ECHEVERRÍA - SOCIEDAD

Fernando Javier Aldes: la historia de vida de un Policía Local

Con 35 años, es uno de los oficiales de la nueva Policía Local. Tras varios años alejado de su familia consiguió un puesto de trabajo en su ciudad de origen y cerca de sus seres queridos. Con emoción relata su historia y misión para con los vecinos de Esteban Echeverría.
jueves, 07 de mayo de 2015 · 14:46

La historia de este oficial de la Policía Local comenzó ya hace muchos años por estas mismas tierras. Su vocación y deseo lo llevaron a los jóvenes 18 años a convertirse en un oficial de la policía pero el destino reparó para él un destacamento lejano, en el sur. La creación de la Policía Local le dio la posibilidad, tras varios intentos frustrados, de volver al lugar donde se crió y donde formó su hogar.

"En mi familia todos somos de las fuerzas y por una decisión de vida me encaminé hacia la policía”, comenta. "Mi destino fue el sur y a través de toda esa distancia quería estar con mi familia, pedí un traslado y no pudo ser. Gracias a quienes dirigen Esteban Echeverría y al gobierno, que ofrecieron esta policía, pude acercarme a mi familia de nuevo. Me tuve que ir de mi fuerza original y me dieron la posibilidad de ingresar a la escuela”, comenta. "Estoy entusiasmado de proteger y de servir a mi familia y a mi sociedad”, añade con emoción.

Hoy es uno más de los policías que protegerán al distrito, con alegría y lágrimas en los ojos por la emoción que lo alberga comenta su situación. "Mi historia es querer estar al lado de los míos. Siento que me cobijaron, por eso mi decisión de formar parte de esta fuerza, de proteger y de servir a los demás hasta el último día que me quede. Estoy muy agradecido de quienes gestionaron todo para que jóvenes como yo, que estaban lejos de su familia, puedan volver a sus orígenes”, destacó.

Fernando tiene actualmente 35 años y es encargado de línea de la Escuela Municipal de Policía. "Vamos a demostrar día a día cómo trabajamos, todo lo que nos dieron, vamos a mostrar nuestro trabajo protegiendo y sirviendo a la gente”, asegura. No obstante, la capacitación y estudio de los cadetes todavía no terminó. "Es un día a día, esto no termina acá, recién empieza. Los seis meses fueron intensos, con buenos profesores, buenos instructores. Hay que estar día a día constantemente en el campo, de las 8 de la mañana a las 7 de la tarde, de lunes a sábado”, destaca respecto al curso intensivo de 6 meses y su futuro trabajo en las calles.

"Queremos cambiar, poner de nosotros para que la gente nos vea y diga: ‘esto es lo que queremos’. Queremos cambiar la policía, queremos cambiar algo, pero si no empezamos desde la escuela no vamos a poder cambiar nada. Yo, como encargado de línea de la escuela, instruí a mis camaradas a cada uno de estos cadetes junto con mis compañeros, y vamos a seguir educándolos a cómo hablar como la gente, cómo actuar, cómo comportarse”, aseguró Fernando Aldes. "A los aspirantes les inculcamos esta disciplina para que no cambien, para educarlos. Es ahora, trabajar día a día, ayudar al ciudadano común en sus necesidades, volver a tener respeto por los adultos que es algo que se perdió; el profesional tiene que venir a educar, al servicio de los demás”, culminó.

Comentarios

Otras Noticias