SOCIEDAD-ECHEVERRÍA

"Popeye", un ícono de la calle Alem

El bazar 'Popey' se mantiene intacto hace 68 años y ya se ha convertido en uno de los locales ícono de Monte Grande.
miércoles, 27 de abril de 2016 · 12:42

"Popey" está ubicado en Alem al 100, en pleno corazón de Monte Grande. Hace 68 años este bazar comenzaba a escribir su historia de la mano de José Mayer

Cientos de recuerdos vienen a la mente de los vecinos que comenzaron a comprar en este local que primero comenzó siendo una ferretería, juguetería con artículos de bazar que se llamaba "El Obrero". Con el paso del tiempo, esta familia decidió dedicarse de lleno  a esta última rama que hasta el día de hoy mantienen. 

"Somos de los pocos bazares que quedan en la provincia, deben haber otros pares pero ninguno vende el tipo de producto que nosotros tenemos" cuenta Pablo o "Pablito" como le dicen algunos vecinos. Él es el encargado de continuar con esta empresa familiar, el barrio lo vio crecer y es casi imposible que el diminutivo se despegue de su nombre.

Sus padres, José y Rosa, eran polacos y vivían en Adrogué. Un día decidieron buscar nuevos rumbos y eligieron crear su futuro  Monte Grande, justo en lo que hoy es el centro de esta ciudad. El dueño del terreno en donde se instalaron fue Pedro Cervetti quien arregló el trato casi "de palabra" con Don José.

Pasó el tiempo, el negocio comenzó a crecer y Rosa propuso cambiarle el nombre al local por el de un personaje infantil, "El primero que se nos pasó por la cabeza fue Popey, estaba de moda y nos gustaba a  los chicos,aparte vendíamos juguetes entonces ese fue el nombre elegido" cuenta Pablo y añade "Elegimos el color verde y amarillo para la decoración porque en 1970 Brasil ganó el mundial y dijimos 'Si nos va como a ellos vamos a tener éxito seguro".

La clientela sigue fiel, compran por los buenos productos que venden y por la calidez de sus dueños. Pasaron años difíciles pero supieron mantenerse, por ejemplo, a la llegada de los locales de "Todo x $2", los chinos y la crisis del 2001. "Fueron épocas complicadas pero nunca pensé en cerrar, el bazar me permitió realizarme, me dio la posibilidad de viajar, de conocer gente y hacerme conocido entre los vecinos".

 Rosa trabajó hasta el último día de su vida, "Estuvo en la caja hasta los 90 años y hace cuatro falleció". La estructura del local siguen intacta, ese lugar está lleno de historia y anécdotas, de trabajo y esfuerzo. " Varias generaciones vienen a comprar acá, una vez una señora vino a conseguir cosas para su casamiento, años después su hija, y ahora su nieta".

Orgulloso, Pablo concluye, "En el barrio hay un dicho popular que dice 'Si hay algo difícil de conseguir, buscalo en Popey que seguro lo tienen'. Esas cosas son las que me demuestran que el trabajo que realizamos todos estos años, no fue en vano".




Comentarios

Otras Noticias