NACIONAL - SALUD

Prácticas peligrosas que atentan contra la salud de los adolescentes

En búsqueda de una nueva sensación o por cuestiones de moda a nivel mundial, los jóvenes se encauzan en prácticas perjudiciales para su salud. Juegos como el de la asfixia o la jarra loca con substancias industriales pueden causar daños de por vida o incluso la muerte.
viernes, 24 de octubre de 2014 · 00:00

Modas peligrosas circulan por las movidas, tanto diurnas como nocturnas, de los jóvenes de todo el mundo viralizadas y compartidas por internet. Intentos de llegar al límite buscando un placer que les puede causar trastornos de por vida e incluso la muerte en los casos más extremos. Invenciones como "el juego de la asfixia”, la jarra loca con substancias industriales como líquido de frenos o nafta son algunas de las modas peligrosas en los adolescentes.

El más reciente es "el juego de la asfixia”, conocido mundialmente como el "shocking game” o el juego de la muerte. Consiste en provocar un desmayo por falta de oxígeno en una persona, ya sea mediante una fuerte presión en el pecho o estrangulando a la persona. Lo que parecería un juego, no muy inocente, puede causar daños neurológicos e incluso la muerte. Privar de oxígeno al cerebro podría causar desde simples desmayos hasta convulsiones y daños neurológicos permanentes.

En búsqueda de otras experiencias, similares a la embriaguez, los jóvenes consumen líquido de frenos o nafta combinado con una base de alcohol en la ya conocida "jarra loca”, con la finalidad de experimentar nuevas sensaciones a pesar de conocer que dichas substancias son perjudiciales para su salud.

Los médicos advierten que en estos casos los riesgos pueden ser letales. La mezcla de alcohol con etilenglicol, compuesto químico presente en los líquidos de frenos y refrigerantes de autos, conlleva en un principio una causa similar a la borrachera: náuseas y dificultades para hablar, sensación de mareo, etc. pero al beberla en grandes cantidades, podría llegar a causar pérdida de la vista, de la audición, hepatitis tóxica e insuficiencia renal, que pueden manifestarse con el correr de los meses y no de manera inmediata.

"El componente principal, presente en líquidos de frenos, anticongelantes y detergentes es el etilenglicol, un químico inodoro, incoloro y con sabor dulce que, de acuerdo a nuestra investigación, los jóvenes mezclan con alguna bebida alcohólica”, explicó la especialista en toxicología. El límite de ingesta de este químico que puede llegar a tolerar una persona es de hasta un centímetro cúbico por kilo. Consumir por encima de los 120 centímetros cúbicos podría ser mortal en la mayoría de casos.

Una sobredosis de etilenglicol "puede causar daño al cerebro, los pulmones, el hígado y los riñones”, alertan, ya que "las alteraciones que provoca pueden ser tan graves hasta causar un shock profundo, insuficiencia del órgano y la muerte”. "Clínicamente puede manifestarse por una disminución del nivel de conciencia (letargia), un estado comatoso, debido a la depresión del sistema nervioso central, e insuficiencia renal aguda”.

Otra de las substancias consumidas en una previa es el alcohol de quemar, que contienen metanol, un elemento altamente tóxico para el consumo, siendo que con sólo el consumo de dos cucharadas puede matar a un niño y con 228 gramos a una persona adulta.

Ya sea por moda o en busca de una experiencia de embriaguez nueva, los jóvenes se encauzan en prácticas peligrosas conscientes del daño que pueden padecer por ello.

Comentarios