fue a las 23 hs y yo salí a las 21, después de la facultad supuestamente yo habría ido a robar.

El fiscal no investigó nada, necesitaban un gil y me metieron. En el juzgado conocí historias de pibes que los habían molido a golpes, me hacía recordar todo a los relatos de la dictadura sobre torturas y abuso de poder, era una dictadura implícita.

En una esquela me cuentan que están juntando firmas y que el damnificado iba declarar que yo era inocente porque sabía que yo no tenía nada que ver. Unos días después me llega el rechazo a mi pedido de excarcelación, perdí las esperanzas, dicen que la vida es o son posibilidades yo no veía más que una. Pensé que me iba a quebrar en algún momento pero no pude hacerlo nunca fue una deuda que me quedó de allí adentro.

Un día me despiertan y me dicen que me llaman en la entrada al pabellón. Un oficial me mira y me dice prepará tus cosas. Primero me nació la duda si me llevaban al penal que era el miedo de todos los presos de comisaría pero mis compañeros reconocieron que como me pidieron un número en realidad me dejaban en libertad. Creí que todo terminaba ahí pero no, yo quedaba libre por falta de pruebas pero seguía en la causa. Pasa un año y sigo sin noticias hasta que recibo el sobreseimiento, quedo fuera de la causa sin recibir nada tras el hecho, ni disculpas, ni perdón ni nada que sea sinónimo de eso. Mi defensor también me dio una gran mano. Es el que te brinda el Estado ya que yo no me lo podía pagar. Ya pasó mucho del hecho fue duro pero creo que pude seguir. Nunca pude llevar acciones legales frente a los que me hicieron pasar por esa instancia. Porque desde lo económico no podía hacerlo pero es un tema cerrado para mí."

Comentarios

Otras Noticias