MEDICINA ESTÉTICA

Nuevos enfoques para el adiós definitivo a la celulitis

Comienza la segunda mitad del año, y empieza el operativo para llegar al verano de la mejor manera. Los tratamientos combinados, como el complemento de mesoterapia más crioradiofrecuencia, ofrecen nuevas alternativas contra la celulitis, flaccidez y adiposidad localizada.
martes, 05 de julio de 2016 · 10:55

El comienzo del segundo semestre de este 2016 es también para muchos el comienzo de la renombrada "Operación Bikini”. La placa roja reza que quedan 171 días para que empiece el verano, y los más preparados ya empiezan con los ajustes en la dieta, un programa de entrenamiento que se vuelve progresivamente más intenso, y también, se empiezan a explorar las alternativas disponibles para atacar aquellos problemas más difíciles de erradicar y que son resistentes a la dieta y el ejercicio: la celulitis, la flaccidez y la adiposidad localizada.

Una de las alternativas más efectivas es la combinación de dos terapias que actúan directamente sobre la raíz del problema: la mesoterapia y la crioradiofrecuencia. Ambos tratamientos apuntan al mismo objetivo, pero por vías diferentes, por lo que se complementan y se potencian entre sí.

 

Lee también: ¿Como es el tratamiento con mesoterapia?, por la Dra. Mariana San Lorenzo, del Centro de Medicina Estética de la Clínica Monte Grande 

 

La mesoterapia es una técnica terapéutica en medicina estética altamente eficaz, para tratar enfermedades de manera local y con acción prolongada sobre el sitio de aplicación. Consiste en la introducción de preparados farmacológicos, que varían según el tipo y grado de la patología a tratar, mediante una serie de inyecciones superficiales en indoloras, que permiten que el princpio activo llegue a la dermis, la capa más profunda de la piel, donde se localizan las células grasas. De esta manera, además de actuar directamente sobre el área afectada, se puede trabajar con dosis menores a las que serían necesarias por otras vías de más difícil absorción, como los comprimidos por vía oral o las cremas por vía epidérmica.

Recientemente, se desarrolló también una alternativa sin inyecciones, conocida como mesoterapia virtual, que replica el mismo principio pero en lugar de usar agujas transdérmicas, consigue llevar los fármacos hasta la dermis mediante la aplicación de breves pulsos de microvoltaje.

Para el tratamiento de la celulitis y la adiposidad localizada, se aplican preparados lipolíticos, que hacen que las células grasas distróficas se destruyan y se reacomode el panículo adiposo. Aquí es donde entra en juego la crioradiofrecuencia.

Por un lado, el calor que genera causa vasodilatación, con lo que aumenta el flujo sanguíneo sobre la zona y con él se acelera la remoción de residuos. Además, el ‘shock térmico’ que se genera por la combinación de frío y calor que propiamente produce la crioradioterapia, genera por lipolisis por sí mismo y potencia la acción de los preparados inyectados por mesoterapia. Sumado al efecto tensor y estimulante de las fibras de colágeno de las crioradiofrecuencias, la combinación de ambas terapias consigue resultados estéticos muy superiores a los de los tratamientos tradicionales, en el mismo tiempo.

Comentarios

Otras Noticias