SALUD

Una botellita de gaseosa supera el límite de consumo de azúcar por día

Tras una exhaustiva investigación sobre las bebidas azucaradas, la Fundación Interamericana del Corazón detalló que su consumo diario podría ser dañino para el organismo ya que contienen una tercera parte más de lo que es recomendable por día.
jueves, 16 de octubre de 2014 · 00:00

Como una de las acciones para concientizar sobre la importancia de lo que se come en el Día Mundial de la Alimentación, que se celebró el 16 de octubre, la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FICa) emprendió una investigación sobre el contenido de las gaseosas, aguas saborizadas y otras bebidas, concluyendo que éstas tienen un porcentaje de casi el doble del azúcar necesaria en la ingesta diaria.

La investigación se realizó sobre 184 bebidas azucaradas de diferente marca y origen, de las que se comprobó que, en el caso de las gaseosas, una botellita de 600 mililitros aporta un promedio de 65 gramos de azúcar, lo que equivaldría a 13 cucharaditas.

En dicho relevamiento realizado en 2013, FIC Argentina demostró que si bien las gaseosas están en el punto máximo de la lista de bebidas con más azúcar agregada con 21,9 gramos por cada 200 mililitros (un vaso), otras bebidas no son excluidas de esta lista de alimentos con demasiada azúcar agregada. Es así que las bebidas deportivas contienen 12 gramos en promedio y las aguas saborizadas, a pesar de estar ubicadas en el último escalón, presentan un elevado nivel de azúcar agregado 9,6 gramos por vaso.

Frente a estos datos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo de azúcar diario debería representar menos del 10 por ciento de la energía total consumida en un día por una persona, lo que equivaldría a unos 50 gramos de azúcar, 10 cucharadas, en una dieta de 2000 Kilocalorías en promedio.

En este sentido, la recomendación en este caso es para la cantidad de azúcar agregada o libre, es decir, aquella que se añade a los alimentos y bebidas durante su preparación, quedando excluidas de esta categorización los alimentos que ya de por sí poseen azúcares como es el caso de las frutas y/o vegetales.

El consumo excesivo y reiterado, tanto de bebidas de este estilo como de alimentos con alto contenido de azúcar añadido podría impactar negativamente en la salud, ya que se trata de substancias que aportan "calorías vacías”, es decir, que dan una sensación de saciedad a quien las consume pero que no aporta ningún nutriente, reduciendo el consumo de otros alimentos y bebidas con mayor contenido de nutrientes, como jugos naturales y verduras, que deberían estar presentes en la dieta regular.

No sólo tiene que ver con una dieta adecuada en cuanto a los nutrientes, sino que el consumo prolongado de este tipo de bebidas, sumado a malos hábitos alimenticios, puede incrementar el riesgo de sufrir enfermedades no transmisibles como es el caso de la diabetes o enfermedades cardiovasculares.

"Las gaseosas son alimentos de bajo valor nutricional, que aportan enormes e innecesarias cantidades de azúcar a la dieta. Argentina está entre los primeros puestos de consumo de gaseosas en el mundo, situación que contribuye a empeorar la creciente epidemia de obesidad en niños y adultos que se observa en nuestro país”, amplióLorena Allemandi, directora del área de políticas de alimentación saludable de FIC Argentina. "En línea con lo que propone el plan recientemente aprobado por todos los países en la Asamblea de la Organización Panamericana de la Salud, es necesario promover políticas públicas que reduzcan el consumo de bebidas azucaradas y otras fuentes de azúcar agregada, y garanticen el acceso al agua potable y gratuita, para reducir el dramático impacto que el azúcar genera en los índices de obesidad, diabetes y enfermedades del corazón” sentenció la especialista.

Desde la OPS se aprobó recientemente un plan de Acción para la Prevención de la Obesidad en la Niñez y Adolescencia, que intenta concientizar y ayudar a los jóvenes mediante un conjunto de políticas públicas basadas en la buena alimentación ya que, según laEncuesta de Factores de Riesgo (2013), en Argentina el57,9 por cientode la población adulta tiene exceso de peso; siendo que en los últimos años el sobrepeso y la obesidad aumentaron considerablemente en toda la población sobre todo en los niveles de mayor vulnerabilidad económica.

Comentarios