Salud

El 80% de los casos de cáncer infantil pueden curarse si se los detecta a tiempo

El dato fue esbozado por el Ministerio de Salud Provincial. Las autoridades buscan que los menores consulten al médico más seguido y se hagan estudios de forma esporádica.
miércoles, 18 de febrero de 2015 · 18:02

Cada año, en Argentina se tratan entre 600 y 1400 pacientes con cáncer. Por eso, los científicos lo estudian constantemente y tratan de encontrar nuevas tecnologías que permitan avances con respecto a la patología. Hasta el momento, hubo muchos adelantos al punto de que la enfermedad ya no produce tanto dolor y se registran una gran cantidad de personas que lograron superarla. La ciencia hizo mucho pero también la gente tiene que poner su granito de arena. Es por eso que, días atrás, las autoridades de la cartera de salud provincial informaron que detectar la enfermedad de forma temprana puede producir una gran diferencia e incluso salvar la vida. "Mejor prevenir que curar”, dice la reconocida frase popular y así funciona con respecto a este padecimiento; los médicos recomiendan que la gente se haga análisis de forma esporádica.

El cáncer es la segunda causa de muerte entre niños de cuatro y 14 años. Las cifras son muy altas y por eso, los médicos insisten en tomar las mayores precauciones: no basta con llevar al niño al Hospital cuando tiene gripe o se siente mal, debe ser sometido a distintos controles de rutina para que, si existe alguna anomalía, la puedan hallar de forma temprana. La diferencia será mucho mayor. Está comprobado que cuando los chicos comienzan el tratamiento con la enfermedad más avanzada las posibilidades de cura se reducen más de la mitad.

En términos estadísticos, los números son aún más alentadores para que los padres lleven a sus hijos al médico más seguido. Desde el ministerio de Salud Provincial informaron que con la detección temprana la posibilidad de curación es entre el 80% y el 85%, mientras que con un diagnóstico tardío se reducen al 40% o 50%.

El 60% de los tumores se genera en niños menores de seis años. Cuando son malignos, estos desarrollan cáncer y los especialistas se concentran en eliminarlos. Es por eso que, los controles en la primera infancia son fundamentales.

Muchas veces, esto puede ser complejo ya que algunos síntomas pueden confundir a los adultos ya que coinciden con los de otras enfermedades. La combinación de fiebre prolongada, palidez, decaimiento, baja de peso, cefalea, vómitos o ganglios inflamados en el cuello son algunos de los signos que deben mantener alerta a los padres con respecto al cáncer. Además, es aconsejable que los niños se hagan más de un control.

De acuerdo a datos del Ministerio de Salud de la Nación, los cánceres pediátricos diagnosticados con mayor frecuencia en Argentina son la leucemia, que representa el 37% de los casos, seguido por los tumores del sistema nervioso central, que ocupa el 19%, y los linfomas, 13%.

Entre ellos, la leucemia se presenta con mayor frecuencia en niños de entre tres y cinco años; las posibilidades de curación son altas. Por otra parte, los linfomas, que se llaman así porque afectan al sistema linfático, comienzan a verse sobre todo después de los 10 años y también poseen grandes oportunidades de recuperación.

Para desarrollar más acciones que permitan afrontar esta enfermedad, el gobierno provincial creó en 2012 el primer Registro de Cáncer para cargar los datos de los pacientes con tumores, generar estadísticas epidemiológicas confiables, establecer prevalencias por tipo de cáncer, edad y región, y generar políticas de salud acordes a esos datos, además de capacitar a los profesionales de la salud para la detección temprana de la enfermedad.

El próximo miércoles 25 de febrero, el Instituto Provincial del Cáncer (IPC) convocó a una nueva reunión de "Diagnóstico Temprano del Cáncer Infantil", con el fin de concientizar a la población sobre los beneficios que acarrea esta tarea. La jornada de salud se hará en un partido vecino, en Lomas de Zamora. Será a las 9 hs en el Círculo Médico.

Comentarios