MEDICINA ESTÉTICA

La depilación láser también es cosa de hombres

Cada vez más, el género masculino se acerca a la estética y consulta tratamientos y alternativas disponibles. La depilación, lejos del antiguo tabú, es una de las tendencias en mayor alza en los últimos años.
miércoles, 08 de junio de 2016 · 16:08

El adagio popular que rezaba que el hombre, como el oso, "cuanto más peludo más hermoso”, parece caer cada vez más al fondo del baúl de los conceptos anticuados.

Conforme avanza la época, cambian también los estereotipos y se erosionan las murallas de los roles de género tradicionales, que habían confinado al cuidado personal dentro de los límites estrictos de lo femenino.

Concretamente, la estética está sumando hinchas masculinos a sus filas. Es que cada vez son más los hombres que se fijan en su aspecto, incluso consideran que cuidarse es un hábito sano y fundamental para el bienestar.

Sin ningún pudor, incluso confesándolo a los cuatro vientos, se someten a diferentes tratamientos, para combatir la adiposidad localizada, la flacidez facial y corporal, la hiperhidrosis y secuelas de acné. Pero entre todos, la punta de lanza es sin dudas la depilación definitiva.

Las estadísticas no dejan lugar a dudas: la depilación láser figura en el top five de los procedimientos estéticos no invasivos más solicitados por ambos sexos, según el último informe de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica y Estética -Isaps, según sus siglas en inglés-. Entre los varones, la depilación láser es el tercer procedimiento no quirúrgico más popular en todo el mundo, sólo superado por las inyecciones de toxina botulínica y la dermoabrasión.

 

Lee también: "Más higiénico, más estético y más cómodo para entrenar": César, uno de los primeros hombres en probar la depilación con láser de diodo en el Centro de Estética de la Clínica Monte Grande, relata su experiencia. 


La tecnología, además, acompañó y potenció la tendencia. Con el desarrollo de los tratamientos con láser de diodo, se redujo considerablemente el tiempo que tarda cada sesión, ampliando la oferta a aquellos hombres que quizás por cuestiones de agenda no terminaban de dar el salto. Equipos como el vanguardista Linscan 808 cuadriplican la velocidad de remoción de vello de los láseres tradicionales, y así depilarse demanda prácticamente el mismo tiempo que un corte de cabello.

No sólo la estética figura entre los motivos que explican este fenómeno. Históricamente, los deportistas de alto rendimiento como nadadores o ciclistas, se depilaban para así disminuir la resistencia de su cuerpo al medio y mejorar su performance. La técnica ya hace mucho dejó de ser patrimonio exclusivo de profesionales, y sumó a una legión de deportistas amateur que aprovechan el truco para elevar su rendimiento. Aparecen en la lista también quienes se depilan por motivos de salud, como aquellos hombres con foliculitis recurrente. Y por supuesto, los que más allá del valor estético, aprecian la sensación de comodidad. Por cualquiera de estos motivos, ya es incuestionablemente cosa de hombres.

Comentarios

Otras Noticias