MEDICINA

Fotodepilación: más eficaz, más rápido y para todos

Casi veinte años después de que surgiesen los primeros métodos para la depilación con láser, el desarrollo de nuevas tecnologías transformó a la fotodepilación en el método más eficaz, amplio y seguro para la remoción del vello corporal.
lunes, 09 de mayo de 2016 · 12:11

Cuando en 1998 se publicaron los primeros trabajos proponiendo usar el láser médico –que entonces recién encontraba sus primeras aplicaciones- para la remoción del vello del cuerpo, causó una revolución, siendo el puntapié inicial para el despegue de la medicina estética.

No sólo la idea parecía de ciencia ficción, atrayendo a un sinnúmero de curiosos, sino que los beneficios tangibles de la técnica eran incuestionables. Resultados más rápidos, con menos dolor y mas duración – de ahí que se la llamase "permanente” -que la depilación tradicional.

Aquel boom inicial permitió que rápidamente se extendiese su uso, y los centros de depilación utilizando técnicas de emisión de luz y de laser se transformasen en una alternativa superadora a la depilación clásica. No faltó, por supuesto, quien se montase a ese furor patentando dispositivos de emisión de luz que rozan el fraude.

Pero dentro del canon de la investigación biomédica, aquel puntapié inicial se transformó en una vertiginosa carrera de desarrollo de nuevas tecnologías que fueron perfeccionando el tratamiento.

 

Tras el desarrollo de los primeros láseres de rubí, surgieron los métodos de depilación por luz pulsada, que si bien no son estrictamente un láser, trabajan bajo el mismo principio. A ellos, los están sucediendo actualmente los sistemas de luz emitida por diodos, que han mostrado mejores resultados y un mejor perfil de seguridad.

 

"Una de las principales ventajas que tiene el láser de diodo es que se pueden conseguir excelentes resultados en personas de complexión un poco más oscura o en pieles más bronceadas, que con los láseres anteriores o con la luz pulsada no se podía”, explica la Dra. Mariana San Lorenzo, Cirujana que dirige el Centro de Medicina Estética de la Clínica Monte Grande, que acaba de inaugurar su sede de Canning en el Shopping Las Toscas.

 

"Los sistemas de láser se desarrollan en Estados Unidos o en Europa, en zonas donde hay poblaciones con pieles más claras y con menos exposición al sol. La mayoría de los aparatos y de las técnicas que se habían desarrollado hasta ahora apuntaban a esa población, y por es acá a veces no tenían buenos resultados, y no se podían usar durante el verano”, agrega.

 

"El láser de diodo no tiene ese inconveniente, por lo que se puede usar con muy buenos resultados sobre cualquier tono de piel y en cualquier época del año”, comenta la Dra San Lorenzo.



La diferencia radica en la mayor longitud de onda de la luz que emite el láser, lo que le permite alcanzar el folículo piloso aún en la piel bronceada, algo que hasta ahora era muy difícil de lograr. El equipoLinscan 808, desarrollado en Alemania por la firma GME y referencia actual en depilación LED, emite un láser de 808 nanómeros, frente a los 750 que emitía el equipo Alexandrina, uno de los más distribuidos en el mundo.

 

 

"Además, por la forma en la que emite la luz, el tratamiento es mucho más rápido que con los láseres tradicionales. Una pierna completa, por ejemplo, tarda unos quince minutos”, explica la doctora, quien opera el único equipo de depilación con láser de diodo en la zona, dentro del Centro de Medicina Estética de la Clínica Monte Grande.

 

Según explica, la mayor velocidad de tratamiento –hasta cuatro veces más rápido que un láser tradicional -no sólo mejora

 

el perfil de seguridad y hace más cómodo el tratamiento, sino que también significa un beneficio económico. "Si bien es un poco más caro de operar, al necesitar menos sesiones para obtener el mismo resultado, no termina habiendo diferencias con un láser tradicional. Por el mismo precio, el paciente ahorra muchísimo tiempo”, comenta.

Comentarios