ESTEBAN ECHEVERRÍA

De Monte Grande a la muralla china

Lourdes Aguiar y Walter Rodríguez son de Monte Grande, y este fin de semana parten hacia China a participar de la carrera más importante de sus vidas.
miércoles, 11 de mayo de 2016 · 16:54

Lourdes Aguiar y Walter Rodríguez son de Monte Grande, hace poco tiempo que están casados. Ella es periodista y él trabaja en un local de computadoras en el centro de esta ciudad.  Parece la historia de una pareja como cualquier otra, pero no. Ellos comparten la pasión por las maratones y las aventuras, tal es así, que este fin de semana parten hacia China a participar de una nueva competencia, tal vez, la más importante de sus vidas.

"Los dos somos maratonistas, y un día nos pusimos a buscar en internet información sobre ‘carreras raras’  y ahí vimos que el 21 de mayo se va a realizar una en la muralla china. A penas lo vimos nos dimos cuenta que queríamos ir, fue algo inmediato” afirma Lourdes y añade "Es un viaje que lo costeamos nosotros, con trabajo y esfuerzo,  averiguamos precios y sacamos cuentas hasta que nos decidimos”.

Este domingo emprenden este nuevo desafío, ya saben que se van a someter a una carrera de 42 kilómetros, 195 metros y más de cinco mil escalones. No hay ganadores ni premios, los corredores serán recompensados ​​por la impresionante vista que proporciona el lugar.

La ruta que deben realizar  los llevará por valles y aldeas que hay en los alrededores. "Vamos por el solo hecho de vivir una experiencia nueva, de disfrutar y entrenamos todo el verano, los que ya fueron cuentan que es una carrera extremadamente difícil pero aun así nos animamos”

Entrenaron con mucha disciplina, en días de extremo calor, frío, lluvia y viento. Diego Santoro, que también es de Monte Grande se encargó de que esta pareja llegue en perfecto estado físico. "A principios de este año empezamos a prepararnos, cada entrenamiento tuvo su anécdota, cada momento que pasamos hasta llegar a esta fecha tan importante que va a quedar siempre en nuestra memoria”.

De la Argentina van solo tres personas, miles de turistas con inquietudes deportivas se animan a realizar este desafío, "Todas las personas que  corremos, le ponemos lo mejor de nosotros porque amamos esta actividad, porque es un esfuerzo físico importante, y la satisfacción que provoca pasar la línea de llegada no se compara con nada” concluye Lourdes, entre sonrisas y emoción.

 

 

 

 

Comentarios

Otras Noticias