MEDICINA ESTÉTICA

Una nueva técnica anticipa el adiós a las agujas

Basada en una práctica creada hace más de medio siglo, en los últimos años la mesoterapia virtual ha revolucionado varios aspectos de la dermatología y la medicina estética al lograr administrar principios activos en las capas profundas de la piel, sin pinchazos y sin generar dolor.
domingo, 29 de mayo de 2016 · 12:49

El concepto suena, casi, a ciencia ficción. Los términos técnicos –y un poco también, el aspecto del aparato- refuerzan ese aire a futurismo que rodea todo el asunto, pero los resultados contundentes demuestran que de ficción no hay nada.

Fue en 1952 cuando el médico francés Michel Pistor desarrolló la mesoterapia, cómo parte de sus investigaciones para tratar ciertas formas de dolor crónico. El principio en el que se basó era sencillo, y tenía sus raíces en la medicina alternativa francesa de principio de siglo: la aplicación subcutánea de principios activos –productos farmacéuticos, homeopáticos, vitaminas y extractos vegetales- mediante una serie de inyecciones transdérmicas con agujas finas, que conseguían que el producto escogido penetrase directamente en las células grasas que forman la capa más profunda de la piel. El éxito inmediato de su técnica hizo que apenas cinco años después de concluidas sus investigaciones, se fundase la Sociedad Francesa de Mesoterapia, la cual sería luego aceptada como especialidad médica por la Academia Nacional de Medicina del país galo.

Es que con el desarrollo de la técnica, se descubrieron sus múltiples aplicaciones –especialmente en el campo de la medicina estética-, y sus resultados hicieron que se extendiese por el mundo. El éxito de la mesoterapia parecía tener un solo costado negativo; la cantidad de inyecciones. Si bien son más incómodas que dolorosas dado el delgado calibre de la aguja utilizada, la imagen de más de una decena de agujas penetrando la piel hacía que muchas personas que podían beneficiarse con este tratamiento lo evitasen.

A trece años del fallecimiento de Pistor, el problema de las inyecciones queda resuelto de la mano de la tecnología. El desarrollo de lo que hoy se conoce como Mesoterapia Virtual consiguió lo que hasta no hace mucho parecía impensable.

 

Lee también: "Es un método completamente indoloro". La Dra. San Lorenzo, del Centro de Estética de la Clínica Monte Grande, explica los detalles del tratamiento. 


La solución se obtuvo combinando dos procesos: laelectroporación y la electroforesis. Basicamente, la electroporación consiste en la aplicación de breves impulsos de voltaje sobre las células y tejidos. Esos pequeos impulsos eléctricos, que son imperceptibles para el paciente, actúan sobre la membrana de las células grasas, haciendo que estas generen poros a través de los cuales el principio activo logra ingresar dentro de la célula, con una efectividad aún mayor que la que se obtenía con la mesoterapia tradicional. La electroforesis, por su parte, consiste en aplicar una corriente continua –también imperceptible- que por un efecto químico, le permite al principio aplicado atravesar las capas más superficiales de la piel para llegar a su blanco.

La combinación de ambos procesos permite una mayor penetración en profundidad y en cantidad de los principios activos en la piel. La calidad de los productos aplicados durante la sesión, junto a la correcta aplicación de la técnica, es lo que permite resultados claramente visibles tras el tratamiento. Sin dolor, sin pinchazos y sin riesgos: aunque parezca ciencia ficción, es puramente ciencia.

 

 

 


¿Cuáles son las ventajas de la Mesoterapia Virtual?

A diferencia del método tradicional, al no perforar la piel se evita no sólo el dolor o la incomodidad del momento, sino que disminuye a cero el riesgo de infecciones locales o de complicaciones tardías tras el tratamiento. La velocidad de administración obtenida por la técnica virtual –de un mililitro por minuto- hace que se requiera menos tiempo de sesión que con la forma tradicional. Hasta ahora, ha sido aplicada con éxito para el tratamiento de la celulitis, la adiposidad localizada, las estrías, cicatrices y manchas en la piel, y como antioxidante previniendo el envejecimiento prematuro de la epidermis.

Comentarios