MESOTERAPIA VIRTUAL

"Es un método completamente indoloro"

a Dra. Mariana San Lorenzo, quien aplica la mesoterapia virtual en el Centro de Medicina Estética que la Clínica Monte Grande inauguró en Canning, explica todos los detalles del tratamiento.
domingo, 29 de mayo de 2016 · 12:54

De todas las posibles aplicaciones de la mesoterapia virtual, ¿cuáles son las que más se utilizan?

Los pacientes lo piden principalmente como un método de antienvejecimiento facial, con un efecto antioxidante sobre la piel del rostro. También lo utilizamos para atacar la celulitis y la adiposidad localizada, para potenciar el efecto de otros tratamientos como la criorradiofrecuencia. También se ha usado con éxito para disminuir marcas de cicatrices o estrías, o para tratar zonas hiperpigmentadas de la piel.

¿Cómo es una sesión de mesoterapia virtual?

Cada sesión dura aproximadamente media hora, aunque este tiempo puede variar según la extensión de la zona a tratar. Se utiliza primero un conductor, que tiene la consistencia de un gel, y funciona como un suero enriquecido con diferentes sustancias, las cuales se ajustan individualmente a las necesidades de cada paciente.

 

Lee también:  Mesoterapia Virtual: Una técnica que anticipa el adiós a las agujas. 

 

¿Y cuantas sesiones son necesarias en un tratamiento completo?

En general, es necesario repetir las sesiones de media hora dos veces por semana. Los esquemas de tratamiento luego pueden variar en función de las necesidades de cada paciente. Un esquema general es el de dos sesiones por semana durante las primeras cinco semanas, seguido de una etapa de mantenimiento en la que una sola sesión semanal es suficiente. Esta etapa de mantenimiento puede durar unas diez semanas, con lo que la paciente completaría veinte sesiones en un tratamiento completo. Si es necesario, el ciclo completo puede volver a repetirse, tomando un descanso de al menos un mes entre un ciclo y el siguiente.

¿Genera algún tipo de dolor o de molestia?

No molesta para nada, ni mucho menos es dolorosa. A diferencia de la mesoterapia tradicional, no hay agujas ni se lastima la piel en ningún sentido, por lo que además de que es menos dolorosa y menos molesta, no genera ningún otro tipo de complicaciones. A lo sumo, se puede llegar a sentir un ligero calor en la zona de aplicación, pero nada que genere mayores molestias a la paciente. Después de la sesión, puede continuar con sus actividades normalmente y sin ningún tipo de complicaciones.

Comentarios

Otras Noticias