Jueves 13 de Diciembre   11:33 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Ezeiza

Los Aviones de Ezeiza dejaron todo en el sur y quieren volar bien alto

El equipo de básquet adaptado ganó dos partidos en Río Negro y se perfila para conseguir el ascenso. La historia de un equipo que transpira la camiseta hace más de diez años.

Sin lugar a dudas los aviones de Ezeiza buscarán agrandarse esta temporada. El equipo viajó la semana pasada hacia Cipolletti, Rio Negro, para jugar tres encuentros claves por el ascenso en la Liga Nacional de básquet en silla de ruedas, donde miran cada vez más de cerca la segunda división. "Si Dios quiere nos falta poco para ascender, ese es nuestro sueño".

Los Aviones llevan ese mote por la característica relación que tiene la ciudad con el aeropuerto, y este año espera despegar para comenzar un vuelo que no tiene techo. El crecimiento del equipo ha sido progresivo a lo largo de los años, y así lo reconoce su capitán, Raul Álvarez: "Los primeros años fueron malos, como todo equipo que recién empieza. Cuando tuvimos las sillas adaptadas fuimos mejorando hasta hoy, que estamos primeros. Esta liga es complicada, son muchos viajes, cansancio, pero hay que lucharla porque a uno le gusta el deporte. Nos veo bien, entrenamos todos los martes y jueves y se ve en la tabla".

Él es uno de los jugadores más añejos del plantel, que con el pasar del tiempo fue incorporando caras nuevas, por ejemplo, la de Rubén Darío Gerez, que está en Los Aviones desde hace tres años y tiene una historia particular. Fue miembro de la Policía Federal y en un enfrentamiento con delincuentes recibió un disparo y perdió la posibilidad de caminar. "Ya van a hacer 18 años de eso. Al principio fue difícil adaptarse, sobre todo en la calle. Me costaba mucho salir hasta que le empecé a agarrar la mano. Lo importante es tener voluntad", cuenta Rubén, que si bien ya hace algunos años forma parte del equipo, recién ahora está encontrándole la vuelta al deporte. "Para mí es algo totalmente nuevo. Nunca en mi vida pensé que iba a jugar al básquet. No me animaba, pero el día que me subí a una silla para jugar me encantó; desde ahí nunca me bajé. Me costó dos años adaptarme y recién ahora está dando frutos. En el equipo cada vez jugamos mejor, y yo me divierto mucho", cerró Gerez, que hoy además es el flamante goleador del equipo.

Con todos sus componentes, defectos y virtudes, Los Aviones han sacado chapa este último año, en el que no dudan de sus chances de avanzar un escalón dentro del torneo más importante del país. Ahora, el equipo de amigos deberá esperar a los resultados de sus rivales para conocer como continúa su pelea por el ascenso. Mientras tanto, seguirán entrenando como cada martes y jueves en el Club Social y Deportivo Tristán Suárez, para pulir el juego del team y llegar al tan ansiado objetivo

Comentarios