NACIONAL - SALUD

El torno y la anestesia ya no serán problemas para tratar las caries

Un Laboratorio nacional desarrolló un novedoso método para tratar las caries mediante un gel enzimático, eliminando así de manera no traumática este problema bucal considerado una “verdadera pandemia que cubre más del 90 por ciento de la población mundial”.
lunes, 01 de diciembre de 2014 · 14:04

Ya no hay por qué temerle a los dentistas y los procedimientos que utilizan para remover y curar las caries. Dentro de un tiempo no serán necesarios los tratamientos invasivos como es el caso del torno o de la anestesia. Esto se debe a que un laboratorio nacional, BRIX Medical Science, desarrolló y presentó un novedoso producto en forma de gel que elimina las caries mediante una enzima.

"Es una alternativa a la operatoria dental convencional que viene a ocupar un lugar preventivo para minimizar los riesgos de la odontología invasiva. Conceptualmente las técnicas enzimáticas permiten trabajar, en la mayoría de los casos, sin anestesia, por lo que con la colocación de un gel produce una acción proteolítica que desorganiza la dentina careada, tiene una acción antiséptica, desinfectante y antiinflamatoria”, especificó el doctor Sergio Kohen, especialista en odontología.

BRIX 3000 es un nuevo producto en forma de gel que tiene como principal activa a la papaína, enzima de la papaya, que en sólo 2 minutos reembladece la parte infectada del tejido dental, que es la que provoca la caries. De esta manera, es fácil remover la parte lesionada sin peligro de tocar o dañar un tejido sano. Como es indoloro, tampoco requiere de anestesia para el procedimiento. "Este tipo de odontología conservadora con sistemas enzimáticos se fue desarrollando hace años. Quizás el secreto de esta innovación presentada ahora evita mayor riesgo de que la técnica enzimática sea dañina para la pulpa”, añadió el especialista.

En cuanto al procedimiento posterior, del arreglo de la cavidad, el nuevo elemento "no interfiere en el material de relleno, lo que hace es facilitar la remoción del tejido enfermo, infectado, con una técnica poco invasiva. Después la reparación o la restauración es como las técnicas convencionales”, explicó Kohen.

El producto ya fue aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Alimentaria y cuenta con la habilitación y certificado necesario, por lo que ya está disponible para ser aplicado por los profesionales en odontología.

En el caso de una intervención normal debido a una caries, "el costo por intervención más o menos cuesta entre 30 y 35 pesos, dependiendo del modo de intervención que realice el profesional subirá más o menos. La ventaja es que, si bien hay que realizar una inversión adicional en la compra del producto, el ahorro de tiempo, de anestésicos y evitando los riesgos de tratamiento de conducto, amortiza el exceso de gasto adicional”, destacó el odontólogo.

"La caries es una enfermedad infecciosa, es una verdadera pandemia que cubre más del 90 por ciento de la población mundial. Se produce por la ingesta de hidratos de carbono, azúcares no fermentados, que la saliva los fermenta formando ácidos sumado a la retención propia del sistema masticatorio de los dientes que acumulan bacterias y forman la placa dental que se organiza y produce el ataque ácido”, explicó y añadió que "como es una enfermedad multifactorial, no depende solo de la cuestión genética sino que también depende de la cantidad de bacterias, de la dieta odontopática o de azúcares, de higiene o de la eliminación de las bacterias, del tiempo o de la predisposición pueden generar una u otra alternativa de caries”.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) las caries afectan entre un 60 y un 90 por ciento de los chicos en edad escolar, siendo que "la dificultad en llegar a la enfermedad en estadios tempranos genera una gran angustia a la hora de sufrir dolor, pérdida de piezas dentarias lo que produce el concepto de ‘invalidez masticatoria’ por perdida de esta función tan importante”.

Para hacer menos traumático, más fácil, rápido y práctico el proceso, se desarrolló este gel enzimático. En su estadio de estudio se probó en 2163 pacientes del país: niños de entre 6 a 17 años y adultos de 35 a 70 años con diversos tipos de caries y avances de la infección. Los resultados demostraron favorablemente la eficacia y su inocuidad, ya que no se presentaron lesiones bucales ni contraindicaciones. Al aplicarlo sin anestesia, el 89% de los pacientes expresaron no haber sufrido dolor durante el tratamiento y al exponer la pieza dental al detector de caries, se notó la remoción completa de la infección.

Al ser colocado de manera manual y sin ejercer ningún tipo de presión, y siendo que o se observaron efectos adversos en ningún tipo de pacientes, puede tanto en adultos como en niños, así también con embarazadas y personas con enfermedades sistémicas.

Comentarios

Otras Noticias