POLICIALES

Rugbiers de Villa Gesell: usaron a chicos de Monte Grande en la rueda de reconocimiento

Fueron parte del procedimiento policial durante todo el jueves. Al menos dos participaron por tener características físicas similares a la de los imputados.
viernes, 24 de enero de 2020 · 09:12

Un grupo de amigos oriundo de Esteban Echeverría fue interceptado por la policía en la mañana del jueves para ser utilizados como “falsos imputados” en la rueda de reconocimiento que hasta hoy sigue en marcha por el asesinato de Fernando Baéz Sosa a manos de diez rugbiers en Villa Gesell. Al menos dos chicos participaron del procedimiento, y luego de estar varias horas junto a los acusados pudieron volver a sus hogares.

Uno de ellos es Máximo Castillo, vecino de Canning, que fue interceptado sorpresivamente a la salida del boliche y tuvo que acompañar a la policía. A su salida de la Secretaría de Seguridad de Villa Gesell, donde se realizó la rueda, dialogó con la prensa: “Estuve con Thomsen y Benicelli (ambos acusados por el homicidio) y parecían nerviosos y tristes, no estaban bien anímicamente”, contó.

Así como Castillo, otro joven de Monte Grande también pasó por la rueda de reconocimiento como falso imputado, este último fue liberado de su tarea recién en la noche del jueves y no dio declaraciones sobre su experiencia en el lugar.

Castillo, además, contó que Franco Benicelli le reconoció haber estado en el lugar de la pelea, pero que “no hizo nada” durante la gresca que terminó con la vida de Fernando Baez.

La selección de "falsos imputados" es arbitraria por parte de la policía, y quienes fueran solicitados no pueden negarse a participar, de lo contrario podrían resultar detenidos. Así como ellos hubo decenas de jóvenes que vacacionaban y tuvieron que participar del procedimiento por tener similitudes físicas con los acusados.

El blooper de la tarde

Minutos antes de dar inicio a la rueda de reconocimiento, la camioneta tipo traffic de la Policía Bonaerense que transportaba a los jóvenes que iban a hacer de "extras" se quedó en la arena, a metros de la entrada a la Secretaría de Seguridad. Todos los chicos que viajaban allí la sacaron empujándola, al grito de "¡Vamos Los Pumas!". 

Comentarios