Sociedad

Una fecha para decir “Nunca más”

El próximo martes será feriado nacional en conmemoración a las víctimas del último golpe de estado militar, que comenzó ese mismo día en 1976. ¿Qué pasó durante ese período presidencial?
viernes, 20 de marzo de 2015 · 15:12

El 24 de marzo de 1976 una Junta Militar encabezada por los comandantes de las tres Fuerzas Armadas, Jorge R. Videla –Ejército-, Emilio E. Massera –Armada- y Orlando R. Agosti -Fuerza Aérea-, derrocó el gobierno institucional e instauró un golpe de facto autodenominado "Proceso de Reorganización Nacional”. El gobierno se extendió hasta 1983. Durante esos años se coartó la libertad de expresión, las medidas fueron instauradas por decreto, la economía sufrió un declive, reprimieron a los que pensaban distinto e incluso ejecutaron la desaparición de 30.000 personas al igual que le robaron la identidad a los hijos de los detenidos. Por eso, el próximo martes es feriado. Para recordar. Para guardarlo en la memoria. Para que no haya ni olvido ni perdón.

El gobierno de María Estela Martínez de Perón fue un período signado por las crisis económicas, sociales y por la represión de la mano de la Triple A. Su mandato caducó con la intervención de los militares. Para ese momento, no era "raro” que las fuerzas intercedieran cuando estaban en desacuerdo con las autoridades presidenciales ya que el siglo pasado estuvo cargado de golpes de estado y estrategias fraudulentas para conseguir el voto de la gente.

El golpe de estado fue instaurado en sintonía con Latinoamérica, donde todos los gobiernos democráticos sucumbieron bajo el poder de los militares. Las medidas represivas fueron coordinadas mediante el Plan Cóndor, que consistió en la represión de las personas que tenían ideologías diferentes bajo la complicidad de gran parte de: los medios de comunicación, organismos privados y públicos, la población civil y referentes de las religiones. Asimismo, contó con la participación de Estados Unidos y el silencio de la comunidad internacional.

En Argentina, el gobierno secuestró, torturó y ejecutó clandestinamente a decenas de miles de personas, sospechadas de ser guerrilleros o activistas civiles y estableció centros clandestinos de detención para llevar a cabo estas tareas. La mayor parte de los detenidos fueron "desaparecidos”, ya que su cuerpo nunca fue entregado a sus familiares ni les reportaron dónde estaban. "No tenemos una tumba donde ir a llorarlo”, se escuchó decir muchas veces a las madres de los que fallecieron durante el "proceso”.

La censura fue total. Los militares sacaron todos los elementos que contenían "mensajes subversivos” ya que destruyeron libros, diarios, manuales; clausuraron distintos medios de comunicación o los intervinieron y pusieron gente a fin a ellos; los artistas fueron perseguidos, muchos debieron escaparse del país, otros se quedaron pero su música tenía que contar con la aprobación de la junta para ser exhibida en el mercado.

Asimismo, permanece abierta una causa judicial que investiga si hubo crímenes de lesa humanidad cometidos durante la adquisición de las acciones de Papel Prensa por parte de los diarios Clarín y La Nación. El caso se centra en la complicidad de los grupos económicos con la dictadura militar. Las acusaciones a los diarios fueron por asociarse con la Junta Militar presidida por Jorge Rafael Videla y sus funcionarios José Alfredo Martínez de Hoz y Raimundo Podestá, para desapoderar ilegítimamente al Grupo Graiver, que por entonces controlaba Papel Prensa, usando amenazas extorsivas, secuestros y torturas, que produjeron la muerte de una de las víctimas.

También, los militares llevaron a cabo la apropiación de los bebés de madres en cautiverio. Se calcula que hubo más de 500 niños apropiados, de los cuales, casi 100 ya han recobrado su verdadera identidad gracias a la labor de las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. Actualmente, muchas familias continúan buscando a los chicos robados durante la dictadura.

Las medidas económicas estuvieron bajo el liderazgo del empresario y estanciero José Alfredo Martínez de Hoz, quien puso en práctica una serie de reformas basadas en las nuevas doctrinas neoliberales de la Escuela de Chicago, que tendieron a desmontar el Estado de Bienestar, desindustrializar y concentrar la economía argentina y a fomentar el sector financiero y el campo. Durante ese período la pobreza aumentó notablemente: alcanzó a un tercio de la población, cuando en las décadas anteriores la misma no había superado el 10%.

En 1982 Argentina le declaró la guerra al Reino Unido por las Islas Malvinas. El 2 de abril, los combatientes argentinos pisaron el suelo de las Islas y comenzó el conflicto bélico. Meses después, nuestro país perdía por una gran diferencia de manera que se tuvieron que retirar al igual que luego lo harían los responsables de la Junta Militar para ceder el paso a la democracia. En el camino, falleció un gran número de soldados, muchos de ellos inexpertos, que fueron obligados a presentarse en la guerra.

A 39 años del último golpe militar, la asociación Madres y Abuelas de Plaza de Mayo estarán presentes en Avenida 9 de Mayo y 9 de Julio, al igual que todos los años, para conmemorar a las víctimas del gobierno de facto. También, estarán presentes distintos funcionarios y personajes asociados a los derechos humanos.

 

 

 

 

Comentarios