Nacionales

El Estado otorgará financiamiento a cooperativas y empresas recuperadas

Será para aquellas corporaciones que inviertan en las nuevas tecnologías para mejorar su producción. La fecha de límite de inscripción es el 30 de junio. Los afortunados podrán recibir un financiamiento de hasta 70 mil pesos.
viernes, 20 de febrero de 2015 · 10:55

Desde el Gobierno Nacional lanzaron un proyecto para impulsar el crecimiento tanto de las cooperativas como de las empresas recuperadas y autogestionadas por los empleados. Estas entidades podrán concursar para recibir un financiamiento de hasta 70 mil pesos. Para ello, las condiciones fundamentales es que incorporen el diseño como factor estratégico de innovación y procuren asociarse con una institución del sistema científico tecnológico nacional.

El objetivo principal de esta medida es que esta clase de empresas puedan estar en consonancia con los requisitos que incluye el mercado actual, que es muy competitivo, y puedan estar a la altura de las grandes compañías. Para eso, necesitan ser similares, trabajar con las mismas herramientas y eso incluye a los avances tecnológicos, que permiten mayor desarrollo.

La convocatoria está abierta para cooperativas, empresas recuperadas y autogestionadas, microemprendimientos y redes de emprendedores de todo el país, que cuenten con personería jurídica y capacidad legal, técnica, administrativa y financiera. En total, se repartirá un millón de pesos. Los interesados podrán enviar su solicitud a Proyectos Asociativos de Diseño, hasta el martes 30 de junio. También, podrán adjuntar la documentación de forma personal, si se dirigen hasta Godoy Cruz 2320, o por correo electrónico, mediante la cuenta [email protected]

Debido a que las pequeñas empresas trabajarán en consonancia con instituciones públicas, la idea es que reciban atención por parte de estas para obtener mayores beneficios. Así, por ejemplo, si alguna cooperativa requiere de una maquinaria particular, podrán obtenerla por parte del Estado. Este es el caso de los productores caprinos, donde existen máquinas que permiten curtir la piel pero que requieren grandes cantidades para hacer costo efectivo la actividad. Entonces, la solución fue empezar a desarrollar máquinas más pequeñas y sencillas, pensadas para una escala de este tipo. Esto se dio de la mano del proyecto asociativo de productores de cabras de la localidad tucumana San Pedro de Colalao, con el área de Asistencia a la Demanda Social del INTI y profesionales de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de Buenos Aires.

De esta forma, el proyecto incluye una retroalimentación de conocimiento: mientras que los productores aprenden determinadas cuestiones a partir de los universitarios, estos conocen los detalles de la industria por parte de las personas que la conocen mediante su experiencia. Al mismo tiempo, se da una interdisciplinariedad entre la práctica y la teoría.

Muchas de las cooperativas o empresas autogestionadas comienzan con un buen nivel de producción pero, luego decaen porque les cuesta mantenerse de forma estable en el mercado y son abandonadas. Con la prestación del Estado, se espera que se puedan afrontar las bajas y las entidades puedan subsistir.

Por último, el proyecto tiene un aspecto productivo y otro social. No sólo mejorarán las empresas sino que también se empleará mayor mano de obra. A medida que las empresas se renueven, incorporarán mayores recursos y, con ellos, un mayor número de trabajadores que estén dispuestos a liderar los emprendimientos.

Comentarios