POLICIALES

Liberaron al vecino que estuvo preso por error una semana

Guillermo Federico Ibarrola fue confundido con un delincuente de Bahía Blanca que tiene su mismo nombre. Lo soltaron esta mañana.
viernes, 02 de agosto de 2019 · 19:55

La insólita odisea que atravesó Guillermo Federico Ibarrola llegó a su fin esta mañana, cuando fue liberado. Este vecino de Ezeiza por error estuvo seis días privado de su libertad, acusado de un violento robo en la localidad bonaerense de Bahía Blanca. No solo no tuvo relación con el ilícito, sino que nunca pisó esa ciudad en su vida. "Fue una semana de terror. Me podrían haber arruinado la vida", dijo tras volver a la calle.  

¿Cuál fue la confusión de la Policía? Según le indicaron a la familia, todo pasó por un error de tipeo. El caso en cuestión ocurrió en 2016, en el partido más sureño de la provincia. Un delincuente había robado 30 mil dólares, golpeó a la víctima en la cabeza con un martillo y la dejó inconsciente. Al despertar en el hospital, la persona asaltada dijo saber quién le había robado: "Se llama Guillermo Ibarrola", alcanzó a decir a las autoridades desde su camilla. 

Entonces la policía comenzó a investigar y dieron con un presunto autor del robo. Sin embargo, durante el papeleo para declarar prófugo al imputado confundieron nombres: en vez de solicitar un pedido de captura para el sospechoso Guillermo W. Ibarrola, de 48 años, domiciliado en Bahía Blanca, colocaron por error el nombre de Guillermo Federico Ibarrola, de 39 años, domiciliado en Ezeiza. 

Por esto quedó como prófugo de la ley, y al pasar por la estación ferroviaria de Retiro tras un paseo en familia por Tigre el sábado pasado, fue identificado por el nuevo y polémico Sistema de Reconocimiento Facial, que lo detectó y encendió las alarmas de la policía. Lo detuvo minutos después personal de la Policía Federal. 

"Nos pedían disculpas, que entendamos que fue un error, pero ese error fue bastante grave. En donde estuvo detenido tuvo que dormir en el piso, en una celda 2x2. Ahora Guillermo ve un policía y tiene miedo. Y él mañana tiene que volver a trabajar y a hacer su vida normal", explicó Alicia Ortiz, una de sus familiares que siguió cada momento del caso. "Supuestamente se demoraron porque están en feria judicial. Si el caso no se hacía público él seguiría encerrado, pero por suerte se pudo resolver. La familia vuelve a sonreir", concluyó la vecina.  

Comentarios