ESTEBAN ECHEVERRÍA

Cómo se vivió el Día del Amigo en Monte Grande

Paseos en la Plaza Mitre, el centro comercial de la calle Alem; salidas a restaurantes, bares y boliches fueron los principales atractivos de una jornada en la que los amigos volvieron a saludarse.
jueves, 21 de julio de 2016 · 15:01

Miles de personas recorrieron durante la tarde y la noche de ayer  los principales puntos comerciales de Esteban Echeverría para festejar una nueva edición del Día del Amigo, celebración que todos los 20 de julio se vuelve la excusa perfecta para impulsar el consumo de bienes y servicios.

Aunados a esta estrategia comercial, también se hicieron presentes los festejos que no requieren de una reserva en un restaurant gourmet o la compra de regalos, ya sea con un paseo al aire libre por plazas y parques, un recorrido habitual en los centros urbanos de Luis Guillón y Monte Grande, todo sea con el fin de fortalecer los lazos de amistad. Sucede que la temperatura y el clima hicieron de aquella jornada una tarde agradable y soleada y una noche fresca pero despejada.

 Los echeverrianos, por su parte, colmaron como todos los años el paseo de compras comprendido por los comercios de la calle Leandro N. Alem, así como también sus dos desembocaduras, las plazas Bartolomé Mitre y De Los Fundadores. Ambos espacios rebosaron de adolescentes que salieron a festejar junto a sus amigos, llevando mate, gaseosas y alimentos para la merienda.

En ese sentido, la Policía montó un control y requisaba y decomisaba a quienes llevasen consigo alcohol u otras sustancias. En la Mitre y en todo el recorrido de Alem, una turba de adolescentes de entre 13 y 17 años transitaba por el lugar arrojándose entre ellos espuma y serpentinas.

En la plaza, una vez más, el estudio abierto de Extremo FM 88.7 dijo presente con una transmisión especial que contó con música de alta rotación y la participación de jóvenes que se acercaban a decir unas palabras. No faltaron los pícaros y pícaras que, atragantados de hormonas, aprovecharon la oportunidad y les dedicaron unas palabras a los chicos y chicas que circulaban por allí y se volvían objeto de sus deseos. Hacia las 18:30, lentamente, el sol fue amainando y la luna llena fue tomando protagonismo en la noche montegrandense. Así, la concentración en las plazas fue mermando.

Mientras tanto, bares, pubs y restós del incipiente polo gastronómico como Little John, Tabú, Barstow, Barba Roja y Jackson comenzaron a poblarse, mientras sus vidrieras y pizarras hacían gala de sus promociones especiales. También estuvieron atestados los restaurantes más familiares, como El Faro o Comer, que albergaron a una vasta cantidad de adultos que salieron a cenar con sus amigos y sus respectivas familias. En tanto, los locales de comida rápida no daban abasto en atender a los jóvenes que ya pululaban en la zona desde temprano. Otros, en tanto, salieron a bailar por los principales boliches de la zona para cerrar una jornada en la que los jóvenes fueron los protagonistas.

 

Comentarios

Otras Noticias