SOCIEDAD

Entrevista con Eduardo Blanco

El rol secundario que aparece haberle asignado su profesión de actor, queda desmentido siempre por sus actuaciones repletas de profesionalismo, sensibilidad, y capacidad para transmitir.
domingo, 16 de agosto de 2015 · 12:16

Es conocido por ser un actor de reparto. En la mayoría de sus actuaciones aparece como un hombre de barrio, amable, generoso, gracioso y sensible. Parecido al argentino promedio que se sienta en las butacas para compartir parte de su historia con el actor, quien tiene una larga trayectoria. Participó en miniseries, tiras de televisión, películas y teatro. Tal vez, muchos lo recuerden como el amigo de Darín en "El Hijo de la Novia” o "El Mismo amor, la misma lluvia”. Quizás, otros lo relacionen por su parecido con Roberto Benigni, actor italiano de "La Vida es Bella”. Lo que nadie puede negar es que tiene un talento increíble para poner en primer plano a gente que debería estar a un costado de la historia. Con él, el espectador ríe, llora, se entusiasma, se desanima, ama, odia y hará todo lo que su representante se proponga. Su habilidad es nata. Hoy, deslumbra con su personaje en la obra "Parque Lezama” y la novela "Entre Caníbales”. Ya con una profesión consolidada, habló sobre el camino que lo llevó a la actualidad y cómo es ese mundo desconocido, el que está detrás de la pantalla.

 

¿Cuál fue tu primer contacto con la actuacón?

Es difícil dimensionar eso porque en realidad es una sumatoria de cosas. Yo no creo que un primer contacto te lleve a ninguna determinación en general. Yosiempre creo más en los caminos, en los recorridos. Podría decirte que a lo mejor el primer contacto no fue actuando sino que fue la primera vez que fui al teatro. Fue como descubrir un mundo mágico cuando me senté en esa butaca. En mi familia no era habitual ir al teatro.La primera vez que pisé una sala fue con mi novia en un teatro muy chiquito que se llamaba "El Centro”. Vimos "Esperando la Carrosa”, que después se hizo película y la verdad que se me presentó un mundo muy atractivo. Después yo tuve un grupo de teatro independiente donde actuábamos y a lo mejor ensayábamos meses para hacer dos funciones donde nos dejaran, en un club, en un colegio, y eso también fue una etapa muy formativa y muy rica digamos. El grupo lo habréempezado a los 17, 18 años, no antes, y era una época de ensayos, el descubrimiento del otro y la otra en las obras de teatro, preparábamos la obra para hacerla donde pudiéramos.

¿Todo eso sería el camino que te hizo adquirir el gusto por el teatro?

Claro, me cuesta determinar una sola vez, creo que fue una sumatoria de cosas y después, ese grupo fue el que me dio pie de alguna manera para decir ¿Qué tal si pruebo? Luego de eso, ingrese en el conservatorio, quise darle una formalidad mayor a algo que era incipiente pero que aparecía como un deseo y que yo no sabíadónde iba llegar.

¿Es difícil insertarse en el mundo de la actuación?

Lo que se llama insertarse en el medio es una complejidad un poco particular. Yo no conozco ninguna receta para que eso suceda, sucede en el camino. A veces la gente lo encuentra y a veces no porqueno hay una receta a seguir. Uno va preparándose y va encontrando cosas, como la vida. De repente, vas encontrando cosas que te gustan un poco más, cosas que te gustan un poco menos,y bueno, vas andando y vas eligiendo. De repente puede suceder o no puede suceder que vivas del teatro. Lo deseable es que uno pueda seguir un sueño, una pasión, que hagas esto porque te gusta. Si vos lo hacés para vivir de eso como único objetivo, y bueno, puede ser que te salga. Ahora, es complejo porque hay mucha gente que se dedica, hay pocos lugares, pocos espacios, van rotando, se tienen que dar algunas circunstancias, alguna suerte para que te toque algo y llames laatención del medio o de la gente.

¿Cuál creerías vos que es tu atributo?

No sé si yo lo definiría como un atributo. Yo hago lo que me gusta que es actuar, interpretar a un personaje dentro de una historia, lo hago lo mejor que puedo. Para alguna gente que me está mirando, si lo hago bien, puedo darle vida a un personaje, hacerlo verosímil. Para aquellos que no vean la vida de otro personaje, que no les gusto, no tendré ningún atributo. Pero no creo que si alguien en la tiene un tributo, eso sea sinónimo de que puede ir para algún lado en la actuación porque yo conozco gente con muchos atributos, talentos y no lo han logrado, y otros con menos talento y menos atributos que sí lo han logrado.

¿Hay similitudes entre vos y los personajes que representás?

Yo siempre pienso que cuando me entregan el guión, puede haber puntos de contacto y puede no haberlos. Pero cuando el personaje ya está en pantalla, sin dudas tiene cosas mías. Hay similitudes porque el personaje tiene mi mirada como actor, que puede ser parecida a la de otro, pero con matices de diferencia.

¿Es difícil la construcción de un personaje?

Depende del personaje. Es difícil contestar una pregunta con esa ambigüedad, hay personajes que me han costado más y hay personajes que me han costado menos. Te podes encontrar con algo que te satisface y eso lo hace un poco más sencillo.También, hay algunos que son más cercanos y otros que generan más distancia, lo cual incide a la hora de representarlo.

¿Recordás algún desafío puntual?

Antonio Cardozo, mi personaje en la obra con la que estamos haciendo la gira, "Parque Lezama”. Es un hombre de ochenta y pico de años con ciertas vulnerabilidades. No es lo mismo un personaje para cine o televisión que en el teatro. Yo de repente en televisión, hago una escena, se filma y ya está, no la vuelvo a hacer. En el teatro tengo que hacerlo todas las noches. Este personaje me genera más bien distancia, entonces, es más bien un desafío.

¿Te genera distancia por la edad o por la personalidad?

Por ambas cuestiones.

La obra lleva bastante tiempo en cartelera, ¿Por qué creés que tiene tanto éxito?

A partir de tantas funciones hechas, llevamos más de 500 funciones hechas, tengo algunas conclusiones. En principio es una obra muy divertida, no solo para gente mayor. No es que la gente pueda ver una obra de dos señores de ochenta y pico de años en determinada edad de su vida. Para nada. De hecho, Campanella la vio cuando era joven en Nueva York y quedó fascinado. La obra es muy divertida. Ese puede ser uno de los secretos, que mientras te reís, vas recorriendo los hitos funcionales de la vida que también creo que suman a la hora de tratar de adivinar por qué es una obra que ha tenido éxito. Pero yo creo que además de estas dos cosas hay una cosa especial que la obra tiene, que la definiría como una invitación a darse cuenta que uno está vivo, es una obra que te está diciendo, de alguna manera,"la vida termina así que levantate de es butaca y viví”. Muchas veces uno no se da cuenta que está vivo y esto te hace reaccionar y mirar la vida de una manera pasional si querés llamarlo, es una obra que te hace reaccionar.

Trabajaste mucho con Campanella, ¿Cómo ves esa relación que tienen?

Con Juan, y un amigo que se llama castets, nos conocemos desde que ellos eran estudiantes de cine y yo de teatro, por lo tanto no solo hemos trabajado mucho sino que nos conocemos mucho yo a juan lo considero un gran contador de historias y claro, ya hay un entendimiento que tiene que ver con los años, la amistad, la vida y además un entendimiento profesional porque no solo me invita porque soy su amigo sino porque hay algo como actor que a él le gusta para contar sus historias. Yo creo que sí, que hay un entendimiento.

¿Tuviste una productora con Castets hace mucho tiempo, no?

Sí, pero fue algo pequeño que no llegó muy lejos y después, no continuamos con el proyecto.

¿Te quedaste con ganas de seguir una carrera como productor?

Ninguna.

¿Por qué?

A mí me gusta la idea de la producción creativa, por ejemplo, estamos vos y yo en una mesa en un bary no es nada más que eso, una idea, pero después uno empieza a tirar de la piola y resulta que es "Vientos de Agua” que es una miniserie que hicimos, ¿La Viste?

No, pero es una deuda pendiente. ¿Cómo la describirías vos?

Vientos… fue una miniserie que no surgió de la imaginación. Las historias que iban sucediendo sí, pero fue tomada de diferentes personas. Fue muy conmovedor contar la vida de casi toda nuestra sociedad, españoles, italianos y judíos, con quienes se conformó la Ciudad de Buenos Aires. A veces le digo a Campanella, que ganó un Oscar con "El secreto de sus ojos”, que ha hecho cosas más exitosas, más premiadas o mejores artísticamente, el trabajo que ha hecho con Vientos, fue muy exitoso y no creo que lo que venga sea tan importante tanto para él como para mí. Bueno,mirala, te va a gustar. Esa idea de la producción me gusta, todo lo demás, no

¿Quésería todo lo demás?

Cuando vos haces un proyecto hay un montón de cosas a tener en cuenta, entre ellas el dinero, números. Por ejemplo, Vientos de Agua se filmo en Madrid, hubo que contratar gente, correr riesgos. Muchas cosas que no necesariamente tienen que ver con el teatro que es mucho más relajado leer un guion, estudiar al personaje y vivir la historia

Trabajaste en diferentes tipos de medios. ¿Hay alguno que te guste más?

El cine, el teatro y televisión, cada uno tiene algo que el resto no tiene, por eso, me gustan las tres. El teatro tiene la adrenalina diaria de cada función: salís al escenario y sucede lo que sucede, estas ahí, tenés que resolver cualquier cosa que se presente. El cine da la sensación de que queda para siempre, viaja, al revés del teatro que hay que llevarlo de a pie, en avión. Mientras yo estoy hablando con vos, me pueden estar viendo en Australia o en cualquier lugar del mundo. La televisión tiene la posibilidad de contar una historia con mucha más urgencia.


¿Te afecta la crítica que pueden hacer los medios o la gente?

Depende porque sin duda tiene una implicancia desde la realidad misma. Un programa que no funciona, se va a bajar. A la hora de contar la historia no, es exactamente lo mismo. Nos hemos acostumbrado desde hace unos años a que cualquier persona que quizá sonno tiene nada que ver con este medio, opine sin saber. Gente que quizás dice "no, eso no funciona”, y uno le pregunta "¿Pero lo viste?, responden "Nono, pero lo escuché”. Son cuestiones un poco trastocadas a mi criterio.


 

Comentarios