POLÍTICA ECONÓMICA

Con apoyo crítico al oficialismo, se allana el camino para pagarle a los buitres

Luego del visto bueno del massismo y del Bloque Justicialista y del posterior arreglo entre el Gobierno nacional y las provincias por la devolución de las coparticipaciones, el Congreso se prepara para debatir las derogaciones.
viernes, 11 de marzo de 2016 · 13:35
En un paso casi definitorio  para cerrar el acuerdo con los fondos buitre, el oficialismo obtuvo, gracias al apoyo del Frente Renovador y del resto del peronismo no kirchnerista, dictamen favorable en el  plenario de comisiones de la Cámara de Diputados para el proyecto que busca derogar las leyes Cerrojo y de Pago Soberano, que pasará a votarse este martes. Sin embargo, la obtención del consenso no fue gratuita: se debieron realizar correcciones sobre la propuesta original.

Sucede que los bloques liderados por Diego Bossio y Sergio Massa adhirieron con disidencias al dictamen de mayoría una vez que la bancada oficialista de Cambiemos aceptó hacer lugar a las modificaciones que estos espacios exigían. Por lo tanto, el Gobierno contará con la cantidad suficiente de votos para que la iniciativa obtenga media sanción en la Cámara de Diputados.

Además, trascendió que el  massismo condicionó el apoyo a la ley a que el Poder Ejecutivo anticipe la devolución del 15% de fondos coparticipables a las provincias, que la Nación les retiene desde 1992 como consecuencia de un pacto fiscal destinado a financiar a la Anses. 

"Nosotros hemos hecho fuertemente hincapié en la recuperación de esos fondos", sostuvo el diputado nacional por el massismo Marcos Lavagna, tras la sesión de las comisiones de Diputados, en referencia al canje político que involucra la ley que habilita el pago a los buitres y la restitución de la coparticipación. 

Ni lerdo ni perezoso, dos días después de la aprobación del dictamen, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se reunió con 22 gobernadores, una vicegobernadora y el jefe de Gabinete de la Ciudad de Buenos Aires para acordar cómo se cumplirá el fallo de la Corte Suprema que devuelve a las provincias el 15% de las coparticipaciones y, de esa forma, anular la norma firmada por Mauricio Macri que dejaba sin efecto la devolución a las provincias impulsada por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Luego de la reunión y a través de una conferencia de prensa brindada por Frigerio, se conoció que  la compensación se llevará a cabo en cuatro años: sería de 6% en 2016, de 9% en 2017, de 12% en 2018 y alcanzaría el 15% en 2019.

El apuro por comenzar a devolverle su parte a cada provincia se inscribe en el marco de las negociaciones que el oficialismo busca tejer con los gobernadores, para que presionen a sus senadores y que apoyen en la Cámara Alta la derogación de las leyes que imposibilita pagarle a los fondos buitre, recinto en el que Cambiemos es minoría.

En tanto,  el dictamen de mayoría obtenido el martes pasado también fue apoyado por el bloque Social Cristiano que lidera Darío Giustozzi y, en total, obtuvo la firma de 43 de los 80 integrantes de ambas comisiones, mientras que el de minoría fue acompañado por el Frente para la Victoria-PJ, el bloque Solidario SI de Carlos Heller y por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

De las voces disidentes, la del diputado por el Frente Para la Victoria Axel Kicillof fue de las más disonantes. Su acalorado y levemente abucheado discurso en el debate duró 39 minutos sin contar el tiempo que se tomó para responder preguntas. Entre otras declaraciones, consideró que el Congreso está siendo "extorsionado” a la hora de votar y que, con este acuerdo, "ganó Paul Singer, ganó Griesa y perdió la Argentina”. Pese a que le pidió a sus pares de las comisiones de Presupuesto y de Finanzas  que se postergue la firma de dictámenes, no tuvo respuesta. Por su parte, desde Nuevo Encuentro adelantaron que no darán quórum durante el tratamiento en el recinto que tendrá lugar el martes y que, en cambio, se movilizarán al Congreso.

Sin lugar a dudas, el martes 15 de marzo se erigirá como un día clave para el devenir  político económico del país, futuro en el que el tan mentado postulado "vivir con lo nuestro” del  recientemente  fallecido Aldo Ferrer parece no tener lugar.

Comentarios