ECHEVERRÍA - SOCIEDAD

La salud va a la justicia

Con reclamos y disputas legales entre ambas partes, los trabajadores del Hospital Santamarina y el Estado municipal no llegan a un acuerdo. Recientemente se han iniciado nuevas causas a médicos del establecimiento por superposición de horario, fraude al Estado o incumplimiento de las tareas.
lunes, 15 de junio de 2015 · 08:14

Con varias movilizaciones desde la Cicop, gremio que nuclea a los médicos de la provincia de Buenos Aires, en reclamo de situaciones que según el Municipio no son tales, se han observado en algunos médicos del establecimiento conductas que perjudican a la atención de los pacientes en el día a día.

Una de las disputas legales viene ya desde hace tiempo, con un agravante reciente. Se trata del juicio laboral contra el Jefe de Unidad de Terapia Intensiva, Justo Miguel Ángel Molinas, quien tenía superposición horaria entre sus turnos en el hospital Grieson de Guernica y el Policínico Local. Reintegrado en su puesto por orden del juez, tras haber tomado irregularmente un cargo dentro del gremio, y con incumplimiento de sus horarios, ha sido señalado por varios testigos como el autor material de la obstrucción y posterior ruptura de la caldera del área de terapia intensiva, que desde el Ejecutivo califican como sabotaje.

En una causa que está actualmente a cargo de la UFI número dos de Esteban Echeverría, la directora de obras hospitalarias, Adriana Fernández Guevara, testificó haber encontrado restos de bolsas de nylon, veinte sábanas y aproximadamente veinticinco sachets de suero dentro del sistema de calderas al ir a revisarla por su mal funcionamiento. Tras detectar el problema, cuya reparación significó un monto superior a los veintinueve mil pesos, algunos trabajadores del hospital señalaron en los Juzgados como autor de los hechos al Jefe de la Unidad de Terapia Intensiva, quien habría sido visto retirando la reja que protege el ducto de la calefacción y tirando adentro – esto ocurrió posteriormente al arreglo-, un frasco de suero.

Paralelamente, también se han ido investigando otros casos donde se detectaron irregularidades. Las medidas legales se extendieron al neurólogo César José Gigante, quien está siendo investigado por fraude contra el Estado Municipal. En 2011,tras haber pedido una licencia con goce de sueldo de nueve meses por ‘Burnout’, o sea estrés laboral, y siendo la misma ratificada por la junta médica, seguía atendiendo pacientes en consultorios privados facturándole, inclusive, a algunos pertenecientes a la obra social provincial IOMA. No es el único punto en su contra. Revisada la planilla de consultas ambulatorias dentro del área de internación, es decir los controles realizados a los pacientes internados, el neurólogo no tiene actividad registrada durante todo el año 2014, por lo que, su supone, se habría negado a atender dichas situaciones figurando oficialmente como presente. Esto obligaba a realizar la atención a los otros tres especialistas del área, que poseen un índice diario no menor a 7,5 intervenciones.

En consonancia con estas actitudes irregulares en la atención, el panorama se extiende hacia el médico cirujano, y presidente de la Cicop Echeverría, Carlos Gracia Costa. El mismo está siendo investigado por la baja cantidad de cirugías realizadas. "Durante el trimestre, doce semanas, sólo realizó una cirugía programada, y seis cirugías de urgencias. La media de un cirujano por semana está entre 5 a 7 programadas. Su sueldo bruto es de treinta y nueve mil pesos”, asegura el secretario de Salud Andrés Burke Viale.

La imagen negativa del Policlínico radica también en los comentarios de los pacientes acerca de la falta de insumos, que sin embargo se han multiplicado significativamente en los últimos años. El stock de los medicamentos y el listado de drogas disponibles en la farmacia hospitalaria se encuentran en el vademécum publicado en internet, al que pueden acceder todos los vecinos ingresando en http://www.estebanecheverria.gov.ar/, en el área de salud pulsando la opción cuadernos. El mismo también es una herramienta para que los propios médicos puedan pedir, basándose en estudios e investigaciones, la incorporación de otras sustancias necesarias o la denuncia de efectos adversos de las ya existentes.

Esta novedad es parte de la evaluación tecnológica sanitaria, mediante la cual se rigen desde el Estado para las nuevas incorporaciones en materia de tecnología y equipamiento. En este sentido, Burke Viale aclaró que hay cierta tecnología reclamada por los médicos que no se implementa por una cuestión de organización mayor. "Esto tiene que ver con una vieja discusión vinculada con la regionalización de la salud, con la cantidad de población y con la aplicación de protocolos sanitarios. Eso hace que en el Hospital del Bicentenario se justifique la implementación de un tomógrafo y en el Policlínico no. Por eso viene el mamógrafo y no el tomógrafo, porque el futuro del hospital Santamarina es ser un centro de atención a la salud de la mujer”, aseguró.

Otra de las denuncias por parte de la Cicop es la aplicación de una "política de ajuste” que no sería tal. En estos años de gestión aseguran desde el Ejecutivo que se ha avanzado mucho en derechos de los trabajadores de la salud, entre otras cosas equiparando los sueldos del Municipio con los de la Provincia. De igual manera, se sigue teniendo en cuenta la carrera hospitalaria y la actualización profesional, siendo que a aquellas enfermeras que siguen con la capacitación y se reciben con una licenciatura se les reconoce el esfuerzo con un incremento económico tras presentar el título.

No obstante, se plantean algunos cambios a la ordenanza vigente desde 1989 con relación a la recategorización o promoción automática que, prevista dentro de la carrera hospitalaria, se realiza cada cinco años. Ante la falta de respuesta de los médicos observada por el municipio frente al incentivo de asumir un cargo superior, se suspendió dicha medida para incorporar algunos cambios. "A esta gestión le sumamos que vamos a evaluarlos aparte de darles la posibilidad de ser recategorizados, porque tiene que ver con la calidad sanitaria que hay que darle a los vecinos, demostrarles que de 2012 a la fecha ha habido una mejoría en la actualización profesional”, explicó el Secretario de Salud.

"Queremos que los pacientes puedan atenderse y no ser maltratados y pedir los medicamentos que necesitan en la farmacia del hospital. Hay un malestar en el que se ha ido perdiendo el humanismo médico para con los pacientes y sus familiares”, culminó respecto al conflicto.

Comentarios