Salud

Aprueban un tratamiento oral contra la hepatitis C

La aplicación de este remedio brinda un 90% de eficacia para enfrentar la hepatitis C y fue presentado como un gran avance en lo que respecta a la superación de esta enfermedad que afecta a gran parte de la población mundial.
domingo, 26 de abril de 2015 · 00:00

La Administración Nacional de Medicamentos Alimentos y Tecnología (Anmat) aprobó un tratamiento para pacientes con hepatitis C. Los científicos comprobaron que tiene un 90% de probabilidades de acabar con la enfermedad que afecta a 300.000 argentinos aproximadamente. Este procedimiento implica un gran salto para la medicina nacional no sólo porque ayudará a una gran cantidad de pacientes sino también porque el medicamento cuenta con características innovadoras en lo que respecta a esta problemática.

El virus de la hepatitis C (VHC) causa infección aguda y crónica. Por lo general, la infección aguda es asintomática y muy raramente se asocia a una enfermedad potencialmente mortal. Entre el 15 y el 45 por ciento de las personas infectadas eliminan el virus espontáneamente en un plazo de seis meses, sin necesidad de tratamiento. El promedio restante desarrolla la infección crónica. De esas personas, entre el 15 y el 30 por ciento, corren riesgo de cirrosis hepática en un plazo de 20 años.

La hepatitis C se contrae principalmente mediante el contacto con sangre contaminada asociado con el consumo de drogas por vía intravenosa, el uso de instrumental médico no esterilizado y las transfusiones de sangre no testadas previamente; esta última vía era muy frecuente pero actualmente ha desaparecido prácticamente en la mayor parte de los países por los controles exhaustivos sobre la sangre y hemoderivados. Se estima que entre 130 y 170 millones de personas en el mundo están infectadas con hepatitis C.

Todavía, los científicos no encontraron una vacuna que permita enfrentar este padecimiento. No obstante, Argentina dio un gran paso dado que halló un tratamiento que se aplica de forma oral y asegura un 90% de efectividad, siempre que se aplique junto a otros medicamentos. Incluso, mediante algunas combinaciones, el procedimiento alcanzó un 100% de efectividad.

Los especialistas encargados de este descubrimiento anunciaron que la droga forma parte de las soluciones más innovadoras y eficaces que existen dentro del mercado farmacéutico para combatir la hepatitis C. Una de las principales modificaciones es que esta droga permite un tratamiento para aquellos que no toleran el interferón, cosa que no sucedía con medicamentos anteriores.

Las personas que son sometidas a este tratamiento, deben ingerir un comprimido por día durante un lapso de 12 a 24 semanas. No sólo será un beneficio para los pacientes que aún no tienen una enfermedad de grave riesgo sino que además creará grandes resultados en personas con enfermedad hepática avanzada, post trasplante hepático o con hepatitis C coinfectados con el virus del HIV.

De esta forma, se prevé que cuando este tratamiento sea aplicado a tiempo, evitará complicaciones de alta mortalidad. Para eso, es muy importante que la gente acuda al médico con cierta rigurosidad y se haga controles constantemente para saber cuál es su condición de salud, principalmente porque muchas personas están infectadas pero desconocen su condición, lo cual agrava sus posibilidades de recuperación.

Cuando los pacientes que tienen hepatitis C no son tratados a tiempo, pueden llegar a presentar grandes complicaciones ya que este padecimiento es el principal responsable del desarrollo de cirrosis. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 20 por ciento de las personas con hepatitis C crónica desarrolla cirrosis y, de éstos, aproximadamente entre 5 y 7 por ciento muere a consecuencia de la infección.

La cirrosis es la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado. Es la última fase de la enfermedad hepática crónica. Entre las principales complicaciones, se pueden citar: trastornos de sangrado, acumulación de líquidos abdominales (ascitis) e infección del líquido (peritonitis bacteriana), venas dilatadas en el esófago, el estómago o los intestinos que sangran fácilmente (várices esofágicas),aumento en la presión de los vasos sanguíneos del hígado (hipertensión portal),insuficiencia renal (síndrome hepatorrenal), cáncer hepático (carcinoma hepatocelular), confusión mental o cambio en el nivel de conciencia o coma (encefalopatía hepática). Además es uno de los principales motivos del cáncer del hígado y el trasplante de hígado.

Comentarios