Sociedad

La mitad de los argentinos elige productos light

Las cifras fueron esbozadas por una consultora que analizó el consumo nacional durante un año entero. El resultado es que los argentinos invierten una gran porción de su sueldo para cuidar su estado físico.
martes, 10 de febrero de 2015 · 14:31

Yogurth light, leche descremada, edulcorante, galletas de arroz o galletitas sin sal, postre dietético, gaseosa reducida en azucares. Esos son algunos de los alimentos que la mayoría de las personas incorporó a sus comidas cotidianas. Un estudio realizado por la consultora privada Kantar Worldpanel arrojó que este es uno de los países donde se consumen productos de esta índole.

Para el análisis, se analizaron siete millones de hogares argentinos en el transcurso de un año. Las cifras son altas por lo que se asegura que la gente se preocupa por mantener su cuerpo en forma o, al menos, ingerir aquellos alimentos que no implican un riesgo para la silueta.

La mitad de la población que habita nuestro país elige comprar comidas o bebidas que estén aptos para los valores normales de una dieta. En otras palabras, el análisis que llevó a cabo la consultora Kantar Worldpanel explica que "cinco de cada diez personas” eligen los yogures descremados y los edulcorantes.

El estudio también analizó la cantidad de dinero destinada a esta mercadería y remarca que lo anterior no se equivoca: los argentinos invierten una gran porción de su suelo a cuidar su cuerpo. Es así que 220 pesos anuales son utilizados para yogures descremados en tanto que 130 pesos en edulcorantes.

En parte esto se debe a que, cada vez, existe mayor oferta de productos light. Algunos son muy reconocidos, como por ejemplo, los quesos untables que ofrecen una gran multiplicidad de variedades. Otros son más nuevos y generan menos confianza en la población, tales como: aceites, pastas o el azúcar.

A pesar de estos números, en Argentina, la salud y el estado físico ubica el cuarto lugar en lo que respecta a sus preocupaciones. Antes, están la inseguridad y la violencia, el aumento de los precios y la crisis económica global. A ello se suma que nuestro país es el último en Latinoamérica que está alerta con respecto a "estar en forma”.

Comentarios