ESTEBAN ECHEVERRÍA

Zapatería Martin's: una historia de trabajo en familia

Hace casi cuarenta años, Elías y Amelia abrían una de las zapaterías más importante de Luis Guillón. Sus hijos ,ahora, son los encargados de llevarla adelante y continuar el sueño familiar.
miércoles, 18 de mayo de 2016 · 17:57

Madariaga  45, a pocos de metros de Arana, en ese lugar se encuentra hoy la zapatería Martin’s. Todo Luis Guillón conoce el local, no hay vecino que no haya parado alguna vez a mirar sus vidrieras. Sin dudas, este negocio forma parte de la historia del barrio.

 

Elías y Amelia se conocieron a comienzos de los años 70, él era zapatero en Capital y se las rebuscaba como cualquier otro trabajador. Ella, por su parte, era docente y estaba comprometida, con planes de casamiento y todo un futuro diagramado pero el destino intervino e hizo lo suyo. "Un día mi mamá fue a comprar un par de zapatos al negocio en donde trabaja mi papá, cuando la vio quedó deslumbrado y para volverla a ver, le vendió el par equivocado” cuenta Selene, la hija menor del matrimonio, y agrega "Obviamente, ella volvió al local a los  pocos días para hacer el reclamo y él se las rebuscó para sacarle el teléfono”.

 

Fue amor a primera vista y el principio de una gran historia. Amelia renunció a todo y se casó con Elías, del centro de Bueno Aires pasaron a Guillón y comenzaron con el emprendimiento. "La primera zapatería la tuvieron en la calle Alberdi y Hernández,allá por 1978, cuatro años después se trasladaron a Madariaga pasando Boulevard Buenos Aires junto a la bicicletería "Chiquito", otro referente del barrio"

 

Entre los vaivenes económicos del país, y mientras se agrandaba la familia, hacia 1984 sumaron una nueva sucursal en la calle Hernández casi Independencia junto a lo que fue la despensa de Don A'Damo. Poco a poco se fueron consolidando en la zona céntrica junto al ferrocarril en la esquina sureste de Arana y Madariaga. "Cuando el esfuerzo familiar se consolidó en el local actual, mis papas decidieron construir nuestra casa arriba del negocio. Esta zapatería es mucho más que un lugar de trabajo, es todo y más".

 

Este matrimonio conocido por todo el barrio tuvo tres hijos: César, Vanina y Selene. El trabajo, el esfuerzo y la dedicación fueron los valores más importantes que les dejaron. Nunca se soltaron la mano, siempre estuvieron juntos en todo momento. Elías falleció hace tres años mientras que Amelia partió hace menos de un mes. "Eran muy compañeros y se entendían mucho, este zapatería fue su sueño, y nosotros lo vamos a continuar” afirma Selene, mientras la emoción se apodera de su cara.

 

El hijo mayor de los Salomón es contador, la historia dice que el negocio se llama "Martin’s” debido a que es su segundo nombre. Vanina, por su parte,  siempre fue la más abocada al local y acompañar a sus padres.  La hija menor de esta familia, en cambio, siguió el magisterio y se convirtió en maestra jardinera. "Los tres vamos a participar en el local, cada uno ocupando un rol determinado. César en el área administrativa y las dos mujeres nos vamos a encargar de las ventas. Nuestro próximo objetivo es remodelar la zapatería y seguir adelante”.

 

Pasa el tiempo y el amor sigue intacto, en un principio, la fuerza de Elías y Amelia los llevó a construir este emblema en el centro de Guillón. Hoy, sus hijos, motivados por el cariño y el afecto hacia sus padres, los hará continuar con este sueño que no se acaba nunca.

Comentarios