BINGO PUENTE LA NORIA

"Abrir el bingo es como darle una granada a un niño"

En su mensaje de Pascuas, el obispo de Lomas de Zamora manifestó su enérgica oposición a la habilitación del bingo construido en las inmediaciones de Puente La Noria, una de las zonas más carenciadas del conurbano bonaerense, cuya puesta en funcionamiento se encuentra detenida. La sala se transformó en el nudo central de una complicada relación que involucra al gobierno de Cambiemos, la Iglesia, los fondos buitre y uno de los principales aliados de Mauricio Macri, el binguero y presidente de Boca, Daniel Angelici.
lunes, 04 de abril de 2016 · 09:35

"Abrir el bingo es como darle una granada a un niño, aunque no se saque la espoleta”, afirmó en su mensaje de Pascuas el Obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones, en referencia a la posible apertura del Bingo La Noria. La sala, cuya construcción ya se encuentra finalizada y lista para comenzar a operar, es una de las más grandes de la provincia. Ocupa casi 3.000 metros cuadrados, y está ubicada en un lugar estratégico: a metros de la capital federal, a pocas cuadras de la feria de La Salada y a metros de la terminal de transbordo de colectivos más transitada del conurbano bonaerense.

Paradójicamente, su atractivo comercial contrasta con la extrema pobreza en la que se ve sumida la zona. "A 200 metros hay un asentamiento sobre un basural, que no tiene cloacas, están colgados de la luz, obtienen agua con una manguera y recargan tanques con bombas a partir de agua de vecinos”, se explayó Monseñor Lugones en referencia a la zona, que inclusive fue escogida por la diócesis lomense para realizar el tradicional ‘via crucis’ de este año.

Técnicamente, no se trata de una nueva apertura, - ya que la ley impide abrir nuevas salas en la Provincia-, sino de un cambio de locación.Allí pasaría a funcionar el Bingo Lomas, que antes operaba dentro del hipermercado COTO, en la vecina localidad de Temperley.

Con 150 máquinas tragamonedas funcionando, condicionado por los horarios del centro comercial y sin acceso directo desde la calle, el bingo de Temperley era el de menor recaudación en toda la Provincia de Buenos Aires. En su nueva ubicación, se instalarían unas 600 máquinas, que recibirían un flujo de jugadores incomparablemente mayor. De habilitarse, estiman que estaría entre las salas de juegos más rentables del país.

En la última semana, el conflicto por la apertura de la sala consiguió condensar varios de los temas más álgidos en el radar del gobierno de Mauricio Macri.

Desde que se regulase en la reforma constitucional de 1994, el juego legal ha sido una magnífica fuente de financiación para los estados provinciales, particularmente para la Provincia de Buenos Aires, donde funcionan sesenta y dos salas de bingo, con casi veintidós mil máquinas tragamonedas, que reportan casi un 50% de su ganancia neta a las arcas de la provincia. Según el Laboratorio de Investigación en Nuevas Tecnologías Informáticas de la Universidad Nacional de La Plata –ente que audita las salas de apuestas en la provincia-, equivaldría a más de tres millones de dólares por mes en el 2014. Y según los informes comerciales de la multinacional Codere, que explota la sala, en 2015 se habría recaudado casi un veinte por ciento más.

Entonces, es entendible que la relación con el juego se haya establecido como prioridad durante la última campaña electoral. Los dos candidatos que se enfrentaron al ballotage tenían su estrategia para evitar quedarse fuera de aquella gigantesca caja.

El ahora golpeado empresario Cristóbal López era la figura preferida en la candidatura del exmotonáuta, y la alianza se hizo evidente con la fanática cobertura mediática que sus medios –C5N y Radio 10, principalmente-hicieron de su campaña. El vínculo de Scioli con Cristóbal fue clave para que este pudiese entrar en el negocio del Juego en el conurbano bonaerense en 2009, y operó para facilitar la venta de la mitad del paquete accionario de la empresa Trillenium al empresario, que pasó así a controlar el gigantesco casino flotante de Tigre.

Cuando Mauricio Macri descubrió que ya no podría contar con López –quien había sido cercano durante su etapa como alcalde porteño’-, eligió a su delfin preferido, Daniel Angelici, para asegurarse los vínculos con el millonario negocio de las casas de apuestas. El presidente de Boca Juniors tiene su origen como binguero, y además de ser él mismo dueño de algunas salas en la provincia, es el nexo con el empresario Daniel Matutone, otrora presidente de la Cámara Argentina de Salas de Bingos, y actualmente ligado a la firma Codere.

La multinacional de origen español, que opera catorce salas de bingo en la provincia de Buenos Aires, está en una situación financiera compleja; en caída desde que estalló la crisis española, cercado por las deudas y en preconcurso de acreedores desde principio de año. El fondo buitre Blackstone, que operó también con deuda argentina y cobraría la reestructuración recientemente aprobada en el Senado, adquirió a varios bancos bonos de la deuda que Codere mantenía con el sistema financiero, y desde hace dos años es su principal acreedor.

Ahora que fueron derogadas las retenciones a la salida de capitales que complicaron la recaudación de la firma, la filial Argentina podría ser el aportante que reflote a Codere y le permita pagarle, nuevamente, a Blackstone. Según las estimaciones del holdout, las tragamonedas estarían recaudando por año, sólo en territorio bonaerense, la suma de $20.000 millones aproximadamente, cifra que no consigue la firma española en ninguno de los otros países donde opera como España, Italia, México, Colombia y Uruguay.

En medio de esta encrucijada con intereses políticos y económicos de por medio, quedó la figura de la gobernadora bonaerense, María Eguenia Vidal, que es quien deberá emitir la palabra final respecto a la apertura o no de la sala de Puente La Noria. Desde su asunción, se encontró bajo la presión de ceder a los intereses de Codere y de su nexo argentino, Daniel Angelici, quien además es un aliado cercano de su padre político y principal sostén, Mauricio Macri. Sin embargo, el costo político de acceder a la apertura de la sala es muy elevado. Practicamente todo el arco opositor, con el Frente Renovador y los sectores de izquierda a la cabeza, pero acompañados también por sectores del kirchnerismo e inclusive de las fuerzas extra-PRO que engloba Cambiemos, se han manifestado claramente en contra de lo que consideran un "saqueo al bolsillo de los más vulnerables”. La Iglesia Católica, que apoyó fuertemente su campaña, también dejó clara su posición.

Hasta ahora, las acciones de Vidal no esclarecen su posición. Inmediatamente después de asumir, cedió ante Angelici al nombrar aEugenio López Melitón –empresario del fútbol, sospechado en el escándalo FIFA y en la supuesta evasión en el pase de Ángel Di María al PSG- al frente del Instituto Provincial de Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires. Sin embargo,en sus primeros meses de gestión, cerró cinco salas pertenecientes a Codere.

En esta última semana, los hechos se precipitaron. A las declaraciones de la Iglesia, se sumó la difusión acerca del viaje de Melitón a Madrid para acercar posiciones con Codere, seguido del sorpresivo allanamiento que realizase la Gendarmería en la madrugada del Jueves en las oficinas locales del grupo, en el microcentro porteño. A eso se sumó la denuncia mediática de Lilita Carrió, que presionó al Presidente con que "se va Angelici o me voy yo”, más la imputación del fiscal Delgado al presidente de Boca, por supuesto tráfico de influencias en la Justicia Argentina.

De este lado del puente, en un lugar estratégico y de elevado valor simbólico por haber sido durante un siglo la única conexión entre la ciudad capital y el sur del conurbano, la sala de bingo se convirtió en un nudo difícil de desatar, cuyos lazos cada vez se extienden más. Vidal, quien ocupa la posición central, por ahora no se ha expedido en el asunto. ""Nadie nos corre, no tenemos compromisos y vamos a evaluar todo lo que haga falta. Si es necesario intervendrá la Justicia", declaró la gobernadora, quizás esperando que la intervención judicial le ahorre el costo político que trae aparejada la decisión. "Nos vamos a tomar todo el tiempo que haga falta para evaluar si ese lugar debe ser o no habilitado", afirmó la Gobernadora.

Comentarios