SOCIEDAD

Muéstrame cómo escribes y te diré cómo eres

Gracias a una curiosa, y cuestionada, ciencia llamada grafología, se pueden identificar rasgos característicos de la personalidad, detectar problemas a temprana edad y saber si dos personas son compatibles entre sí, entre muchas otras cosas. Las grafólogas oficiales Stella Maris Olivo y Laura Liliana Trombeta explican los detalles.
sábado, 06 de junio de 2015 · 00:00

La escritura es una de las representaciones gráficas más antiguas y significativas. Con grandes variantes a nivel mundial y a nivel personal, realizada de manera manuscrita dice mucho más que lo simplemente apreciable mediante la lectura nominal o sintagmática.

La manera de escribir, única en cada persona, denota rasgos de su personalidad, costumbres, estado de ánimo y mucho más. La misma es analizada y medida en su totalidad, tanto la disposición del texto en conjunto en la hoja como la forma, posición y ligazón de cada letra por un grafólogo, quien es capaz de crear un perfil pormenorizado de la personalidad.

Stella Maris Olivo y Laura Viviana Trombeta, grafólogas oficiales y forenses, explican los pasos que realizan para cada persona y los análisis que se hacen dependiendo la finalidad. La grafología no solo es utilizada en casos judiciales y forenses sino que también es útil para orientación vocacional, análisis de personal, búsqueda de compatibilidades con una pareja o el análisis de un perfil personal.

"Cuando se hace una toma (comienzo del trabajo con una persona) se da una hoja A4 en blanco. Cuando uno escribe, la escritura es inconsciente; si alguien quiere fingir algo se va a notar porque se va a ver el esfuerzo, que es una de las leyes de la grafología. En el esfuerzo de querer algo mejor te vas a detener”, explican las licenciadas. "Una vez que se tiene un escrito, primero se mira usando una Gestalt, es decir, mirándolo en conjunto, si es prolijo o no, si respeta márgenes, etc. Después hay que ir a las mediciones y a los rasgos particulares que tiene cada letra”, añaden.

Dentro del texto colectivo, presentado en la hoja, se pueden delimitar ciertos rasgos personales. "El texto es cómo te movés en sociedad y la firma es como sos en la intimidad, con los más próximos: familia, amigos…”, afirman.

"Vas a respetar o no los márgenes, los espacios, los renglones, dependiendo de la personalidad; las pautas se tienen desde el colegio pero después depende uno. Hay letras que invaden los renglones, donde no hay respeto por lo ajeno, lo que significa que esta persona no sabe delimitar lo propio de lo que no lo es, es una persona invasora. Después depende de si el texto está muy pegado al margen izquierdo, que pertenece a la infancia, a la madre, a los más allegados; al lado derecho que representa al padre, lo social, los proyectos, los sueños. La parte superior tiene que ver con el intelecto, la religión, la espiritualidad, los ideales, y la parte inferior tiene que ver con lo material y con los instintos”, explican las grafólogas respecto a la colocación del texto dentro de una hoja.

Más allá del aspecto global, todo cuenta y significa en el terreno de la escritura, para lo cual es esencial conocer la profesión de los entrevistados y algunas cuestiones de su intimidad para poder analizar adecuadamente un escrito. Las especialistas aseguran que, por ejemplo, "cuando aparecen ángulos donde no debe haberlos tiene que ver con la agresión, a veces es tenacidad, por lo que hay que ver todo, texto y firma, y no juzgar por rasgos individuales”. "Mucho también tiene que ver la profesión, si uno es militar, va a tener ángulo porque la misma profesión requiere que sea una persona agresiva”, añaden.

Si bien cualquier tipo de letra es analizable, aseguran que la más interesante y rica es la cursiva, ya que posee las tres zonas: superior, media e inferior, con sus correspondientes ligamentos, que también ayudan a definir a una persona.

"La primera letra soy yo y la segunda es el otro, entonces el coligamento, lo que une una letra con otra, es como se relaciona uno con el otro. Si hay ángulo, es una relación más difícil, en cuanto al carácter de la persona, en cambio si es guirnalda, curva, la persona es más adaptativa, más amable; si es en arco, la persona se protege, hay reserva”, especifican.

Muchas veces se utilizan hojas pautadas, con renglones, con la utilidad de tener otros parámetros para medir. "El renglón es la línea de la realidad, si se aleja del renglón se aleja de la realidad. Lo esperable es que, cuando se mide, tenga entre 0 y 2 grados para arriba o para abajo”, explican. Estas mediciones son muy precisas, realizadas mediante ampliaciones con lupa y/o microscopio. En este sentido, si el texto tiende a irse para abajo, "puede ser por cansancio, enfermedad o que la persona esté depresiva. En ese caso tiende a ir hacia el margen izquierdo, donde está el inicio, la madre, la búsqueda de protección, alejándose del margen derecho donde están los otros”.

Es así que esta profesión ayuda también a especificar situaciones personales que más tarde pueden ser tratadas con especialistas, como es el caso de problemas psicológicos, de aprendizaje o motrices.

Mediante la tarea microscópica, pueden detectar en la escritura puntos, "que tienen que ver con la respiración y mediante los cuales se pueden detectar personas con problemas respiratorios, de hipertensión o cardíacos”, así como también masas, "que es cuando el trazo se ensancha que son claros síntomas de agresividad contenida que terminan en auténticas expresiones que se liberan, personas que pueden llegar a pegar”, especifican.

La aplicación más requerida actualmente está relacionada con la orientación vocacional. "Nosotros tomamos lo que es la batería grafológica, las tres letras diferentes, números, tests, dibujos, etc. son dos sesiones de una hora y media. En base a eso vemos qué es lo que le gusta a cada chico y para qué tiene capacidad, a través de la letra se ve qué tipo de inteligencia tiene”, explican las expertas en la materia.

"Acostumbramos a dar, después de la toma, un perfil de personalidad, el FODA, que son las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas que tiene una persona, lo positivo y lo negativo, y tres opciones de carreras”, añaden.

También se utiliza para comprobar compatibilidades en parejas, ya sea laborales, sentimentales o de inversión. Allí se les provee un informe pormenorizado de coincidencias y personalidades, donde se verá si son o no compatibles.

Otro de las aplicaciones, cada vez más utilizada, es para la selección de personal desde las empresas. "Una vez que la empresa selecciona a los candidatos dependiendo de sus capacidades, piden que se les haga una evaluación con referencia a ciertos conceptos según el puesto que ocupe, por ejemplo la honradez, la responsabilidad, la voluntad, etc. Siempre acompañado de un perfil de personalidad”, detallan.

Si bien desde aspectos científicos muchas veces no la califican como ciencia, la grafología estudia cuidadosamente todos los rasgos de la escritura, relevando un informe pormenorizado de las características personales para diversas aplicaciones. La escritura se puede modificar, reeducar, así como también los aspectos de la vida que en ella se manifestaron.

Existente en múltiples países desde hace décadas, la técnica es cada día más solicitada y aplicada a diversos ámbitos donde es necesaria una descripción de la personalidad.

Comentarios