sociedad-Nacional

¿Quiénes son los ganadores del nuevo modelo económico argentino?

Hahblamos con el docente de economía de la Unlz, Carlos Andujar, sobre el nuevo plano político económico de la Argentina y lo que se viene en el país.
jueves, 04 de febrero de 2016 · 07:44

A modo de introducción, según mi punto de vista, lo más importante para destacar en estos tiempos es que todo lo que está aconteciendo en el plano político económico no es inevitable, sino que se trata de un accionar apoyado por un discurso hegemónico elaborado desde el Gobierno y que es reproducido por los medios masivos de comunicación que afirman que "no quedaba otra” que llevar adelante esta serie de alternativas conservadoras que se han tomado, basándose en reclamos típicos del ala neoliberal, como los que aseguran que el tipo de cambio estaba atrasado, que había que devaluar a como dé lugar para reducir la inflación, que el déficit fiscal era insoportable y que no quedaba ninguna otra solución que aumentar los impuestos y quitar los subsidios. Desde aquellos sectores lucharon por dar la impresión de que la  Argentina estaba aislada del mundo y que era necesario "abrir la economía”, al tiempo que caracterizaban de inevitable el acuerdo con los fondos buitre que comenzó a gestionarse  esta semana, el cual considero lamentable.

La realidad indica que en economía hay muy poco de inevitable y que detrás de este paquete de medidas de corte neoliberal hay mucho de decisión política. Considero esencial plantear este escenario bajo la lógica "ganadores vs. perdedores”,  ya que otro discurso hegemónico que se instaló es el de que este ajuste sí o sí "lo tenemos que hacer entre todos” y que si "no se puede comer lomo que no se coma”, remitiéndome a declaraciones de estos días por parte de funcionarios de la gestión macrista. Pero  esto no es así.

Los claros perdedores de este nuevo ajedrez son aquellos que perciben ingresos fijos en pesos, es decir, los trabajadores asalariados y los jubilados, que conforman la gran mayoría en nuestro país. Ellos devinieron perdedores a merced de que otros hayan sido los grandes beneficiados con este paquete de medidas, y esto hablando  de dos sectores concentrados: los exportadores agropecuarios e industriales y los integrantes del sector especulativo financiero. Los primeros se vieron beneficiados con la aparición de un ingreso diferencial extraordinario de la noche a la mañana y sin mover un dedo, principalmente por dos razones: por un lado, con la quita de retenciones comenzaron a recibir un 40 por ciento más de ingresos en pesos por cada dólar que exportan, mientras que por otro se vieron abaratados los salarios que tienen que pagar gracias a la devaluación, ya que los mismos están atados al valor de cambio de la moneda extranjera.

El otro sector ganador, el especulativo financiero, también se vio beneficiado por esa última medida, además de relamerse  por el aumento de las tasas de interés. Con estas reformas, el Gobierno nacional dio lugar a la liberación del mercado financiero, el cual estaba más intervenido por el gobierno anterior, que llegó hasta reformar la Carta Orgánica e implementó tasas mínimas y máximas en un tiempo en el que se vuelve esencial retener capitales y que no se vuelvan ingresos "golondrina”. Ahora, en cambio, se permite la entrada y salida de capitales con mucha más facilidad, y, sí a eso le sumamos la suba de la tasas de interés, nos  preparamos para asistir a un escenario de puja de intereses inter capitalistas, porque a los bancos y a los especuladores no les importa mucho el tipo de cambio, sino que el mismo se mantenga estable en el tiempo y que las tasas les impliquen una ganancia financiera en función a ese tipo de cambio. Pero a su vez  los exportadores quieren que ese tipo de cambio siga subiendo y por eso  pujan y machacan por una mayor devaluación, para sacar el máximo rédito posible.


Comentarios