LOMAS DE ZAMORA

36 años sin Cortázar, un emblema de la literatura marcado a fuego por Banfield

Pasó su infancia y su adolescencia en esta localidad, que él consideraba un paraíso. La escuela donde estudió, hoy lleva su nombre.
miércoles, 12 de febrero de 2020 · 13:10

Se cumplen 36 años del fallecimiento de Julio Cortázar, uno de los mayores referentes de la literatura argentina, quien pasó su infancia y adolescencia en Banfield.

Si bien es uno de los escritores más emblemáticos de América Latina, lo cierto es que Cortázar nació en Bruselas, Bélgica, el 26 de agosto de 1914. Su lugar de nacimiento se debió al trabajo de su padre, quien era un diplomático porteño que en ese momento se desempeñaba en la Embajada argentina en Bélgica. A los cuatro años, en 1918, la familia de Cortázar eligió volver a la Argentina y se estableció nada menos que en Banfield, un barrio que recién se estaba formando. Por aquel entonces, era una zona de casas grandes, calles de piedras y muchos terrenos aún sin construcciones.

La casa del pequeño Julio estaba ubicada en la calle Rodríguez Peña 585, entre San Martín y Azara, donde años más tarde se colocó una placa en conmemoración a sus años de residencia en ese lugar. “Banfield fue mi reino, un paraíso donde yo era Adán”, declaró alguna vez sobre un lugar que lo marcó a fuego.

Sin embargo, fue en esa casa donde pasó una infancia difícil, como un chico bastante enfermizo, que debía pasar mucho tiempo en su cama. En ese contexto, se despertó su interés por la lectura, que lo marcaría para siempre. Desde muy pequeño tomó el hábito de leer y escribir con frecuencia. Estudió en la Escuela N°10, que lo vio crecer y recibirse en 1928. Actualmente el establecimiento lleva su nombre.

Sus cuentos "Bestiarios", "Deshoras" y "Los Venenos", transmiten un poco de su triste niñez en Banfield y describen cómo era el barrio que el pequeño Julio amaba tanto. Hoy en día, varias paredes de esta ciudad recuerdan al emblemático autor con ilustraciones de sus obras, como "Axolotl" y "Continuidad de los parques".

Cortázar permaneció en Banfield hasta los 17 años. Tiempo después se independizó, ejerció la docencia, vivió en Buenos Aires y se radicó definitivamente en París, donde falleció el 12 de febrero de 1984.

Hoy, a 36 años de su muerte, su legado sigue vivo en las calles de Banfield, este barrio que él veía como un paraíso y que fue su primera inspiración para convertirse en uno de los más importantes escritores de la historia argentina.

Comentarios