ESTEBAN ECHEVERRÍA

Todos compran en lo de "Piru"

Lucrecia Vespoli, o más conocida como Piru, es la dueña del autoservicio 'La feria del Pollo'. Cuarenta y ocho años después sigue firme en su trabajo.
jueves, 02 de junio de 2016 · 15:06

El autoservicio "La Feria del Pollo” se encuentra ubicado en Boulevard Buenos Aires 124 y es atendido por su propia dueña, Lucrecia Vespoli o la "Piru”, como la conoce todo Monte Grande.

 

Pero ella no levantó este negocio sola, sino junto a su marido Néstor Meiland, hace ya cuarenta y ocho años. Cuando lo nombra sus ojos se llenan de lágrimas, ese amor que se percibe cuando habla de él, se ve materializado en la alianza que aún perdura en su dedo. "Este negocio lo abrimos con mucho esfuerzo. Antes alquilábamos  y con sacrificio logramos comprar el local donde estamos actualmente” cuenta y agrega "Hace veinte años nos convertimos en un autoservicio, con ayuda de mis nietos pude expandirme porque antes éramos un almacén”.

 

"Piru” tiene la mirada amable, la voz pausada  y sus manos son la clara muestra del trabajo incansable que realiza desde hace casi cinco décadas. Recuerda que en un principio arrancaron vendiendo pollos y huevos que el grupo Rasic les daba a pagar a la semana y poco a poco lograron expandirse.

 

Lucrecia es una mujer fuerte, trabaja de lunes a lunes, sin descanso porque confiesa que este autoservicio es su "vida y casa”.  El local, la acompañó en los momentos más decisivos de su vida, en los días grises y en otros más felices. "Mi marido falleció hace veinticinco años, el autoservicio fue mi motor, dos días después de que él partió, yo vine a trabajar”.

 

Néstor fue el compañero fiel de Piru, se conocieron de muy chicos en Luis Guillón y según cuneta fue "el único amor” que tuvo. Esa localidad vio nacer su amor, "Yo iba todos los días con mi hermana y mi tía a Boulevard Buenos Aires a tomar el colectivo porque estudiábamos peluquería y lo cruzábamos seguido. Una mañana nos vino a saludar y ahí mismo nos enamoramos. Un año y media después ya estábamos casados”.

 

Este matrimonio tuvo dos hijos, Nancy y Ricardo. "Mi hija falleció muy joven pero me dejó un nieto hermoso que siempre me acompaña” expresa con la voz entrecortada y las lágrimas a punto de escaparse. Por parte de su hijo varón, Lucrecia, tiene otros tres nietos y hasta bisnietos. Una familia entera que la acompaña, la apoya y le devuelve parte del amor que supo sembrar.

 

 

Comentarios

Otras Noticias