Entrevista

Gillespi, hombre de varios talentos

Conductor de radio, músico, escritor, periodista, compositor.
domingo, 13 de septiembre de 2015 · 13:06

Cuando era joven y el común de la gente todavía lo conocía como Marcelo Rodríguez, integró una de las bandas más importantes de la Argentina, Sumo. Con el tiempo, no sólo supo darse a conocer como Gillespi sino también como uno de los trompetistas que tocó con una gran variedad de artistas, participó de recitales únicos como la última gira de Soda Stereo, y se destacó como solista. Publicó libros, cd ́s y realizó participaciones en distintos medios de comunicación. Oriundo de Monte Grande, viaja por todo el mundo debido a su extensa carrera.

¿Siempre viviste en Monte Grande? ¿Es muy distinta la ciudad de lo que era antes?

Sí. Me sorprende lo que es la calle Alem, que ya no podés estacionar, si tenés que ir a la municipalidad a hacer un trámite dejás el auto a cinco cuadras. Eso no existía antes. Todas esas cosas hacen que vayas perdiendo la tranquilidad, es natural. Monte Grande es una ciudad que nadie imaginaba el desarrollo que iba a tener. Esto estaba pensado como un pueblo de casa quintas de médicos de Capital, era un desierto de lunes a viernes, las calles estaban vacías, la gente estacionaba donde quería, los pibes jugaban a la pelota en la calle, quizás pasaba en muchos lados pero este lugar era particularmente un lugar de propiedades muy grandes, sobre todo del otro lado de la vía y después bueno, de los ‘90 en adelante, llegó un alud de gente en forma desordenada.

Vos trabajás mucho en Capital, ¿No pensaste en mudarte allá?

Para vivir no, nunca me gustó. Yo nací acá hace cincuenta pirulos y mis primeros veinte años digamos que son muy formativos, medio fundamentales. Capital para mí es un lugar donde perdés la dimensión un poco de las cosas pero no me refiero solo a cosas naturales que bueno, eso era al principio lo que me importaba, el contacto con la naturaleza como quien dice, el tener un espacio verde, en verano poder tirarte a una pileta o debajo de un árbol a leer un libro.

Pero, Monte Grande hoy está muy urbanizada…

Es como una especie de ciudad también, por eso te digo, estas cosas yo las pensaba en virtud de lo que vivía a los veinte años, yo andaba en bicicleta, tocaba con un montón de músicos que había en la zona, era distinto.

¿Por qué elegís quedarte?

Tengo toda mi familia acá, mi vieja que ya está grande, mis amigos porque la verdad es que mis amigos de aquellos viejos tiempos los sigo teniendo aunque tengo nuevos también relacionados con mis actividades. El fin de semana lo disfruto mucho pero "indoor”, en mi casa, me gusta cocinar, quizás en otro lugar pasaría lo mismo. Lo que sí es cierto es que la realidad es muy distinta cuando vos tenés un trabajo en Capital eso divide las aguas bastante para el que vive acá. Yotrabajo en el centro hace más de veinte años diariamente y a veces te separa una hora y otras, tres horas, dependésde infinidad de alternativas. Entonces es como que los que trabajamos en Capital tenemos un poco más de velocidad que los de acá, que siguen estando con el pulso del pueblo, no trabajan a más de cinco minutos de su casa y eso les eleva muchísimo la vida, cada vez peligra más mi tema laboral porque esta distancia es más difícil recorrerla, Buenos Aires implica su propio caos. Estoy evaluando un futuro dóndetendré que tomar alguna determinación.

¿Cómo fue el cambio cuando saliste de Monte Grande y te empezaste a meter en la música? ¿Tu época con Sumo?

Sumo se transformó en una cosa muy grosa por el peso propio de Sumo, digamos, yo tuve poca participación pero bueno, eventualmente estuve. Pero, Sumo era partetambién otras cosas muy interesantes que sucedían, lo que pasa es que Luca Prodan es un personaje tan zarpado, su muerte…

Luca es un mito

Claro y su muerte fue algo muy shockeante porque nunca se resolvió y eso le dio una trascendencia a la banda muy importante, posterior al grupo porque, volviendo al comienzo de la pregunta, yo empecé a vincularme con Capital como músico porque aquí no sucedía demasiado. A mí me empezó a gustar la trompeta, acá no había nada, solo un amigo que tenía una trompeta, Humberto Fini, que era el hijo del dueño de una farmacia muy conocida. Al margen de eso, yo no tenía forma de ver trompetistas, sino te movías a Capital, no podías. El mundo del jazz a mí me gustaba mucho y no había movida acá… entonces empecé a tomar el tren Roca, el Cañuelas, y aterrizaba en la calle Corrientes, me compraba libros. Fue toda una época donde yo descubrí un montón de cosas.

¿Un cambio personal dirías?

Sí. Como que empecé también a fascinarme por la literatura, los escritores, tome la decisión de estudiar psicología en la UBA.

¿No terminaste la carrera, no?

No terminé la carrera, para bien de los pacientes. No sécómo hubiera sido pero me gusta igual conversar, escuchar lo que opinan las personas y tratar de solucionar distintas cuestiones en mi humilde medida.

¿Solés analizar mucho a la gente?

No pero a veces trato de encontrar una lectura que no es la evidente a las cosas. A veces las personas son complejas o medianamente complejas, muestran una cosa y esconden otra, la verdadera intención. Qué sé yo, ponele, el chiste. Es siempre el vehículo de algo agresivo o de una crítica, viene de gente muy maliciosa.

Pero vos sos un tipo muy gracioso

Sí, pero soy un cretino. Los inventan chistes o los escriben, son gente en general tímida pero no buena. Están pensando maldades todo el tiempo porque un chiste funciona con eso. Entonces, esa parte de la psicología me interesó, lo que no me interesó decididamente es la parte clínica, o sea, consultorio, yo como paciente si pero para laburar de eso no.

Sos como una "rata de libros”

Sí, entonces, cuando en cuarto año empecé con la parte vinculada a la clínica, y empezaron prácticas en neuropsiquiatricos y cosas así, me espanté, dije ´yo no puedo soportar esto´.

¿Ya vivías de la música?

Estaba ahí, pero la decisión de dejar la facultad me hizo jugármela más por la música

Igual calculo que haber estado en Sumo por ahí te dio cierta "chapa”

En realidad lo que me ayudó mucho fue la amistad con Pettinato porque es un gran generador de trabajo. Está loco pero labura un montón, las dos cosas son a la vez, entonces, todo aquel que está en su entorno, termina haciendo cosas, termina ayudándolo en la parte de la música, del humor o en la televisión. Y en esa época nosotros éramos muy amigos, muy compinches.

¿Hoy también?

Hoy también, lo que pasa bueno es que han pasado muchos años y también el hecho de la distancia, donde vive uno y donde vive el otro influye. Él ha venido a mi casa, hemos caminado por la calle Alem un día, incluso quería alquilar una casa del otro lado de la vía que le había encantado, una cosa de locos, al otro día se olvidó.

Tocás junto a bandas y de forma personal. ¿Qué experiencia te gusta más?

Me gustan las dos. Lo que pasa es que bueno, son cosas diferentes porque para el común de la gente es mucho mejor River que un boliche de la vuelta de tu casa. Y sí, es mucho mejor pero también son cosas completamente distintas, para subirte a River tenés que haber hecho varias cosas antes.

Acompañaste a bandas muy grosas

Yo tengo como una forma de tocar la trompeta que es popular porque hay trompetistas más académicos que estudian un montón y que tienen un sonido más jazzístico. A mí me gusta pegar una cosa que no sea tan alejada del estilo del grupo para el que me convocan, entonces si me llamaste para hacer una cosa y yo me pongo a laburar esa idea con vos, a ver qué puedo aportar peor no hacer la mía y cagarme en todo. Trato de ver si es que sirvo para que el resultado sea algo mejor de lo que era antes.

Trabajás en distintos medios de comunicación, ¿Qué ámbito te gusta más?

La radio me encanta. Me gusta mucho porque es un lindo medio, es compañía, es más cercano. La televisión no me gusta tanto pero reconozco que es donde mejor se gana dinero pero bueno, qué sé yo, en los últimos años, el ´minuto a minuto´ y todo eso fue moldeando hacia una televisión de escándalo donde se dice mucho´último momento´o ´urgente´. Todo eso genera un mensaje que no me gusta porque produce estrés.

¿Te parece complicado el medio en general?

Yo me fui alejando del quilombo por propia decisión, con todo lo que implica, perdés popularidad porque la televisión es una gran cañón de fama pero bueno, yo prefiero eso, andar por la calle tranquilo y tampoco me gusta demasiado la mayoría de las cosas que suceden en la televisión. No me quiero hacer el excéntrico o el moderno pero la verdad es que miro bastantes cosas de cable. Le pongo onda a la tele pero no lo puedo soportar, aparte tengo hijos y los mensajes son confusos. Es todo frivolidad.

¿En qué estás trabajando ahora?

Haciendo radio en la ´Nacional Rock´ que es nueva y hace tres años que estamos ahí, estoy contento, con Malena que esuna vieja amiga y hacemos el programa ´Burundanga´.También hago ´Diario de un hombre rana´ a partir de un convenio con la Universidad Nacional de Córdoba. Hablo de determinados artistas y pongo música sobre eso, voy contando historias de músicos de todo el mundo. Ya sale en seis provincias, en lugares como Olavarría, la Universidad de Cuyo, Azul, Entre Ríos. Además, en los próximos meses posiblemente vuelva a trabajar con Dolina.

¿Tenés proyectos relacionados con la música?

Estoy por lanzar un cd que va a salir en octubre y haremos algunas presentaciones.

¿En literatura?

Cada tanto escribo un libro y lo publico. Ahora estoy en el cuarto libro con la Editorial Planeta que tiene anécdotas del rock y me tiene muy entusiasmado. Tiene mi visión de las cosas que, por supuesto, es subjetiva. En muchos de los capítulos hay conversaciones que tuve por ejemplo con Sppineta. Cada tanto iba a la casa del flaco y un 26 de diciembre hicimos una charla que fue espectacular y duró tres horas. El libro contiene un poco de eso, el rock desde puertas dentro, no es sobre la estrella de rock sino la vida doméstica, sale el año que viene pero está prácticamente terminado.

 

Comentarios

Otras Noticias