Ezeiza

¿Cómo fue la conflictiva relación entre Diego Maradona y los vecinos de Ezeiza?

El actual entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata vivió muchos momentos en una propiedad de El Trébol, donde se mudó en el 2008 con Verónica Ojeda, quien fue su pareja durante ocho años y ahora continúa viviendo en el lugar.
lunes, 09 de septiembre de 2019 · 17:21

El ex jugador de la Selección Argentina de Fútbol y actual entrenador del club Gimnasia y Esgrima de La Plata, Diego Maradona, vivió en diferentes puntos del mundo, pero en 2008 construyó una casa en Ezeiza donde pasó momentos felices y otros complicados con su ex pareja, Verónica Ojeda, que aún continúa residiendo en el lugar. 

Su noviazgo comenzó en el 2006, por eso, se dieron el gusto de comprarse un predio en el barrio El Trébol dos años después, con el fin de descansar y pasar tiempo juntos. Sin embargo, los conflictos estuvieron presentes desde el primer momento porque los vecinos no estaban contentos con su mudanza. 

Uno de los primeros inconvenientes se inició porque la vivienda fue diseñada con un gran paredón perimetral, que superaría la altura permitida y que además desentonaba con las demás casas del lugar, que mayoritariamente tienen un cerco bajo de arbustos o madera.

Diego y Verónica se trasladaban seguido al lugar dado que era ideal para poner pausa a su agitada agenda. En el 2010, cuando el seleccionado nacional de fútbol quedó eliminado del Mundial de Sudáfrica, Maradona, que en ese entonces era el director técnico del plantel, regresó al país y se encerró en la propiedad de Ezeiza para despejarse. 

Al año siguiente, la reconocida pareja sorprendió a todos los vecinos durante una noche, cuando se trasladaban a bordo de una camioneta y sufrieron un accidente tras chocar contra un colectivo de la línea 502 en la intersección de las calles Araucaria y Los Talas. Los dos fueron trasladados al Hospital de Ezeiza, pero no presentaron heridas graves. 

El 6 de febrero del 2013 Maradona y Ojeda atravesaron una experiencia única porque fueron padres de Dieguito Fernando. Desde ese entonces, los tres pasaron grandes momentos en la quinta de El Trébol, donde el niño pasó la mayor parte de su vida. 

Cuando todo parecía estaba bien, el amor se apagó entre ambos y en 2014 su separación inició una serie de conflictos que continúan presentes hasta el día de hoy La relación se terminó de romper en agosto de dicho año, cuando el ex jugador abandonó la enorme casa de Ezeiza, que posee una pileta de natación, una fuente de agua y un playroom donde Dieguito tiene un corralito para jugar.

Si bien Maradona continuó forjando su carrera como entrenador en diferentes lugares del mundo, nunca se olvidó de la propiedad de El Trébol, por eso, a mediados de 2015 intentó desalojar a Ojeda que seguía viviendo ahí con su hijo de dos años. "Con mucha tranquilidad puedo decir que la señora no puede acercarse ni a 300 metros de la casa de Ezeiza, está en la Justicia, ni Granados la puede hacer entrar a mi casa", aseguró Diego en ese momento, frente a todos los medios de comunicación. 

La mujer no se quedó callada y le dio una respuesta contundente: "No va a poder desalojarme porque la casa está a mi nombre, y cuando nació nuestro hijo la puse como bien de familia". Sus palabras fueron reales, dado que ella continúa viviendo dicho domicilio junto a Dieguito Fernando, que hoy tiene seis años y cortó la relación con su padre.

Comentarios