Lomas de Zamora |

El principal acusado por el femicidio de Anahí Benítez deja de ser juzgado

Así lo resolvió el Tribunal este viernes, luego de que cuatro peritos determinaran que el acusado no se encontraba apto para afrontar el juicio a causa de sus trastornos pisquiátricos.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 decidió suspender el juicio contra Marcelo Villalba, el principal acusado del femicidio de Anahí Benítez, por no encontrarlo en condiciones psiquiátricas de afrontar el proceso.

El jueves por la tarde, peritos psiquiátricos habían determinado que el detenido no estaba apto para seguir siendo juzgado, ya que sufre de esquizofrenia, una enfermedad que le provoca brotes psicóticos y delirios místicos. Sólo faltaba la decisión final de los jueces, que se dio a conocer en la tercera audiencia celebrada este viernes al mediodía.

El Tribunal acompañó el diagnóstico de los peritos y resolvió suspender el juicio contra Villalba hasta que se constate una mejoría. Según esta determinación, el acusado no tiene forma de garantizar una defensa material, por la patología que presenta. Además, se decidió "imponer una medida de seguridad precautoria, debiéndose continuar el tratamiento farmagológico y psiquiátrico que los facultativos de la Unidad 34 de Melchor Romero así dispongan".

Villalba y su abogado Roberto Fernández abandonaron la sala inmediatamente. De esta manera, el juicio continuará únicamente contra Marcos Bazán, acusado de “privación ilegal de la libertad agravado y homicidio agravado por alevosía, criminis causa y por mediar violencia de género”. Había sido detenido luego de que un perro rastreador detectara rastros de Anahí en el galpón de su casa, ubicada al lado de la estación Santa Catalina del Tren Roca, cerca de donde apareció muerta la adolescente.

El letrado querellante, Guillermo Bernard Kizan, se mostró disconforme con la decisión del Tribunal. "Seguimos estando en desacuerdo. Se hizo la reserva de recurrir a Casación Penal para que revea esta situación. Sin embargo, no dejo de reconocer que la junta que se hizo en el día de ayer fue bastante contundente en cuanto a la incapacidad sobreviniente de Villalba para afrontar un debate. Esto no quita que a lo mejor se lo vuelva a evaluar dentro de tres meses y si recupera esa capacidad, aunque sea de manera momentánea, se reiniciará el juicio", dijo ante los medios presentes en la audiencia.

Por otro lado, Bernard Kizan planteó una incógnita jurídica respecto del futuro de Villalba: "¿Cuánto tiempo puede estar una persona con prisión preventiva? ¿Va estar cinco años, diez años, veinte años, treinta años? Lo va a tener que resolver el Tribunal. Y si no, declararlo insano y enviarlo a una institución de mayores tratamientos respecto a la afección mental que tiene".

Dejá tu comentario