MEDICINA ESTÉTICA

¿Cómo funciona la Crio Radiofrecuencia?

La Dra. Mariana San Lorenzo, del Centro de Medicina Estética que la Clínica Monte Grande inauguró en Canning, explica todo sobre el método, a la vanguardia de los tratamientos no invasivos para flacidez y adiposidad localizada.
domingo, 15 de mayo de 2016 · 21:11

¿En que se basa el tratamiento, y que resultados podemos esperar?


La Crio Radioterapia es la combinación de dos terapias: el tratamiento con frío y la radiofrecuencia. El objetivo principal es tratar las zonas con flaccidez y celulitis; el abdomen, la cara interna de los muslos y la parte inferior de los brazos.

Lo que produce es un shock térmico, que estimula las fibras colágenas de la piel y mejora la tensión en esas zonas. La combinación con la terapia de frío es lo que la diferencia de la radioterapia tradicional, y ese shock térmico entre el frío y el calor permite obtener resultados muy superiores a los de la radioterapia sola.



¿Cómo es un tratamiento completo? ¿Cuántas sesiones se necesitan?


El tratamiento se realiza una vez cada veintiún días. Primero se hace una valoración inicial del paciente, donde se evalúa el problema y se personaliza el tratamiento para así obtener los mejores resultados para cada paciente. En general, se necesitan entre cuatro y ocho sesiones.

 

 


¿Para quienes está indicado este tratamiento?


Principalmente se usa para tratar problemas de flaccidez y de celulitis, pero se puede usar también para mejorar el aspecto de las estrías, en conjunto con otros tratamientos. Se usa mucho en el mujeres después del embarazo, para mejorar la flaccidez en el abdomen. También mujeres a las que les molesta un poco la flaccidez en la cara interna de los muslos o debajo de los brazos, que son zonas muy difíciles de tonificar.

Se puede hacer también a nivel facial, sobre todo en la zona orbicular, en las bolsas que se generan debajo de los ojos.

 

 

¿Se siente alguna molestia durante las sesiones?


Se usa un gel frío, que es un gel conductor, y lo que el paciente siente es el frio del gel y el calor de la radiofrecuencia. Pero no es molesto, no duele en absoluto, y una vez que terminó la sesión la paciente puede inmediatamente retomar sus actividades.

 

 

¿En qué momento empiezan a verse los resultados?


Depende mucho del paciente. Hay algunas pacientes en las que a partir de la segunda sesión ya se empiezan a notar algunos resultados, en otras hay que esperar hasta la cuarta o quinta sesión para empezar a ver el efecto.

Después de las primeras ocho sesiones se vuelve a hacer una evaluación, y ahí se determina si va a ser necesario algún mantenimiento durante el resto del año, o si quizás sea necesario complementar con otra terapia para potenciar el resultado.

Comentarios