ECONOMÍA

Cuál es el punto central del desacuerdo por Ganancias

Desde el gobierno nacional destacaron que subir el mínimo en el terreno de ganancias “genera un freno, cierra una puerta a aquellos que están por ingresar al trabajo registrado”; esto se debe a que, junto con el Anses, este impuesto es uno de los mayores ingresos nacionales.
viernes, 27 de marzo de 2015 · 10:22

Se aproxima un paro que tiene como reclamo central la petición de que el gobierno modifique la tabla de retenciones del mínimo no imponible, que serían los montos de ganancias a partir de los cuales un trabajador debe realizar aportes al estado, los cuales no han sido modificados hace años.

La falta de una actualización de los valores provoca que cada vez sea mayor la cantidad de personas afectadas tras los aumentos salariales y las paritarias, siendo que aumentan los salarios pero no el mínimo no imponible.

Recientemente Aníbal Fernández afirmó que la petición es complicada ya que "las posibilidades están íntimamente ligadas con el hecho de que cada vez que usted sube el mínimo no imponible, genera un freno, cierra una puerta a aquellos que están por ingresar al trabajo registrado", es decir, al trabajo en blanco.

Está claro que los sueldos aumentaron, así como también lo hizo la inflación, se tome el índice que se tome, por lo tanto, el impuesto a las ganancias debería ajustarse a la inflación indicada, aunque sea la relevada por el Indec, organismo oficial. El día de hoy, una persona que cobra 11 mil pesos netos seguro cobra ganancias, en el caso en que tenga a cargo familia y demás el monto se incrementa.

Dada la política que se está dando en materia económica por la cual hay más trabajo público en el estado, los dos impuestos más relevantes hoy en día, las formas de recaudación más fuertes, son las contribuciones al salario, que es Anses, y Ganancias. Tocar esto implicaría una reducción altísima en el ingreso público y no se condice con la política nacional actual y la forma en la que se está trabajando para incluir más gente en el sistema, sea en forma de trabajo público o de subsidio.

Es así que aquellos que trabajan en el ámbito privado de alguna manera están ayudando que otros que no pueden tengan los subsidios que tienen. En dicho caso, se podría pensar que la forma de generar ingresos no es reteniéndole cada vez más a la gente sino generando más producción.

Si se genera más actividad, se va a generar más impuestos. No obstante, la política económica en este momento está un tanto estancada y dependemos de los indicadores de siempre para recaudar cuando en realidad tendríamos que generar productividad y darle un poco de importancia al sector privado también, al que se le ha soltado la mano.

Con estas acciones, el gobierno muestra que se aferra a su proyecto, que es igualar a cualquier costo. Un país sin crecimiento productivo al corto plazo puede tomar todas las medidas que quiera pero al largo plazo se viene difícil.

En las empresas privadas parar la planta un día, hoy, tiene un costo de aproximadamente 100 mil dólares por empresa mediana, en el ámbito público podría no notarse tanto, pero de todas maneras parar todo el aparato productivo privado tiene un costo.

Comentarios