ENTREVISTA

A siete meses de la masacre de Transradio: "Las comisarías son cuevas"

Así lo aseguró Roberto Cipriano García, abogado, psicólogo social y secretario de la Comisión Provincial por la Memoria. El organismo fue el principal soporte para las víctimas y accionó de lleno contra las irregularidades de la Justicia y del Estado
lunes, 17 de junio de 2019 · 15:11

El pasado 15 de noviembre se produjo un incendio en el calabozo 1 de la comisaría 3ra de Transradio, Esteban Echeverría, y por el incidente murieron diez de los doce detenidos que había en el lugar. Es, hasta hoy, la tragedia más grande en comisarías bonaerenses de la historia. La masacre se dio gracias a múltiples factores, por los que el Estado apenas respondió y que la Justicia se niega a investigar.  

La Comisión Provincial por la Memoria realiza trabajos permanentes con respecto a la situación de los lugares de encierro y el despliegue de las fuerzas de seguridad bonaerenses. Acompañó el caso de Transradio desde el primer día, y hoy continúa bregando por el pedido de justicia de familiares y sobrevivientes. El secretario del organismo, Roberto Cipriano García, dialogó y reflexionó con El Diario Sur, a siete meses de la masacre.  

Roberto Cipriano García, secretario de la CPM

 

- ¿Qué fue lo que permitió el incendio y las muertes en la comisaría? 

- Primero, no son lugares adecuados para el alojamiento de personas, no están pensados para eso. Ahí la gente debería estar 48 horas máximo, sin embargo hoy en día los detenidos permanecen varios meses en comisaría, y esto fue lo que pasó en Echeverría. No hay medidas de prevención de siniestros y conviven con condiciones inhumanas. Todo lo que tiene que ver con alimentación y salud para las personas alojadas no se garantiza ni por casualidad. La privación de derechos humanos está totalmente instalada, por eso venimos planteando que se desalojen las comisarías en carácter urgente.  

Presentamos múltiples acciones de habeas corpus para clausurarlas. La mayoría de las comisarias son cuevas, son lugares sin ninguna condición básica para alojar a una persona. La mayoría de los documentos que presentamos resultan favorables, la Justicia ordena la clausura de la comisaría mediante orden judicial, pero de todas maneras el Gobierno de la Provincia desobedece y continúa alojando detenidos. Todos los días el gobierno y el Ministerio de Seguridad desobedecen 120 órdenes judiciales, son incumplidores seriales.  

 

- ¿Por qué nada cambió ni hubo consecuencias después de la masacre? 

En marzo de 2017, en el partido de Pergamino, ya pasó algo muy similar y ahí ya advertimos un montón de cuestiones estructurales que habían generado las condiciones necesarias para que pase esa tragedia. Advertimos y pedimos al Ministerio que se adopten medidas urgentes, hicimos un expediente ante la Corte Provincial y la única respuesta que obtuvimos del Ejecutivo fue un diagnóstico en el que se reconocía que el 80% de las comisarías no tenían sistemas de prevención de incendios, pero no hicieron nada para resolver ese y otros problemas. Uno pensaría que después de un incendio en el que mueren diez personas al día siguiente mandan a comprar dos mil matafuegos para todas las comisarías, pero esto no pasó. Todo lo contrario, siguen con las mismas políticas deficientes de siempre. En cualquier momento puede volver a ocurrir una masacre como la de Transradio, las condiciones son realmente bestiales y horrorosas, hay demasiada precariedad.  

 

- Hubo dos sobrevivientes en ese calabozo. ¿Cómo están hoy? ¿Quién trato se les dio después de los hechos? 

- Nosotros siempre estamos en contacto con los sobrevivientes. Ellos también son víctimas de la masacre, y el Estado no los ve así, los trata como si no les hubiera pasado nada. Lo que pasó los afecto y lo afecta mucho. Les tocó ver y vivir una situación horrorosa, y ellos saben que sobrevivieron de casualidad. Ninguno fue asistido psicológicamente ni de ninguna otra manera por el Estado, nos tocó acompañarlos a nosotros.  

 

- El mes pasado ustedes recusaron al fiscal de la causa, Fernando Semisa. ¿Por qué aseguran que no hizo bien su trabajo en este caso? 

La única hipótesis que el fiscal siempre manejó eran para archivar la causa. Partía de que los responsables de las muertes eran tres detenidos que estaban en ese calabozo y que murieron en el incendio, o sea que ya al segundo día después del hecho quería cerrar la causa. A eso hay que agregarle que las pruebas que se proveyeron solo buscaban confirmar esa hipótesis. No se quiso investigar otras opciones, sino que hizo todo para confirmar esto con varias irregularidades, maltratando a los sobrevivientes y a los familiares de las víctimas. El fiscal no cree que haya responsabilidad policial ni del Estado, entonces ya tiene una posición fijada. 

Comentarios

Otras Noticias